Saltar al contenido
Portada » Entre símbolos y caminos: mi obra, mi proceso – Artes Primero de Secundaria

Entre símbolos y caminos: mi obra, mi proceso – Artes Primero de Secundaria

Aprendizaje esperado: reelabora obras o manifestaciones del arte mediante ejercicios artísticos interdisciplinarios para expresar una idea original que representa de manera creativa.

Énfasis: reelaborar obras o manifestaciones del arte en una producción artística interdisciplinaria que relacione sentidos y significados propios con momentos de la vida cotidiana y situaciones ficticias.

¿Qué vamos a aprender?

En esta sesión reelaborarás obras o manifestaciones del arte.

En una producción artística interdisciplinaria que relacione sentidos y significados propios con momentos de la vida cotidiana y situaciones ficticias.

El día de hoy necesitarás tu cuaderno u hojas de reúso, plastilina, masa, telas, papel de cualquier tipo, lodo o cualquier material que tengas a la mano y que puedas manipular para moldear.

¿Qué hacemos?

Para iniciar revisa la siguiente ejemplificación y utiliza tu imaginación.

Si alguna vez visitaste el Museo Nacional de Arte en la Ciudad de México, piensa que estás ahí. Si nunca has ido, imagina el museo lleno de pinturas y esculturas.

Cierra los ojos e imagina que de pronto aparece Prometeo.

Pero, ¿quién es Prometeo?

Según la mitología griega, Prometeo moldeó a los seres humanos a partir del barro. Así que, en esta sesión, este personaje será tu guía. Esto con el propósito de que conozcas esta escultura imaginándotela con los ojos cerrados.

Para que conozcas la escultura se te irá explicando y dando elementos para que tú, en tu pensamiento la vayas imaginando como es. Así, Prometeo dice que va a ir contando una historia, para que imagines la escultura.

Y empieza a narrarla así:

Es una escultura blanca como las nubes y luminosa como el sol, es un niño que parece estar concentrado en sus pensamientos que parecen peces que vienen y van, su cuerpo refleja intensidad en la tarea que está haciendo para aprovechar la leña que va cargando. No lleva prisa, no va ni muy rápido, ni muy lento, disfruta sentir la rugosidad de la madera. Con sus pies descalzos camina sintiendo el calor y la palpitación de la tierra.

Ahora abre tus ojos, con lo que se te contó, tú en casa evoca recuerdos y elaborar una nueva escultura.

Por ejemplo, una de tus compañeras llamada Anahí, dice que, en lo personal, cree que esta escultura le transmite recuerdos de las labores que le ponía a realizar su mamá y para ella y para sus hermanos eran como juegos, las salidas familiares a comer al campo y la convivencia familiar.

Otro de tus compañeros llamado Gabriel, dice que él ve la escultura como el regalo de poder colgarse cosas, ser lo que uno necesite ser, verse como en blanco e imaginar que de repente surgen colores, y que sus cabellos vuelan con libertad y que se expanden.

Adriana otra compañera tuya, dice que las maderas le recuerdan un árbol de limón que tenían en casa, esas ramas delgaditas entre las hojas verdes y el resplandor del sol mientras jugaba con sus hermanas.

Así, tú también, evoca alguna imagen que tenga que ver contigo, y con tu material empieza a moldear lo que te imaginas. Realiza la actividad con los ojos cerrados.

Después abre los ojos y observa lo que lograste plasmar, esta obra que hiciste la plasmaste desde tu interior pensando en la escultura que alguien más hizo.

Como ves, es algo inesperado lo que pensaste y el resultado que obtuviste al moldear tu pieza.

¿Qué fue lo que creaste con los ojos cerrados y tus recuerdos?

Quizás te metiste más en tus recuerdos y te gustaría ahora volver a vivirlos.

Pero, qué crees, que sí hay una manera de vivir tus recuerdos. Imagina que tu escultura convive con la naturaleza y sus elementos y se fusiona en un todo.

