Saltar al contenido
Portada » El borrador de nuestra obra de teatro – Lenguaje Quinto de Primaria

El borrador de nuestra obra de teatro – Lenguaje Quinto de Primaria

Aprendizaje esperado: conoce la estructura de una obra de teatro

Énfasis: elabora el borrador de la obra de teatro considerando los elementos del texto narrativo y las características de la obra teatral.

¿Qué vamos a aprender?

Aprenderás a elaborar un borrador de una obra de teatro considerando los elementos del texto narrativo y las características de la obra teatral.

¿Qué hacemos?

En la sesión de hoy vamos a escribir una obra de teatro con personajes de textos narrativos. 

 

Escribir un texto en el que expresemos nuestras ideas y sentimientos y que pueda impactar a una audiencia es un proceso complejo y desafiante; cada vez que escribimos un nuevo texto avanzamos en tu aprendizaje. 

 

Ver cómo otros y otras enfrentan la misma tarea que estamos haciendo, especialmente en la escritura, nos ayuda a reflexionar sobre nuestros avances y nuestros propios problemas. 

 

Una alumna de quinto grado de la Ciudad de México, después de ver nuestras sesiones de la semana pasada, se interesó en los cuentos que leímos; con ayuda de sus familiares los consiguió, los leyó y nos mandó su borrador, para que lo revisemos y le mandemos sugerencias. 

 

Ella se llama Viviana Michelle Castañeda Luna y es estudiante de la “Escuela Activa”, en la alcaldía de Iztapalapa. 

 

Primero, te voy a mostrar la presentación electrónica que nos envió Viviana, pidiéndonos una disculpa porque le costó trabajo usar el corrector ortográfico, lo cual nos viene muy bien, porque nos permitirá revisar y comentar algunos aspectos. 

 

Después, vamos a leer con atención una versión de su texto en la que corregimos la puntuación y la ortografía, para concentrarnos en las ideas que ella está proponiendo para su obra de teatro. 

 

Vemos que su obra de teatro se llama “El gato mago”, que sólo parece tener un acto y que ilustró con imágenes de gatitos, que se ve que le gustan mucho. 

 

El Gato Mago. 

 

Por: Viviana Michelle Castañeda Luna. 

 

Narrador: Erase una vez 2 gatitos que eran hermanos, pero eran muy diferentes uno del otro, tan diferentes eran que uno era blanco y el otro negro 2 colores completamente opuestos, contrario a lo que las creencias digan el blanco era un gato muy cruel el cual creía que solo los gatos de alto rango merecían ayuda y amigos, pero el gato negro sabía que todas las personas eran iguales. 

 

Narrador: Un día ambos gatos estaban discutiendo y como siempre el gato negro tenía una posición estable y firme y el blanco decía cualquier cosa que pasara por su cabeza aunque fuera un disparate, cuando acabaron de pelear el gato negro dejo a su hermano solo un ratón para que se pasara el enojo, así que se fue a la zotehuela y se miró en una pequeña  cubeta  que tenía cerca , pero de repente vio reflejado a alguien detrás de él y resulto que era un Viejo gato muy anciano  que le pidió  un poco de  leche y el gatito le dijo:  

 

Gatito Negro: ¡Si, por supuesto! 

 

Narrador: El gato negro le dio de su mejor leche y le dio también sus mejores croquetas, el gato satisfecho le dio las gracias, y comenzó a recitar el siguiente hechizo. 

 

Gato mago: Como bueno has sido te otorgo el don de que al levantar tu plato encuentres de las más finas croquetas que existen y que tu leche siempre sea la mejor. 

 

Narrador: El gato estaba muy sorprendido, pero a la vez muy muy feliz así que corrió a contarle a su hermano, el hermano   blanco se sintió un poquito celoso y le  

 

Narrador: Pregunto de donde había encontrado, el gatito negro le dijo hasta el más mínimo detalle y el gato blanco fue a la zotehuela para que le dieran el mismo don. Esta vez encontró en vez de un gato viejo a un lustroso gato el cual podría decirse que es perfecto y aun así cuando el gato mago le pidió ayuda al gato blanco le dio de sus peores croquetas y de la leche con más grumos, el gato mago al acabar con su asquerosa comida le dijo. 

