Saltar al contenido
Portada » Celebrar mi nombre – Artes Segundo de Primaria

Celebrar mi nombre – Artes Segundo de Primaria

Aprendizaje esperado: utiliza sus posibilidades corporales en la adaptación de secuencias en una manifestación cultural o artística para dotarla de un sentido propio. 

Énfasis: se apropia, según su gusto, de alguna manifestación cultural (fiestas populares o de su comunidad) en su entorno para darle un sentido propio.

¿Qué vamos a aprender?

Te apropiarás de alguna manifestación cultural para darle un sentido propio.

¿Qué hacemos?

¿Recuerdas la sesión de cumpleaños que no era? La sesión se llamo “¿A poco es tu cumpleaños? Observa la siguiente imagen.

Por lo regular en los cumpleaños, tu nombre está por todas partes, por ejemplo, cuando tu familia o amistades te felicitan lo dicen con mucha alegría, también cuando cantan las mañanitas y lo puedes ver escrito en distintos lugares, ¿Te has dado cuenta?

Pensando en esto, la sesión de hoy la dedicaremos a celebrar tu nombre. Crearás diversas expresiones corporales, y expresiones con sonidos y palabras, para crear una fiesta de tu nombre.

Realiza las siguientes actividades:

  1. Poner un gesto a mi nombre.

En la sesión del cumpleaños del maestro Erick “¿A poco es tu cumpleaños?” te hace pensar en lo importante que es nuestro nombre, en las emociones que sentimos cuando lo vemos escrito o cuando alguien lo dice con mucho entusiasmo como en la frase ¡Feliz cumpleaños!

También te hace reflexionar en ese momento tan único, cuando eligen tu nombre, para algunos es muy sencillo, tu papá o mamá dicen, “se llamará como su abuelo o abuela”, otras veces la familia busca nombres porque suenan bonito o porque tiene un significado que les gusta mucho. Elegir nuestro nombre es un evento tan especial que, por eso, la familia hace una ceremonia para ponértelo y una fiesta para celebrar que ya tienes un nombre.

Seguramente has ido a fiestas en las que hay mucha algarabía, personas con regalos, y mucha emoción por compartir el día que le ponen nombre a una niña o niño.

Cuando se decide poner un nombre, es como si el nombre fuera ropa y esta idea queda muy bien con lo que harás a continuación, que será “poner” un gesto corporal a tu nombre. Que sea un gesto que te quede muy bien, que te haga sentir alegre al hacerlo, un gesto que sea muy tuyo.

¿Sabes que significa tú nombre?

Esta misma pregunta se les hizo a Yali y a Ivari y contestaron lo siguiente:

Yali

“Mi nombre es de origen maya y significa “Alegría”; mi mamá muchas veces me dice que soy un cascabelito feliz. Dice que mi risa es muy pegajosa ¡ah no! contagiosa, bueno que todos se ríen si yo me río”.

Iyari

“Mi nombre es de origen huichol, lo eligió mi abuelito y significa Corazón Espiritual; mi papá dice que es porque mi abue decía que desde que nací yo tenía unos ojos muy profundos la verdad no sé qué quiere decir eso, pero me gusta escuchar lo que me cuenta mi papá”.

Iyari y Yali se sienten muy orgullosos y contentos por tener el nombre que les eligieron. ¡Qué maravilla que se sientan así! El nombre de Yali sí que la identifica, pues siempre está sonriendo e Iyari es muy sensible y reflexivo.

¿Tú qué piensas sobre esto? ¿Crees que los nombres dicen algo sobre lo que somos?

Ojalá que igual que Yali e Ivari, tú también te sientas contento o contenta con tu nombre. Recuerda que, todas y todos tenemos derecho a un nombre y a que ese nombre nos identifique.

  1. Bailar mi nombre.

Ahora celebraremos tú nombre creando un pequeño baile. ¿Te lo imaginas?

Esto es una posibilidad; otra sería dibujar con distintas partes del cuerpo las letras de tu nombre, esto a través de una secuencia de movimientos trazando las letras de tu nombre con las manos, las piernas y la cabeza; tal vez también puedes agregar algunos giros, saltos o caídas para unir movimientos.

Esta muy atento de crear movimientos con diferentes cualidades como: ligero, delicado, firme, aguado, etc.

No olvides que para inventar un baile de tu nombre a partir de las letras debes incluir aquellos movimientos que más te gusten.

¿Tú cómo te sentiste al crear tú baile?

Para dar continuidad a la sesión, realiza tu baile como si te estuvieras presentando; hazlo de la siguiente manera:

Saluda, haz el gesto que creaste hace un momento y representa tu nombre bailándolo.

Todo sin palabras.

Puedes ocupar la siguiente pieza musical para realizar tu baile.

  • King Porter Stomp Joel Cummins.

  1. Poemas para mí nombre.

Ya has creado un baile haciendo movimientos que te gustan, ahora vas a imaginar y crear poemas dedicados a tu nombre, para eso necesitarás un poquito de la historia de tu nombre.

No te preocupes sino eres tan buena o bueno para recordar fechas, pues en este tipo de historia lo más importante, por el momento, es recordar lo que te han contado sobre tu nombre o momentos significativos de él.

¿No te ha pasado que, cuando escuchas la historia de tu nombre parece toda una aventura o un cuento mágico en el que te sientes muy querido y especial? Esto hace que tu nombre te guste mucho.

