Saltar al contenido
Portada » El arte de contar cuentos – Cuidado Cariñoso en Familia Ed. Inicial

El arte de contar cuentos – Cuidado Cariñoso en Familia Ed. Inicial

Aprendizaje esperado: descubre en los libros y la lectura el gozo y la riqueza de la ficción.

Énfasis: la narración como herramienta de vínculo y de observación.

¿Qué vamos a aprender?

Hola, papás, mamás, cuidadores y cuidadoras. En esta sección se ha preparado información relevante para Ustedes que les auxilie en la crianza de sus hijas o hijos.

La Educación Inicial es el servicio educativo que se brinda a niñas y niños menores de tres años de edad, con el propósito de potencializar su desarrollo integral y armónico en un ambiente rico en experiencias formativas, educativas y afectivas, lo que les permitirá adquirir habilidades, hábitos, valores, así como desarrollar su autonomía, creatividad y actitudes necesarias en su desempeño personal y social.

La información que se compartirá en esta sesión retoma algunas ideas en el Programa de Educación Inicial Un buen comienzo, Programa para la educación de las niñas y los niños de 0 a 3 años sino la tienes, no te preocupes, la puedes encontrar en la página de Plan y programas de estudio de la Secretaría de Educación Pública, en el apartado de materiales de Educación Inicial:

https://www.planyprogramasdestudio.sep.gob.mx/inicial-ae-programa.html

En esta ocasión inicien narrando un cuento que todos conocen Caperucita Roja a sus hijas o hijos.

Había una vez una niña a la que todos llamaban Caperucita Roja porque usaba una capa de ese color. Un día la mamá de Caperucita Roja le dio una canasta y le dijo, Lleva este pan y estas medicinas a tu abuelita que está enferma, por favor no te distraigas.

De pronto apareció un lobo quién engañó a Caperucita para que se distrajera y tomara otro camino, el lobo le dijo: Si te vas por este camino, más pronto llegarás a tu destino.

Muchas gracias señor Lobo, es usted muy amable dijo caperucita ya es tarde y tengo que apresurarme porque si no mi abuelita.

Cuando les narren un cuento a sus hijas o hijos debe ser en un volumen adecuado para que puedan escuchar muy bien y podrían moverse un poco o gesticular más para despertar el interés y curiosidad de las niñas y niños que los acompañan.

A lo mejor es algo difícil contar cuentos y quieran realizar otra cosa.

Pero saben que cuando se enfrentan a la experiencia de narrar cuentos para los bebés, niñas o niños, es normal que tengan sentimientos de inseguridad, temor o pena.

Es por ello que hoy es un buen día para conocer un poco más sobre esas herramientas que ayudarán a sacar a esa narradora o narrador que llevan dentro.

Las narraciones son experiencias que conectan entre una persona y otra, que hacen sentir emociones y crear vínculos. Como ya se ha mencionado antes: escuchar historias o cuentos permite a las niñas y niños, desarrollar su lenguaje, viajar a lugares desconocidos, conocer personas o personajes, resolver problemas e imaginar.

Además, todas y todos han crecido acompañados de palabras, voces e historias que están guardadas en la memoria. La lengua del relato que comparten en familia ha dado ya las primeras herramientas y experiencias necesarias para contar historias.

¡A través de la práctica, todas y todos pueden llegar a ser excelentes narradores! Un agente educativo cuenta que cuando empezó a trabajar con las niñas y niños, le daba un poco de pena, pero con el tiempo fui mejorando. Sus reacciones me motivaban a experimentar estrategias nuevas y a hacerlo cada vez mejor.

¿Cómo hacer del tiempo de narración un tiempo de gozo y convivencia? pero quizá, en ocasiones se sienten un poco inseguras o inseguros.

Para comenzar a indagar en el arte de contar cuentos, observen el siguiente video, donde la narradora Janet Pankowsky, comparte algunos consejos que les pueden ayudar. Recuerden que pueden tomar nota de aquello que les parezca importante.

Observen los minutos, del inicio al 1:47 y del 6:10 a 8:49

  1. Alas y raíces. Narración oral en la escuela. Janet Pankowsky.

Es interesante la idea de saber que el gozo por la lectura y la imaginación son esenciales en el arte de contar cuentos, muchas condiciones que les pueden ayudar en esa tarea, ¿Les gustaría conocer algunas? ¿Les gustaría saber cuál es la fórmula secreta de un buen narrador?

