Portada » Dialogamos, mediamos, solucionamos – Civismo Primero de Secundaria

Dialogamos, mediamos, solucionamos – Civismo Primero de Secundaria

Aprendizaje esperado: Utiliza el diálogo para construir consensos y acude a la mediación o facilitación de un tercero cuando no logra resolver un conflicto.

Énfasis: Analizar el uso del diálogo y la mediación para la solución de conflictos individuales y colectivos.

¿Qué vamos a aprender?

Reflexionarás acerca de las vivencias de otras personas, así como las propias, y se te invitará a organizar una mesa de diálogo para la solución pacífica de conflictos.

¿Qué hacemos?

Seguramente a ti, como a muchas personas, te gustan los cuentos. Pues te pueden recordar tu niñez, cuando tu mamá o algún familiar te leía uno antes de dormir. Hay cuentos y fábulas en las que los personajes son animales o cosas que hablan y actúan como seres humanos; están pensadas con fines didácticos.

En esta sesión se te invita a disfrutar del cuento “La nube y el acuerdo”. Mientras lo observas, reflexiona en su mensaje.

  1. FCYE1_B2__SEM23_PG1_VIDEO 1.

¿Qué te pareció el cuento? ¿Escuchaste cuál era el conflicto?

Claro, que los jóvenes querían salir a jugar con sus bicicletas y la señora nube tenía que provocar lluvia para regar los campos y llenar los ríos.

Ambas partes tenían una razón válida para actuar como lo estaban haciendo: enojados, preocupados, sin considerar las necesidades de las y los demás, tal vez por desconocimiento.

Sin embargo, a Simón se le ocurrió la gran idea de utilizar el diálogo, como su abuelita le había aconsejado. El diálogo es una capacidad que Simón adquirió en el seno de su familia y que ha sido transmitida de generación en generación, como lo hizo la abuelita de Simón.

¿Te diste cuenta de que cuando se emplea y se ejercita el diálogo los conflictos suelen solucionarse de manera pacífica? En el cuento, cuando dialogaron la nube y los niños, llegaron a acuerdos que favorecieron a ambos.

Tú ya sabes que dialogar es comunicar a otras personas tus ideas, pensamientos y sentimientos de manera honesta, clara, directa, empática, oportuna y con una actitud de escucha activa. Es importante intercambiar ideas, sentimientos y deseos para poder llegar a acuerdos.

Recuerda cuál es la función del diálogo. Observa el siguiente video en el que el maestro Juan Javier Bautista Rodríguez explica claramente qué es el diálogo.

  1. FCYE1_B2_SEM23_PG1_VIDEO 2.

Como observaste en el video, saber dialogar propicia una relación sana y pacífica en la convivencia interpersonal y social. Se desarrolla en un marco efectivo de entendimiento y consentimiento, comprensión de ideas y sentimientos frente a otros hechos que relacionan a las personas en la vida.

Existen dos clases de diálogo, el primero es muy común, es el espontáneo, y se denomina también charla. El siguiente es el diálogo organizado, que consiste en tener un tema a tratar donde normalmente hay una moderadora o moderador, quien presenta y dirige a las y los participantes y da la palabra a cada uno de ellos; ejemplos claros de este son: el debate, la mesa redonda, la tertulia y la entrevista.

Si tienes oportunidad, analiza en la radio, la televisión o en tu casa, los diálogos que se presentan al hablar entre dos o más personas y define el tipo de diálogos que se realizan.

Observa en el siguiente video a Héctor e Iván que son un ejemplo de no saber dialogar de ninguna de las formas anteriores.

  1. FCYE1_B2_SEM23_PG1_VIDEO 3.

¿Te diste cuenta de que la actitud de Héctor e Iván no permite dialogar?

Su tono de voz es elevado, se interrumpen, no respetan su turno para hablar, no se expresan con claridad, no pueden llegar a un acuerdo.

Observa el siguiente video, donde interviene una tercera persona en la situación; analiza en qué se diferencia con la circunstancia anterior.