¿Qué pasará si no te gusta tu nombre o si no recuerdas algo agradable?

Lo que vas a hacer funcionará, tanto si, sí te gusta o no tu nombre, pues para esta actividad imaginarás y crearás hermosos poemas, eso seguro hará que tu nombre sea muy especial y mágico.

¿Sabes lo qué es un poema?

Una forma sencilla de responder es que, en un poema las palabras se divierten y juegan como el poema que se llama Confusión escrito por Roberta Lannamico.

Lee con atención el poema.

Confusión

Era una oveja que fabricaba miel

y una abeja llena de lana.

No, al revés.

Era una oveja que untaba lana en un pan

y una abeja que tejía una manta de miel.

No, otra vez.

Era una abeja que antes de picar decía beeee.

¿Notaste que en este poema las palabras te hacen imaginar cosas divertidas y nuevas?

Todo suena diferente, aunque conozcas las palabras, de eso se trata un poema.

¿Qué parte del poema te gustó más?

¿Hacemos una prueba de jugar con las palabras utilizando tu nombre? Mira yo hice algo.

Lalo es un nombre que le gusta cantar

la la la lo lo lo

y bailar la la la lo lo lo.

Mi papá me puso Eduardo

y era un gran bailador.

Siguiendo este ejemplo, realiza un poema para tu nombre.

Agrega algo que te alegre, como aquello que pasa cuando alguien te llama.

Como este otro poema que hice.

Me llamo Eduardo,

mi mamá me dice Lalo,

Lalito eso sí que me gusta más.

Lalo, Lalito y me siento chiquito,

y recuerdo cuando mi mamá

me decía Lalo, Lalito a comeeeer

y huele a sopa,

y mi corazón,

se pone contento y calientito.

Ahora comenta con tu familia, sobre lo que recuerdas cuando un ser querido dice tu nombre.

  1. Nacer es un cuento.

Al hablar de los nombres puedes acordarte de otro momento muy especial y que también es muy importante, la historia de tu nacimiento.

Antes de nacer pasan muchas cosas que sólo puedes saber si alguien te lo cuenta.

Lee con atención lo siguiente y conoce la historia de un nacimiento diferente.

Cuéntame otra vez la noche en que nací.

Cuéntame otra vez que tú y papá estaban acurrucados como cucharas y que papá roncaba.

Cuéntame otra vez que sonó el teléfono en medio de la noche y te dijeron que yo había nacido.

Cuéntame otra vez cómo gritaste, cuéntame otra vez que llamaron al abuelo y a la abuela mientras corrían; pero ellos no oyeron el teléfono porque dormían como troncos.

Cuéntame otra vez que tomar un avión para ir a buscarme y que no daban cacahuates sólo películas. Cuéntame otra vez que yo no podía crecer dentro de ti y que otra mujer que era muy joven para cuidarme era mi madre biológica y me hacía crecer dentro de ella y ustedes querían adoptarme y ser mis padres.

Cuéntame otra vez que se tomaron de la mano todo el camino hasta el hospital y cuando llegaron se quedaron callados y con el corazón encogido.

Cuéntame otra vez cuando me vieron en el hospital a través del cristal y cómo no podían creer que una cosa tan pequeña los hiciera sonreír de esa manera. Cuéntame otra vez lo pequeñita y perfecta que era. Cuéntame otra vez la primera vez que me tomaste en brazos y me llamaste tu angelito.

Cuéntame otra vez cómo llorabas de felicidad, cuéntame otra vez cómo me llevaban como una muñeca de porcelana de camino hacia casa y cómo se apartaba de todos los que estornudaban.

Cuéntame otra vez cuánto me gustó mi primer biberón, cuéntame otra vez que no me gustó nada la primera vez que me cambiaron el pañal.

Cuéntame otra vez la primera noche que fuiste mi papá y me explicaste que el béisbol era el mejor juego tal como te lo había explicado tu papá.

Cuéntame otra vez la primera noche que fuiste mi mamá y me cantaste la canción que te tarareaba tu mamá. Cuéntame otra vez acerca de nuestra primera noche en familia; mami, papi, cuéntenme otra vez la noche que nací.

Con esta historia, puedes recordar lo especial que es la fiesta que se hace para celebrar el día en que naciste, en donde tu nombre suena muchas veces: en las porras, en los cantos y en los abrazos.

Anímate y usa diferentes objetos (una vela, una estrella, una flor) y realizar una ceremonia para que siempre tengas los mejores cumpleaños. Desea que tus cumpleaños siempre sean mágicos, en donde te sientas cuidado y lleno de amor.

En esta sesión has creado distintas expresiones con el cuerpo, los sonidos y la palabra a partir de tu nombre. Conociste un cuento de alguien que le gusta escuchar una y otra vez la noche que nació, lo que no supiste es cómo se llama. ¿Qué nombre le pondrías?

¿Qué te pareció todo lo que hiciste para crear diversas expresiones con el cuerpo, los sonidos y las palabras a partir de tu nombre?

Ojalá te hayas divertido y hayas podido darte cuenta de que, en las clases de Artes hay infinidad de motivos e ideas para crear movimientos y sonidos.

Si te es posible consulta otros libros y comenta el tema de hoy con tu familia.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

¿Tienes dudas de la clase?.

Haz una pregunta dando clic aquí