 

Gato Mago: Como has sido un mal gato te daré el don de que cada vez que quieras comer en tu plato en vez de comida habrá arañas y escorpiones. 

 

Gato con la boca abierta

Descripción generada automáticamente 

 

 

 

En esta mirada rápida, detecto algunos problemas de ortografía y puntuación, pero veo que tiene una redacción muy limpia. 

 

Debo aclarar que, en general, se recomienda revisar la ortografía y la puntuación cuando se está por concluir el proceso de escritura y se han revisado otros aspectos del contenido del texto, de la organización textual, de la pertinencia de lo que se escribe para comunicar ideas a una audiencia, etcétera. 

 

Ahora revisemos algunos aspectos de ortografía y puntuación en un solo párrafo del texto de Viviana, porque son pocos e ilustrativos. 

 

Narrador: Un día ambos gatos estaban discutiendo y como siempre el gato negro tenía una posición estable y firme y el blanco decía cualquier cosa que pasara por su cabeza aunque fuera un disparate, cuando acabaron de pelear el gato negro dejo a su hermano solo un rato para que se pasara el enojo, así que se fue a la soteuela   y se miró en una pequeña  cubeta  que tenía cerca , pero de repente vio reflejado a alguien detrás de él y resulto que era un Viejo gato muy anciano  que le pidió  un poco de  leche y el gatito le dijo:  

 

Gatito Negro: Si, por supuesto! 

 

 

Te voy a explicar: En azul, están resaltados los problemas de separación entre palabras; en verde, los de acentuación, y en amarillo, las demás faltas ortográficas.  

 

Ahora veamos: 

 

Narrador: Un día ambos gatos estaban discutiendo y como siempre el gato negro tenía una posición estable y firme y el blanco decía cualquier cosa que pasara por su cabeza aunque fuera un disparate, cuando acabaron de pelear el gato negro dejo a su hermano solo un rato para que se pasara el enojo, así que se fue a la soteuela   y se miró en una pequeña  cubeta  que tenía cerca, pero de repente vio reflejado a alguien detrás de él y resulto que era un Viejo gato muy anciano  que le pidió  un poco de  leche y el gatito le dijo:  

 

Gatito Negro: ¡Si, por supuesto! 

 

 

En este recuadro, se muestran en color rojo, corregidos, los errores de separación entre palabras, que en varios casos incluían signos de puntuación. 

 

Ahora, veamos cómo corregimos los errores de acentuación. 

 

Narrador: Un día ambos gatos estaban discutiendo y como siempre el gato negro tenía una posición estable y firme y el blanco decía cualquier cosa que pasara por su cabeza, aunque fuera un disparate, cuando acabaron de pelear el gato negro dejó a su hermano solo un rato para que se pasara el enojo, así que se fue a la soteuela   y se miró en una pequeña  cubeta  que tenía cerca, pero de repente vio reflejado a alguien detrás de él y resultó que era un Viejo gato muy anciano  que le pidió un poco de  leche y el gatito le dijo: 

 

Gatito Negro: ¡Sí, por supuesto! 

 

 

Veo que, en su mayoría, le faltó poner acentos en verbos que expresan acciones en pasado, como “tenía”, “decía” o “dejó”. 

 

Ahora, veamos otros errores ortográficos. 

 

Narrador: Un día ambos gatos estaban discutiendo y como siempre el gato negro tenía una posición estable y firme y el blanco decía cualquier cosa que pasara por su cabeza, aunque fuera un disparate. Cuando acabaron de pelear el gato negro dejó a su hermano solo un rato para que se pasara el enojo, así que se fue a la azotehuela y se miró en una pequeña cubeta  que tenía cerca, pero de repente vio reflejado a alguien detrás de él y resultó que era un viejo gato muy anciano que le pidió un poco de  leche. El gatito le dijo:  

 

Gatito Negro: ¡Sí, por supuesto! 

 

 

Veo que están algunos de los que llamamos “errores de dedo”, en los que faltó apretar una tecla para completar una palabra; además, en “anciano” puso “ese” en lugar de “ce”, y que “zotehuela” va con “zeta”. 

