Saltar al contenido

Acciones en favor de la inclusión – Civismo Primero de Secundaria

Aprendizaje esperado: reconoce en la solidaridad un criterio para impulsar acciones que favorecen la cohesión y la inclusión.

Énfasis: identificar que el respeto a la diversidad y el cuidado mutuo son factores que posibilitan la inclusión y cohesión social para la convivencia armónica.

¿Qué vamos a aprender?

En esta ocasión, revisarás el tema de la solidaridad y, de manera particular, el cuidado mutuo, así como la relación que tiene con la inclusión.

¿Qué hacemos?

Desde que estabas en la primaria revisaste aspectos vinculados con la solidaridad, partiendo desde el yo, reconociendo la presencia de otros y la necesidad de ayuda, y poco a poco, también reconociste que los otros necesitan tu ayuda, tal es el caso de los grupos cercanos, como la familia, amigas y amigos, compañeras y compañeros de la escuela, vecinos, incluso en la comunidad. Piensa en las siguientes preguntas.

  • ¿Lo recuerdas?
  • ¿Sabes qué es la solidaridad?
  • ¿Qué es el apoyo mutuo?
  • ¿Cómo pueden las y los adolescentes ser partícipes activos de actos o situaciones donde la solidaridad y el apoyo mutuo son los protagonistas?
  • ¿Qué relación tiene la solidaridad con la inclusión?

A pesar de que estás familiarizado con la solidaridad y lo que ésta implica, quizá no tengas todas las respuestas a las preguntas anteriores. No te angusties, precisamente sobre las respuestas a esas preguntas versará esta sesión.

Eso es bueno, porque quizás tengas algunas ideas para responder, pero te gustaría estar más seguro, sobre todo, en lo que se refiere a la inclusión y a la justicia.

Para comenzar es preciso retomar el significado del término solidaridad, la cual ya podrías conocer bien, así que, por favor, escribe cinco palabras que vincules con dicho término, aquellas que te resulten más significativas y que al escucharlas asocies de manera inmediata con la solidaridad.

Perfecto, por ejemplo, la primera podría ser apoyo, siempre que alguien de tu entorno requiere ayuda, o incluso, cuando tú la necesitas, podrías pensar en la importancia de la solidaridad para enfrentar situaciones adversas.

La segunda palabra podría ser empatía, al poder ponerte en el lugar de otra u otro, te solidarizas con sus necesidades.

Protección, podría ser la tercera palabra; al considerar fundamental solidarizarte con aquel o aquellas que requieren ser protegidos.

En cuarto lugar, podría ser el término respaldo; cuando alguien necesita que estén con él o ella, en momentos difíciles, eso es un acto de solidaridad.

La última palabra podría ser desinterés o generosidad, en donde la solidaridad no debe estar condicionada a recibir algo a cambio.

Considera estas palabras u otras que escribas tú para contar con las cinco palabras y menciona por qué se relacionan con la solidaridad. Ten ese escrito a la mano, para que, a lo largo de la sesión, confirmes esas palabras o bien, las cambies por otras cuya relación te resulte más evidente.

Ahora bien, ¿la solidaridad es un valor?

La respuesta es que, la solidaridad se define como el valor que lleva a una persona a actuar con las y los demás, en favor de la comunidad, fortaleciendo su sentido de pertenencia a la humanidad.

Al reconocerte como parte de la humanidad, también identificas la necesidad de ayudar a los otros y que te ayuden a ti, es decir, de manera mutua, tanto para el logro de fines particulares como para el bienestar común.

En el siguiente video observarás y escucharás más acerca de la solidaridad como valor y apoyo mutuo, no sólo en tu entorno inmediato.

  1. El valor de la solidaridad.

Con lo que acabas de ver en el video, puedes confirmar que la solidaridad es un valor, mismo que reconoces, en el entorno inmediato y dentro de los grupos de los que formas parte, como la familia, las amistades, compañeras y compañeros de la escuela y de los equipos deportivos, vecinos, entre otros, en los que el apoyo mutuo es constante. Sin embargo, la solidaridad trasciende hasta esferas mucho mayores, como, por ejemplo, en la historia del niño que se lastimó al jugar futbol, quien reconoció un acto solidario en el equipo contrincante y el apoyo que los miembros de su equipo le brindaron.

Ahora céntrate en estas preguntas:

  • ¿Cómo piensas qué es una persona solidaria?
  • ¿Te consideras una persona solidaria?
  • ¿Brindas tu apoyo sin distinción?
  • ¿Aceptas recibir apoyo de todas y todos?

