Portada » El territorio en mí, las memorias en todos: habitemos el patrimonio – Artes Tercero de Secundaria

El territorio en mí, las memorias en todos: habitemos el patrimonio – Artes Tercero de Secundaria

Aprendizaje esperado: Ejerce su derecho a la vida cultural del país y del mundo mediante el acceso, el disfrute, la valoración y la preservación del patrimonio cultural.

Énfasis: Relacionar elementos patrimoniales de su contexto sociocultural mediante una producción artística de arte participativo.

¿Qué vamos a aprender?

Los materiales que utilizarás en esta sesión son papel periódico, tijeras, hojas, colores, cinta adhesiva, cuaderno y pluma. Si no tienes algunas de estas cosas, ya sabes que puedes reemplazarlos por otros materiales.

¿Qué hacemos?

Seguramente cuando escuchas la palabra patrimonio lo primero que se te viene a la mente es algo antiguo.

Pero ahora sabes que el patrimonio también es todo aquello que forma parte de tu identidad cultural, así sean edificios, monumentos, objetos, danzas, canciones, escenificaciones, comidas, técnicas artesanales, hasta las costumbres o tradiciones forman parte de él, y se vinculan con ello a través del significado que estos elementos tienen para todos.

El patrimonio es de todas y todos, y no sólo es cosa de los abuelos o de asuntos del pasado. Lo que hace falta es que niñas, niños, jóvenes y adultos se apropien de él para ejercer su derecho a la cultura.

Lo más valioso del patrimonio es lo que las personas guardan en él sus recuerdos.

Y esos recuerdos o memorias parten de la relación que se construye con los elementos culturales de las comunidades.

Reflexiona si tuviste algunas experiencias importantes relacionadas con el patrimonio.

Lee los siguientes ejemplos, comienza con David:

Yo soy de Tepetates, una comunidad de Tepeapulco, Hidalgo, y a esa edad me gustaba mucho ir a los Jagüeyes, que son unas represas de piedra en las que la hacienda del pueblo recolectaba agua, daba de beber a sus animales y también había gente que lavaba ahí. Uno de estos Jagüeyes tenía muros muy altos y cuando me paraba en la orilla sentía el viento y miraba la llanura gigantesca, mi corazón latía fuerte y sentía un cosquilleo en los pies.

Ahora, el ejemplo de Flor:

Yo vivía en Cuautepec, en la Ciudad de México, y ahí había un lugar como alberquita, en medio del campo. Era una pequeña salida de agua y le llamábamos “La Corona”, ahí la gente iba a lavar, a traer agua para las viviendas y nosotros nos dábamos nuestros paseos y jugábamos con los vecinos. Cuando lo pienso me llega una sensación de ligereza que comienza en mi cadera y me llega hasta las piernas. Entonces, me dan ganas de correr y correr, hasta siento libertad.

Continúa con el ejemplo de Héctor:

Pues yo soy de Celaya, un municipio de Guanajuato asentado sobre un poblado indígena llamado Nat-Tha-Hi, habitado por tribus chichimecas, guachichiles y otomíes. Su comida es deliciosa y de muchísimos colores. Cuando hay fiestas, ves puestos de frutas cristalizadas, dulces con forma de frutitas, verduritas, borreguitos de azúcar, de juguetes de cartón y madera.

Todas las personas del planeta se vinculan con elementos que fueron importantes para la vida cultural de sus localidades y cuyo significado se va transformando y actualizando en el tiempo.

Por ejemplo, en el ejemplo de Flor, el lugar del que cuenta, La Corona, tenía la función de distribuir agua, pero después se transformó en un lugar de reunión y juego con familiares y vecinos, y por eso está en su memoria.

Es curioso que esas memorias las relacionen con experiencias grabadas en el cuerpo.

Parte de esas memorias relacionadas con el patrimonio guardado en tu cuerpo y con ello genera una expresión artística.

Además, un territorio es contenedor de patrimonio, y tu cuerpo contiene las memorias que se vinculan con esos elementos.

Realiza la siguiente actividad.

Primero haz con periódico una silueta que represente tu cuerpo.

  • Mientras rasgas el periódico refiere alguna otra experiencia quizá relacionada con el patrimonio inmaterial como tomar aguamiel en el campo, las ferias de pueblo, las leyendas o la barbacoa, e ir diciendo con qué parte del cuerpo lo relacionas.
  • Dibuja en cuadros de papel abstracciones de los elementos que mencionas, por ejemplo, una ilustración de una rueda de la fortuna, simbolizará aquella feria del barrio.
  • Ahora rasga una mitad de la silueta, y coloca un par de los elementos representados en los cuadros de papel.
  • Junta las mitades para hacer una sola silueta.

Y conviértela en una obra de arte participativo, donde, tus familiares puedan interactúan de alguna manera para concluirla.

Y ahora, las transformarás en movimiento, acción y poesía.

Deben apropiarse de la actividad, así como se apropian del derecho de disfrutar el patrimonio.

Te convertiste en patrimonio cultural de tus recuerdos y sensaciones, a través del movimiento, el sonido y la memoria.

El Reto de Hoy:

Recuerda ejercer tu derecho cultural, pero, sobre todo, no dejes de disfrutarlo. Saca provecho de toda la cultura que tu comunidad tiene para ofrecerte; disfrútala, siéntete orgulloso de ella y, sobre todo, aprovéchala para crear lazos con sus seres queridos.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo

¿Tienes dudas de la clase?

Haz una pregunta dando clic aquí

Deja un comentario