 

Desde mi perspectiva, el texto de Viviana no requiere muchas correcciones de puntuación, pero resalté en color azul las partes donde creo que un punto y seguido puede ayudar a separar mejor las ideas. 

 

Veamos la versión corregida. 

 

El Gato Mago. 

 

Por: Viviana Michelle Castañeda Luna.  

 

Narrador: Érase una vez dos gatitos que eran hermanos, pero eran muy diferentes uno del otro, tan diferentes eran que uno era blanco y el otro negro, dos colores completamente opuestos. Contrario a lo que las creencias digan, el blanco era un gato muy cruel, el cual creía que solo los gatos de alto rango merecían ayuda y amigos, pero el gato negro sabía que todas las personas eran iguales. 

 

Un día ambos gatos estaban discutiendo y, como siempre, el gato negro tenía una posición estable y firme y el blanco decía cualquier cosa que pasara por su cabeza, aunque fuera un disparate. Cuando acabaron de pelear, el gato negro dejó a su hermano solo un rato para que se pasara el enojo, así que se fue a la zotehuela y se miró en una pequeña cubeta que tenía cerca, pero de repente vio reflejado a alguien detrás de él y resultó que era un viejo gato muy anciano que le pidió un poco de leche. El gatito le dijo: 

 

Gatito Negro: ¡Sí, por supuesto! 

 

Narrador: El gato negro le dio de su mejor leche y le dio también sus mejores croquetas. El gato satisfecho le dio las gracias y comenzó a recitar el siguiente hechizo. 

 

Gato mago: Como bueno has sido, te otorgo el don de que al levantar tu plato encuentres de las más finas croquetas que existen y que tu leche siempre sea la mejor. 

 

Narrador: El gato estaba muy sorprendido, pero a la vez muy, muy feliz, así que corrió a contarle a su hermano. El hermano blanco se sintió un poquito celoso y le preguntó de dónde había encontrado. El gatito negro le dijo hasta el más mínimo detalle y el gato blanco fue a la zotehuela para que le dieran el mismo don. Esta vez encontró en vez de un gato viejo a un lustroso gato, el cual podría decirse que es perfecto, y aun así, cuando el gato mago le pidió ayuda al gato blanco, le dio de sus peores croquetas y de la leche con más grumos. El gato mago al acabar con su asquerosa comida le dijo: 

 

Gato Mago: Como has sido un mal gato, te daré el don de que cada vez que quieras comer en tu plato, en vez de comida, habrá arañas y escorpiones. 

 

 

¿Qué te pareció el texto de Viviana? 

 

La situación de las hermanas se convierte en una relación conflictiva entre gatos hermanos, y el hada de nuestro primer cuento se parece al gato mago que se te aparece. 

 

Me llamó la atención que se haya fijado en un detalle de los cuentos: El ser mágico suele aparecer cerca del agua; aquí, el gato mago se aparece cerca de una cubeta en la zotehuela, donde suele estar el espacio para lavar la ropa. 

 

No sé si me lo estoy imaginando, pero cuando describe a los gatos, Viviana menciona el tema de nuestro debate de hace algunas semanas: la discriminación por el color de la piel; esta idea la relaciona con la creencia de que los gatos negros son de mala suerte. 

 

A ver, leamos esa parte nuevamente. 

 

Narrador: Érase una vez dos gatitos que eran hermanos, pero eran muy diferentes uno del otro, tan diferentes eran que uno era blanco y el otro negro, dos colores completamente opuestos. Contrario a lo que las creencias digan, el blanco era un gato muy cruel, el cual creía que solo los gatos de alto rango merecían ayuda y amigos, pero el gato negro sabía que todas las personas eran iguales. 

 

Debo decir que la historia de Viviana está muy bonita, porque incluye ideas suyas en la trama y los personajes, tomando como modelo uno de los cuentos que leímos. Además, no lo hace de manera mecánica, sino que usa su escrito para expresar cosas que le gustan o le preocupan. 

 

Sin embargo, su texto se parece todavía más a un cuento que a una obra de teatro. Si observas, el personaje que más habla es el narrador; incluso, para referir de manera indirecta lo que dicen los personajes, por ejemplo, hubiera sido muy interesante que presentara en los diálogos la discusión que tuvieron los gatitos, y que a partir de lo que dicen y hacen los personajes sobre el escenario descubriéramos su forma de ser y de pensar. 