Ahora, acompañarás a Prometeo, pues él te mostrará cómo hacerlo, nuevamente imagina que estás en el museo y observas muchas esculturas. Ahora observa la que tu realizaste, e imagina que sonidos haría, puede ser fuego, agua, aire, u otro que tu imagines.

¿Ya lo pensaste?

Ahora hay que recrear esos sonidos, en casa utiliza todos los objetos que tengas a tu alcance.

Piensa ¿cómo se movería tu escultura si entrará en tu cuerpo?

Imagínatelo y realiza los movimientos, así como los sonidos que emitiría. Elije la parte de tu escultura con la que más te identifiques y transfórmala para que forme parte de ti.

Adriana, por ejemplo, recorta papel Kraft y forma una rama de árbol con brazo y mano.

Gabriel por su parte forra un trozo de alambre con papel metálico y plastilina, forma un círculo para luego colgarle pedazos de tela, se lo cuelga en el cuello.

Y Anahí, toma arcilla y moldea una especie de comal con su tejolote.

Así tú, con lo que imaginaste y tus recuerdos, con el material que tienes puedes transfórmate.

Ahora, ¿alguna vez has visto alguna o algunas pinturas de paisajes?

Si pinturas que tengan: montañas, ríos, cascadas, arboles, etc.

A continuación, piensa como se podrían relacionar los elementos de tu escultura con las pinturas que te has visto o imaginado.

Podría ser que sientan, tranquilidad, unión, serenidad, magia, secretos, florecer, mecer, resplandor, susurro, entre otras cosas.

Imagina como sería su tu escultura vivera en uno de estos paisajes, piensa en la pintura, en los colores de la misma e imagina como se fusiona tu escultura con esa pintura.

Ahora, vuelve a imaginar que la escultura se mete en tu cuerpo, ¿cómo te moverías en ese paisaje? y ¿qué sonidos habría en él?, o ¿qué sonidos harías tú?

Se espera que te haya gustado como quedó la reelaboración de esta obra. Porque no sólo creaste objetos que puedes observar en un museo, sino que también los hiciste parte de tu realidad al evocar tus recuerdos más significativos, como en el caso de Anahí, quien recreo un comal que la lleva a saborear la comida y las tradiciones de su familia.

O como Adriana que pudo convertir su cuerpo en la rama de un árbol que salió de la canasta de maderas de una escultura que juega y se cobija con la verde naturaleza que ella vio en un cuadro del pintor Velasco.

Por último, en el caso de Gabriel que, para él, en ese momento de su reelaboración, le hizo sentir la dulzura de que todo es posible, tomar la pintura y la escultura para reinterpretarlas y jugar, tomar ideas para volar y luego aterrizarlas en un instante mágico.

Como pudiste ver, para alcanzar la plenitud, lo primero que hay que hacer, es liberar tu imaginación, como en esta sesión que utilizaste el arte como un vehículo para la transformación de tu realidad.

Aquí puedes darte cuenta que la aventura más desafiante es la de conocerte a ti misma o a ti mismo.

El reto de hoy:

Sería interesante que realices una visita virtual al Museo de Arte Moderno en la siguiente dirección electrónica:

https://inba.gob.mx/sitios/recorridos-virtuales/museo-de-arte-moderno/

De igual forma realiza una visita virtual al Museo Nacional de Arte, en la siguiente dirección electrónica: https://www.odisea360.com.mx/inba/munal/munal.html

Si quieres puedes buscar otros museos que conozcas que hay en tu entidad o que te interese conocer y realizar visitas virtuales.

En cuanto exista la posibilidad de salir de casa, podrás ir a visitarlos de manera presencial, así conocerás y apreciarás las obras de arte que hay en ellos como las esculturas y pinturas.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

Para saber más:

Lecturas

https://libros.conaliteg.gob.mx/secundaria.html

¿Tienes dudas de la clase?.

Haz una pregunta dando clic aquí