  1. FCYE1_B2_SEM23_PG1_VIDEO 4.

¿Observaste la intervención de Liliana?

Ella hizo el papel de mediadora entre Héctor e Iván para que pudiesen resolver su conflicto.

¿Te percataste de que entabló un diálogo con base en el respeto, la tolerancia y la empatía?

¿Te diste cuenta de cómo propició la comunicación y, al final, Héctor e Iván llegaron a un acuerdo?

Eso hace un mediador o mediadora.

No es raro que hayas observado situaciones similares en tu casa y escuela, o entre amigas y amigos, compañeras y compañeros, así como con personas que te rodean.

La diversidad en el sentir, actuar y pensar, que es propia de los seres humanos, provoca que las relaciones sean complicadas, que haya desacuerdos entre las personas, malas actitudes e incluso pleitos, donde las y los implicados defiendan su postura y quieran tener la razón.

En estas situaciones enredadas, cada una de las partes presiona para que su idea sea la que predomine, sin tomar en cuenta las necesidades y consideraciones de su interlocutora, interlocutor o interlocutores.

¿Has dejado de considerar las necesidades de tu interlocutora o interlocutor alguna vez?

Por ejemplo, una madre de familia solicita a su hija su apoyo para alguna actividad doméstica, su hija se pone irritable; piensa que no la entiende y toma una actitud no comprensible para ella, dejando de lado las necesidades de su hogar. Su posición las ha llevado al conflicto, empiezan a discutir, a gritar y actuar en una forma poco tolerante y terminan por no poder hablar.

Este es un conflicto común en los hogares. Pero en situaciones como esas, lo que madres, padres, hijas e hijos deben hacer es dialogar: hablar para exponer lo que les incomoda y expresar sus sentimientos. También deben escuchar a las otras y los otros; poner atención a las razones y necesidades de la contraparte para que puedan llegar a un consenso o acuerdo.

En la situación que se ha mencionado, una manera de evitar los conflictos es establecer horarios para realizar las actividades escolares, lúdicas, de limpieza, de compras, de alimentación y de recreación. De esa manera, participarán todas y todos de forma activa y positiva en el hogar; con estas acciones también promoverán la sana convivencia y se logaría mantener la armonía en el hogar.

Lo que se ha expuesto es para que reflexiones. La próxima vez trata de no discutir, sino que se te invita a dialogar y a llegar a acuerdos para tener una relación sana y un ambiente armónico en casa.

Observa el siguiente video en donde el maestro Juan Javier Bautista Rodríguez te explica cuáles son los requerimientos para establecer el diálogo.

  1. FCYE1_B2_SEM23_PG1_VIDEO 5.

Como pudiste ver en el video, la disposición es básica para entablar un diálogo productivo y una comunicación asertiva, tanto con el uso de las palabras como con las gesticulaciones. ¿Pero, qué hay de las disputas en la escuela?

Los conflictos también son cotidianos en el entorno escolar, sobre todo entre las y los estudiantes. ¿Recuerdas algún ejemplo?

Es muy común que se desencadenen conflictos cuando las y los docentes invitan al alumnado a trabajar en equipo. Cuando se pide que realicen actividades en conjunto siempre hay quien reporta desacuerdos entre los miembros de su equipo. ¿Qué sucede?

Algunas y algunos integrantes pretenden que sean otras y otros miembros quienes trabajen: que investiguen, elaboren el material y expongan; en fin, que desarrollen lo que debieran hacer todas y todos; se delega la responsabilidad en uno o en unos pocos cuando debiera ser de todos los miembros del equipo y por eso surgen los conflictos. A veces se irritan tanto que hablan sin pensar, suben el tono de voz y hasta emplean palabras altisonantes. El ambiente se torna complicado.

Recuerda que cuando se te presente una situación similar, puedes pedir ayuda. Puedes solicitar a una autoridad escolar que funja como mediador o mediadora en el conflicto. Ella o él organizarán las participaciones, buscarán que las personas involucradas se expresen y mejoren su actitud, fomentarán el respeto, consensarán de forma democrática, abrirán la comunicación entre ustedes y, finalmente, promoverán el desarrollo de acuerdos o pactos, al interior del equipo.