Después de dar respuesta a las preguntas anteriores, tal vez sí te consideres una persona solidaria, con tu familia, amigas y amigos, vecinos, incluso con quienes no conoces; claro, sin ponerte en riesgo. Te puedes considerar una persona solidaria porque si necesitan de tu apoyo y tú puedes brindarlo, con gusto los apoyas ante sus necesidades. En cuanto al apoyo mutuo, no haces distinción alguna, si lo necesitas y alguien quiere brindarte su ayuda, la aceptas y si otra u otro necesita de ti, tampoco distingues; pero, siempre cuidando tu integridad.

Se recalcan dos puntos muy importantes, el primero es evitar ponerte en riesgo y el segundo, es ser consciente de hasta dónde puedes ayudar; si no estás bien, o la situación rebasa tus límites, por mucho que lo desees, no podrás ayudar a otras u otros; pero eso no significa que el apoyo quede truncado, se puede solicitar ayuda de otras personas que sí tengan la posibilidad de hacer algo. Se trata de cuidarte y cuidar a las y los demás.

Ahora, realiza una actividad que te ayude a tener más claro lo que acabas de ver.

Divide una hoja en dos, del lado izquierdo describe la última situación en la que recuerdes fuiste solidaria o solidario. En el lado derecho, describe otra situación, pero ahora en donde otras personas hayan sido solidarias contigo.

Ejemplo del cuadro que elaborarás:

Fui solidario

Fueron solidarios conmigo

  

Al ayudar a mi vecina del departamento de arriba a bajar las bolsas de la basura porque ella no lo puede hacer.

Al devolverme mi cartera que se había caído en la parada del transporte.

Retomando el ejemplo del cuadro anterior, del lado izquierdo se consideró la siguiente situación, hace unos días una chica llamada Alejandra que vive en un edificio de cinco pisos, describe que su casa se ubica en la planta baja, así que las escalares no le preocupan, pero su vecina del segundo piso es una persona mayor, con algunas dificultades para caminar. Todos los lunes pasa un señor que les ayuda a recolectar la basura, él sube a todos los pisos y se lleva las bolsas; sin embargo, el pasado lunes otro señor pasó a recolectar la basura y no conocía la dinámica, así que dejó a su vecina esperando con sus bolsas, ella intentó bajar, pero Alejandra vio que realmente le estaba costando trabajo, así que decidió subir por las bolsas y llevarlas hasta el camión recolector.

Entonces, en la columna “Fui solidario”, escribió: al ayudar a mi vecina del departamento de arriba a bajar las bolsas de basura, porque ella no lo puede hacer.

En este caso, Alejandra pudo hacer algo por otra persona que, por varios motivos, no podía sacar la basura. Con ello evitó que se pusiera en riesgo su salud; no fue indiferente, pero no se puso en riesgo, ni tampoco rebasó sus límites.

Con relación a la segunda columna Alejandra describió un acto en que un par de desconocidas le ayudaron a ella. Era un día de muchas actividades, donde ella estaba de prisa de un lugar a otro, justo cuando llegaba a su casa bajó del transporte y buscó rápidamente en su mochila las llaves para abrir la reja, entró a casa, descansó un poco y como a la media hora, tocaron a su puerta, era una señora con su hija como de 12 años, le preguntaron de qué color era su cartera y si la tenía con ella, buscó en su mochila y nada, la había perdido. En ese momento la señora se la mostró y le dijo que estaba tirada por la parada del transporte, que ellas la levantaron y buscaron una identificación, así dieron con su domicilio. Se la regresaron con todo el contenido; lo más importante para ella, eran sus identificaciones, pues sin ellas no puede hacer ningún trámite.

Entonces ella escribió en la segunda columna que fueron solidarias con ella al devolverle la cartera que se había caído en la parada el transporte.

Como pudiste ver, son grandes ejemplos de cómo la solidaridad no sólo es con aquellas o aquellos a quienes conoces y con quienes tienes un lazo estrecho, como la amistad o el cariño. Además, también tú harías lo mismo, si encontraras la cartera de alguien más, es ahí donde radica el apoyo mutuo, en hacer por otras y otros lo que ellas y ellos también pueden hacer por ti.

Ahora que ya tienes claro que la solidaridad es un valor y que va más allá de tu entorno inmediato, retoma lo visto en el video, respecto de la solidaridad entre naciones.

Seguramente has escuchado o leído noticias en las que una nación enfrenta dificultades derivadas de un desastre, situaciones de guerra o injusticias y una o varias naciones reaccionan de manera solidaria, enviando apoyos que permitan a los afectados cubrir sus necesidades y aminorar los efectos del desastre, la guerra o las injusticias. Ese apoyo entre naciones es desinteresado, no se busca o pide algo a cambio, es parte del sentido de la humanidad, de ahí también la estrecha relación de la solidaridad con los derechos humanos.

A partir de lo anterior, también se puede hablar de la relación entre solidaridad y justicia. El país ha sido receptor de migrantes que salen de sus lugares de nacimiento, debido a los actos de injusticia que enfrentan, por lo que buscan mejores oportunidades de vida; valora algunos ejemplos en la infografía siguiente.