 

Está muy bien escrito lo que mandó Viviana, pero todos podemos mejorar con ayuda de las observaciones de otros. 

 

Yo solamente agregaría una sugerencia: que incluya acotaciones para que las personas que quieran poner en escena su obra de teatro tengan una idea de cómo van a acomodar las cosas en el escenario, cómo se van a mover los actores o cómo se van a disfrazar, por ejemplo. 

 

Esto es muy importante, no debemos olvidar que un guion teatral tiene como sus principales destinatarios al director, los actores y los demás participantes en la puesta en escena de la obra de teatro. 

 

Aunque sólo vayamos a hacer una lectura dramatizada de la obra de teatro, debemos pensar en cómo se va a ver la puesta en escena, a menos que lo que estés escribiendo sea un guion radiofónico, que todos van a escuchar, pero nadie va a mirar. 

 

La obra de teatro que nosotros vamos a escribir tratará de dos hermanas diferentes que se encuentran con un ser mágico que premia a una y castiga a otra por su comportamiento. Al final, una se casa con un príncipe o se hace rica, y a la otra le va muy mal. 

 

Hay algunas características y situaciones en los cuentos que podríamos reconsiderar. Por ejemplo, muestran situaciones de trabajo y de maltrato infantil que ahora nos parecen inaceptables, aunque, tristemente, sigan existiendo. 

 

También me ayudó a darme cuenta de que los castigos a las hermanas malas son horrorosos: implican encierro, malestar físico, aislamiento social y hasta la muerte. 

 

Yo tenía la idea de que los personajes femeninos de los cuentos tradicionales, especialmente las princesas, eran únicamente sumisas y obedientes; eso no me gustaba porque pensaba que era lo que se esperaba que aprendieran las niñas: a obedecer y a callar, aunque las trataran mal. Sin embargo, me sorprendió descubrir que tenían cualidades que eran muy positivas: eran valientes, optimistas y, sobre todo, tenían empatía porque se preocupaban por los sentimientos y necesidades de los demás. 

 

Nos gustaría que, en nuestra obra, estas cualidades se pudieran apreciar más fácilmente. 

 

También platicamos sobre ubicar la entrada a lo maravilloso cerca de una fuente de agua. Esto me recordó los cenotes que hay en la península de Yucatán, que son grandes pozos naturales de una gran belleza y constituían lugares sagrados para los antiguos mayas. Incluso, la pirámide de Chichen Itzá fue construida cerca de un cenote sagrado. 

 

También encontramos que, para los antiguos mayas, unos duendes llamados aluxes viven en cenotes o grutas y tienen la misión de proteger el mundo subterráneo donde habitan algunas divinidades, como los Chaac o dioses de la lluvia. 

 

Eso nos recordó a la señora Hollé, que también era una especie de divinidad del invierno y que también vivía en un mundo subterráneo. 

 

Preparamos un breve resumen de la trama de nuestra obra de teatro, que te invito a leer. 

 

El cenote sagrado (trama) 

Por: Ton y Juan Carlos. 

En una comunidad maya de la península de Yucatán, en medio de una selva exuberante, viven dos hermanas: una es buena y trabajadora y la otra es mala y floja. 

 

Las hermanas, primero la mala y luego la buena, caen en un cenote en donde hay un antiguo palacio maya abandonado y en el que los antiguos habitantes fueron convertidos en piedra por el castigo de una bruja. Cada una tiene que recorrer un largo camino para buscar una máscara de jade mágica que puede liberar a los habitantes, pero lo principal es mostrar que tienen buenos sentimientos. Sin embargo, la hermana mala prefiere actuar mal y ayudar a la bruja para que mantenga el hechizo. 

 

Al final, la hermana buena se casa con un príncipe encantado que estaba convertido en alux y resguarda la entrada del cenote. La hermana mala se convierte en alux y debe esperar a que llegue un príncipe que se porte amablemente con ella y la rescate. 