Otra manera para terminar el conflicto es dialogar entre ustedes, de manera directa, para organizarse y distribuir el trabajo equitativamente, para comprometer a todas y todos los miembros en la tarea pedida. Toma en cuenta los diferentes puntos de vista y, aunque no estés de acuerdo, procura ser tolerante, escuchar antes de hablar y tener autodominio.

Cuando las actitudes son abiertas y las acciones positivas hacia la o el otro, se favorecen las relaciones interpersonales y sociales. Esto es la esencia del diálogo, como lo explica el maestro Juan Javier, en el siguiente video, revísalo.

  1. FCYE1_B2_SEM23_PG1_VIDEO 6.

Hasta este momento has comprendido que el diálogo te permite interactuar con otras y otros y propicia buenas relaciones interpersonales e intrapersonales. También has entendido que es una herramienta poderosa que te ayuda a organizarte, a crear y consensar. ¿Qué pasaría entonces si no fueras capaz de dialogar?

Sin duda se viviría entre desacuerdos, habría más familias separadas, naciones sin identidad y países en conflicto. Pero no debe ser así.

Un ejemplo podrían ser los procesos electorales en este país, pues ha habido conflictos porque los partidos políticos no llegan a acuerdos, cada uno defiende su postura y sus propuestas. Para la solución de estos conflictos se acude al Tribunal Electoral de las entidades o el Federal, el cual resuelve las confrontaciones.

Otro ejemplo podrían ser los procesos de paz que respalda la ONU entre naciones en disputa. Uno de los más recientes fue el de Colombia, que dio fin al conflicto armado que se había desenvuelto en el país desde los años 60, entre la guerrilla y el gobierno.

La Unesco también respalda procesos de paz con la promoción de actividades que refuerzan la confianza en el diálogo y la solución de conflictos entre los jóvenes.

En esta sesión aprendiste la importancia de utilizar el diálogo como medio para la resolución de conflictos. También recordaste que un mediador o mediadora permite elegir la mejor decisión para resolver los conflictos.

Has llegado al final de la sesión, no olvides poner en práctica lo que aprendiste en este tema y ten propuestas positivas para solucionar posibles conflictos entre tu familia y tu comunidad.

Se te invita a consultar tu libro de texto para ampliar la información acerca del tema.

El Reto de Hoy:

Practica tú también el diálogo para procurar la solución pacífica de los conflictos. Para ello, recuerda una experiencia positiva que hayas tenido al utilizar el diálogo para resolver un conflicto, escríbela en tu cuaderno y léela para analizar la estrategia que seguiste.

Agrega a tu reflexión alguna otra experiencia en la que no hayas podido resolver el conflicto y anota por qué. Medita, si hoy tuvieses ese conflicto, qué harías.

Quizá preguntas como las siguientes te ayuden en tu reflexión:

  • ¿He utilizado el diálogo como herramienta para la solución de conflictos?
  • ¿He sido mediador o mediadora de conflictos?
  • ¿He participado en acuerdos entre mis compañeras y compañeros?
  • ¿Cómo me he sentido al utilizar el diálogo como herramienta para solucionar conflictos?

Ahora observa un ejemplo de cómo una adolescente logra generar acuerdos con su familia.

  1. Los elementos del conflicto.

Revisa del tiempo 04:17 al 05:00.

Tu reflexión no estará completa si no practicas el diálogo, la mediación y la solución de conflictos. Imagina que has tenido un conflicto en tu familia y estás buscando una solución. Organiza una mesa de diálogo, asigna el rol de mediador o mediadora, secretario o secretaria y contrapartes. Lleva la simulación hasta la elección de la mejor solución para todas y todos, al consenso y al acuerdo. El secretario o secretaria deberá apuntar los pactos a los que se llegaron.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

Deja un comentario