Revisa su contenido, abajo encontrarás lo que se destacó.

En 1922, México se solidarizó con comunidades menonitas al recibirlas en territorios del norte del país.

En 1937, el país acogió a refugiados de la guerra civil en España, entre ellos, llegó un grupo de niñas y niños.

En 1973, México acoge refugiados chilenos, después del golpe de estado en ese país.

En el año 2013, México amparó jóvenes refugiados sirios por la guerra en su país. Pero no sólo este país ha sido solidario, el apoyo es mutuo, las personas que en él habitan también han sido receptoras de ayuda de otras naciones, tal es el caso de los terremotos de 1985 y 2017, donde el apoyo llegó de muchas naciones.

Diariamente hay grupos de personas luchando por el ejercicio pleno de los derechos humanos, sin distinción ni restricciones. Observa algunas situaciones que ejemplifican el vínculo entre solidaridad y derechos humanos.

A continuación, lee los siguientes ejemplos de encabezados de notas periodísticas.

  • Miles de mujeres, hombres, niñas y niños acudieron a la marcha por un México seguro.
  • Personal de salud en todo el país se unió a la campaña “Diagnóstico temprano”.
  • Ayuda mundial ante desastre natural en Tailandia.
  • Tailandia envía personal para apoyar ante el desastre en Chile.
  • Veterinarios de todo el país brindan sus servicios gratuitos para la campaña de esterilización.
  • Cientos de naciones unidas en contra de la hambruna en África.

En los anteriores encabezados puedes identificar la solidaridad en favor del respeto y ejercicio de los derechos humanos, y no necesariamente de quienes resultan afectados, todos los que se sientan identificados con una causa, se solidarizan con ella y se vuelven participes activos.

Hay dos titulares en especial en los que se puede percibir claramente el apoyo mutuo, por un lado, la ayuda mundial que recibió Tailandia después de un desastre natural; por otro lado, la reciprocidad de ese mismo país al mandar ayuda a Chile.

Observa el siguiente video, en el cual se puede apreciar cómo se relaciona la solidaridad y la inclusión.

  1. Solidaridad, inclusión y cohesión.

Como revisaste, en el video, la solidaridad permite la cohesión entre seres humanos que tienen, como meta en común, la búsqueda del respeto a los derechos y dignidad humana.

Las redes de apoyo que surgen a partir de la identificación de una necesidad son ejemplo de la cohesión social, de la capacidad que tiene una sociedad de organizarse para lograr que su convivencia sea sólida, que sus integrantes tengan igualdad de oportunidades, mayor acceso a servicios y justicia social.

Respecto de la inclusión, la solidaridad permite que grupos o personas, en situación de vulnerabilidad, puedan desarrollarse de la mejor manera posible. Esta relación de la solidaridad con la inclusión no tiene que ver con la caridad o la emisión de dádivas o regalos a quienes menos tienen, que los ayuden a solventar su situación por un periodo breve de tiempo; más bien, se vincula con acciones que permitan a estas personas o grupos ser partícipes de su propio desarrollo, brindando las oportunidades para que tengan las mismas posibilidades que otros. Lo cual no significa que el apoyo sea unilateral, ya que cuando esas personas o grupos dejen su situación de vulnerabilidad podrán emprender acciones en favor del crecimiento del país y de quienes viven en él.

Esto se puede relacionar con un dicho que dice: “Dale un pez a un hombre y le quitarás el hambre por un día, pero enséñalo a pescar y no tendrá hambre nunca”.

Así es, la solidaridad, desde la perspectiva de apoyo mutuo, no es regalar lo que te sobra o ya no te hace falta, es dedicar esfuerzos en favor de la humanidad, con todo lo que eso implica.

A lo largo de esta sesión has revisado las acciones vinculadas con la solidaridad en el entorno inmediato, en las que has sido solidaria o solidario, o bien, has reconocido que necesitas del apoyo de otras y otros, donde se ve reflejado el apoyo mutuo, generalmente, de los grupos cercanos como tu familia o tus amistades.

Bien, has concluido la sesión del día de hoy.

El Reto de Hoy:

Es momento de dar un paso más, ¿Te gustaría ser, o ya eres, parte de un grupo que se ha solidarizado con alguna causa asociada a la protección de los derechos humanos?

Escribe, por lo menos, tres causas de las que te gustaría formar parte; cuando tengas oportunidad, investiga si en tu entorno cercano hay algún grupo al que puedas unirte, sin descuidar otras de tus responsabilidades escolares y en casa.

A partir de la investigación, genera un plan a corto plazo para unirte a una red social, cuya acción se vincule con la solidaridad en favor de los derechos y la dignidad humana.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

¿Tienes dudas de la clase?.

Haz una pregunta dando clic aquí