 

 

Me parece bonita e interesante la trama, con una situación inicial y una final de los personajes. Es posible anticipar que puede haber varios episodios centrados en la resolución de problemas que enfrentan los personajes. Sin embargo, me preocupan dos cuestiones: la historia que delinean da para una novela de aventuras con muchos episodios y no sólo para una representación teatral. Pero eso es bueno porque tienen muchas ideas y pueden escoger en dónde centrar su obra de teatro. 

 

La segunda cuestión está relacionada con la anterior: una obra de teatro generalmente transcurre en unos pocos lugares sobre los que se puede dar una idea en el escenario. Lo que ustedes están pensando da para una superproducción cinematográfica. 

 

Hemos avanzado en la escritura de los diálogos, te invito leemos. 

 

El cenote sagrado (avance de guion teatral) 

 

Por: Ton y Juan Carlos 

 

Kantunil: ¡Qué hermoso día! Está amaneciendo muy soleado y ya tengo que levantarme para ir por agua al cenote. ¡La necesitamos para hacer la comida de hoy! Además, tengo que ir por leña y al mercado a comprar algunas verduras. Si me alcanza el tiempo, voy a poner la lavadora con la ropa de la semana. Le voy a preguntar a mi hermana si quiere acompañarme, aunque seguramente va a querer seguir dormida. Ella es la preferida de mi mamá, pero aun así la quiero. ¡Cómo extraño a mi verdadera mamá, aunque apenas la recuerdo… Y también extraño a mi papá. Bueno, mantengamos el ánimo arriba. ¡Buenos días, mi querida hermana! 

 

Nicté: ¿Y qué tienen de buenos? ¡Déjame dormir! Despiértame cuando la comida esté lista. 

 

Madre: Ya escuchaste a tu hermana, ve por el agua. Tu escándalo también me despertó a mí, Kantunil. Vete ya. 

 

 

Me gusta lo que leímos porque están presentando a los personajes por medio de los parlamentos, además, están introduciendo parte de la acción. Sin embargo, todo lo que dice Kantunil como monólogo (ella está hablando para sí misma) puede irse diciendo en forma de diálogo con otros personajes, lo cual sería más dinámico. 

 

Me acabo de dar cuenta de que cometimos un error: si viven en una comunidad tradicional, posiblemente hace muchos años, será muy difícil que la protagonista use lavadora para lavar ropa. 

 

Tampoco pusieron acotaciones. 

 

Revisarnos unos a otros siempre nos ayuda a darnos cuenta de los numerosos detalles que van surgiendo cuando escribimos un texto. Generalmente, cuando prestamos atención a un aspecto de la escritura, se nos pasa prestar atención a otros y cometemos errores, por eso, es importante elaborar varios borradores de nuestros escritos y pedir a otros que nos ayuden a revisarlos. 

 

No existe un camino único, pero se recomienda centrar la atención, en los primeros borradores, en la estructura del texto, el tema y la trama general que aborda, y si esto va comunicando nuestras ideas de manera articulada para cumplir un propósito comunicativo, eso implica irnos en orden respecto del esquema que planteamos. 

 

Un esquema parecido a los que completamos para los cuentos que leímos, pero prestando atención a la articulación entre las partes. 

 

En los tus borradores, presta atención a cada una de las partes del texto y a la forma en que cada párrafo u oración afecta el conjunto y al final, ya presta atención a aspectos convencionales como la ortografía y la puntuación. 

 

Este es un camino posible, pero siempre hay que ir y venir entre lo que estamos escribiendo, lo que ya escribimos y lo que pensamos escribir más adelante, siempre imaginando cómo queremos que nos quede el texto en su conjunto. 

Nosotros seguiremos trabajando para tener pronto nuestro guion para la lectura dramatizada. 

 

 

El reto de hoy: 

 

Te invito a escribir tu guion de obra teatral, considerando los elementos del texto narrativo y las características de la obra teatral, que hemos visto en clase. 

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

Para saber más: 

Lecturas 

 

Imagen que contiene interior, foto, cuarto, rosa

Descripción generada automáticamente 

https://libros.conaliteg.gob.mx/20/P5ESA.htm 

 

Imagen que contiene foto, cuarto, cubierto, colgando

Descripción generada automáticamente 

https://libros.conaliteg.gob.mx/20/P5LEA.htm 

¿Tienes dudas de la clase?.

Haz una pregunta dando clic aquí