Pueden hacer un experimento con tubos de ensayo, agua de colores, etc., con algún efecto de sonido o imagen, necesitan algo en qué mezclarlos.

Van a poner el primer ingrediente que es la VOZ. ¿Y a qué se refiere con VOZ?

La voz es única. Es un maravilloso instrumento que permite expresarse de maneras diversas, y con ella entras al mundo de las palabras incluso antes de poder expresarlas o comprenderlas. Los bebés, por ejemplo, conocen e identifican la voz de mamá desde que se encuentran en su vientre, por lo tanto, disfrutan enormemente el escucharla en un arrullo, en una canción o en una narración.

Puedes jugar con la voz, usar volúmenes o tonos diferentes, a través de ella puede ser el ogro del castillo, o el ratoncito hambriento que buscaba un pedazo de queso.

Se puede hablar con alegría o con tristeza, se pueden hablar muy rápido o pueden hablar muy lento, o pueden hacer silencio, la voz es el mejor instrumento.

El siguiente ingrediente es el PÚBLICO.

En el caso de las familias y cuidadores primarios, son los bebés, niñas o niños a quiénes van a narrar la historia. Deben intentar conocerlas y conocerlos; identificar sus gustos e intereses, por ejemplo; a ellas y ellos les gustan las historias sobre elementos que conocen como su familia u objetos cercanos. También les encantan las repeticiones.

Por eso piden el mismo cuento una y otra vez.

El siguiente ingrediente es CUENTO.

Es un ingrediente muy importante. Las narradoras y narradores deben conocer muy bien la historia o el cuento. Tienen que leerlo y releerlo hasta poder identificar las partes importantes y los problemas que hay en la historia, eso también les va a permitir conocer a los personajes y darles una personalidad o voz adecuada.

Es un consejo muy importante, cuando conocen un cuento pueden imaginarse la escena y ponerle más suspenso y emoción, eso a las niñas y niños les gusta mucho.

Ellas y ellos llegan a conocerlos tan bien, que se emocionan antes de escuchar su parte favorita.

¿Cuál es el siguiente ingrediente? Es el ESPACIO.

El espacio es el lugar donde narran las historias. Cuando narran para las niñas y niños es muy importante respetar el momento en que se acercan dispuestos a escuchar. También pueden planear escenarios y situaciones que hagan de la narración una experiencia mágica en la que se combinen fantasía y vínculo.

Además del espacio, la forma en que se mueven en él, también es muy importante: ya que pueden moverse de un lado a otro para simular el viento, pueden caminar hacia el otro extremo del lugar para simular que es un ambiente diferente. ¡Comunicarse a través de su cuerpo también es importante!

Imagínense narrando el cuento de Caperucita Roja en el bosque, mientras caminan entre árboles y plantas.

Y la imaginación es uno de los ingredientes principales de la fórmula, mira junto con creatividad y disposición.

Cuando se trata de narrar, es muy importante que se den la oportunidad de imaginar, soñar y creer que en verdad son el lobo o Caperucita. Retomando a Janet Pankowsky, deben llegar a los corazones, y ese camino se conquista con emoción, disposición y creatividad, ¿Y qué creen? están al alcance de todas y todos.

Con esta mezcla se pueden sentir lista o listos y seguras o seguros para contar cuentos.

Escuchen el siguiente video que trata sobre el testimonio de un padre de familia.

  1. Testimonio de papá.

Esta fórmula está en cada mamá, papá, abuelita, abuelito o cuidador, y también está en cada bebé, niña o niño y como ahora lo saben: además de cuentos, se requiere de disposición, creatividad e imaginación para crear momentos maravillosos acompañados de voz y palabras. Tal como las siguientes amigas y amigos que les demuestran que no hay edad para ser narradoras y narradores.

  1. Niños narrando.

Ahora ya saben que todas y todos pueden ser buenas narradoras y narradores.

Recuerden que lo más importante es aprovechar su voz y los cuentos disponibles, así como tener una buena actitud y disposición. Las narradoras y narradores narran en la mirada de quien los escucha, y al narrar es importante llegar al corazón.

¡Anímense a narrar un cuento a sus hijas o hijos!

Si tienen dudas o necesitan ayuda para realizar las actividades propuestas o alguna sugerencia y quieren compartirlas con nosotros pueden enviarlas al correo [email protected]

¿Tienes dudas de la clase?.

Haz una pregunta dando clic aquí