Aprendizaje esperado: Analiza las implicaciones de la equidad de género en situaciones cercanas a la adolescencia: amistad, noviazgo, estudio.

Énfasis: Analizar qué implica la equidad de género en cuanto al acceso al estudio.

¿Qué vamos a aprender?

Conocerás cómo puedes promover la equidad de género en tus espacios de estudio y en el acceso a la educación. También conocerás algunas acciones que puedes aplicar en tu escuela, ya sea de manera virtual o presencial, para promover la equidad de género.

A partir de algunos testimonios, reflexionarás acerca de qué implica la equidad de género, en este caso, aplicada al ámbito escolar.

¿Qué hacemos?

En las distintas sesiones o en tus cursos anteriores de Formación Cívica y Ética, seguramente has escuchado acerca de la equidad de género y su trascendencia.

Debes ser consciente y crítico de las conductas y comportamientos que desfavorecen la equidad de género, para luego centrarte en aquellas actitudes y acciones que la fomenten.

Puedes ejercer la equidad de género en la cotidianidad, principalmente en las relaciones con tus familiares, con los grupos a los que perteneces, así como en los distintos ámbitos en los que te desenvuelves. Uno de estos ámbitos está constituido por sus espacios de estudio, en específico, la escuela, y otros lugares asociados a ésta.

Recuerda que el género es una construcción social, esto quiere decir que se basa en ideas, conductas y roles que la sociedad les ha asignado a las mujeres y a los hombres debido a su sexo; sin embargo, a lo largo de la historia, esto ha derivado en un trato desigual, principalmente hacia las mujeres.

Hablando del acceso a la educación, por siglos las mujeres han sido limitadas en cuanto a las oportunidades de desarrollo personal, por ideas o costumbres que aún prevalecen.

En el ámbito escolar, poco a poco han cambiado ciertas normas y prácticas que obstaculizaban las oportunidades y condiciones para que las mujeres se involucraran en las distintas actividades académicas y extracurriculares.

Pero ¿por qué se insiste en promover la equidad de género? ¿Por qué consideran que es así?

Antes de responder esta pregunta, te invito a recordar qué es la equidad de género.

Ya que la definición que nos comparte Daniela, una estudiante de secundaria.

  • Audio 1. Daniela.

Equidad de género

Imparcialidad en el trato que reciben mujeres y hombres de acuerdo con sus necesidades respectivas, ya sea con un trato igualitario o con uno diferenciado pero que se considera equivalente en lo que se refiere a los derechos, los beneficios, las obligaciones y las posibilidades.

La equidad de género se refiere a un trato similar o sin distinción entre las mujeres y los hombres, a no ser sólo por las necesidades específicas de cada sexo. Esto significa que las personas de ambos sexos deben tener las mismas oportunidades y condiciones para su desarrollo, sin ser limitadas por determinadas ideas, roles o costumbres.

Pero ¿siempre es así? ¿Qué piensas al respecto?

Al finalizar la sesión puedes indagar si, por ejemplo, todas las personas de tu familia tuvieron las condiciones y oportunidades para ir a la escuela. O también en qué actividades escolares podían participar y en cuáles no.

Hablando de la equidad de género en tus espacios de estudio, ésta debe verse reflejada en las conductas, actitudes y acciones hacia las personas de tu comunidad escolar.

Si en tu escuela se realizan acciones inclusivas, es decir, que tanto mujeres y hombres, independientemente de su condición y sexo, participan de igual manera en las diversas actividades académicas, culturales, deportivas, sociales, etcétera, quiere decir que se está procurando que todas y todos tengan las mismas oportunidades para desarrollar sus capacidades personales.

En contraparte, si se trata de manera diferente a las mujeres en relación con los hombres, o bien se limitan las oportunidades para uno u otro sexo por determinadas ideas o patrones preestablecidos, entonces prevalece la falta de equidad.

Desde luego, es entendible que no en todas las escuelas existen las condiciones ideales para que cada alumna y alumno estudie lo que más prefiere, pero esta situación estrictamente no tiene que ver con el género.

Sin embargo, por ejemplo, hasta hace algunos años en las secundarias existían talleres específicos para mujeres y otros para hombres. Por ejemplo, el taller de taquimecanografía estaba destinado para las mujeres, en tanto talleres como el de electricidad o carpintería eran exclusivos para los hombres.

Este caso sí tiene relación con la falta de equidad de género, ya que los talleres se asignaban en función de las ideas y los roles que eran considerados para mujeres y para hombres; incluso sutilmente determinaban el papel que las personas de cada sexo desempeñarían en la sociedad.

En cuanto a las oportunidades y condiciones para ir a la escuela, han existido y aún prevalecen ideas, además de costumbres, que impiden a las personas de ambos sexos acceder a la educación, pero esto ha afectado principalmente a las mujeres.

¿Consideras que en tu escuela hay situaciones que afectan la equidad de género? O bien ¿entre tu familia, conocidas y conocidos, o en tu localidad prevalecen ideas o costumbres que dan un trato desigual a mujeres y hombres en cuanto al acceso al estudio?

Te invito a reflexionar en ¿qué cosas afectan la equidad de género en tu escuela?

Observa el siguiente video

  • Ser mujeres ser hombres

¿Qué te pareció? ¿Consideras que estas situaciones relacionadas con la falta de equidad de género ya dejaron de existir?

Para ello, necesitas observar y analizar de forma crítica lo que sucede entre tus familiares y en tu comunidad. Al reconocer situaciones que conllevan un trato diferenciado o desigual entre mujeres y hombres, puedes tener elementos que te permitan distinguir qué ideas, conductas o acciones desfavorecen la equidad de género y decidir qué hacer para evitar que las sigan replicando.

Desafortunadamente, entre las familias mexicanas aún persisten creencias, ideas, estereotipos y comportamientos que atribuyen a las mujeres ciertos roles, así como a los hombres; no obstante, esto se usa como pretexto para determinar si deben de ir o no obstante, esto se usa como pretexto para determinar si deben de ir o no a la escuela, qué tipo de estudios deben realizar, o bien a qué deben dedicarse en la vida, en tanto, en la escuela, pueden influir en las actividades en las que pueden o no participar.

De manera más específica, entre tus compañeras y compañeros pueden existir conductas y actitudes relacionadas con el sexismo, es decir, con discriminar o denigrar a una persona por su sexo. Si es así, esto debe ser un motivo suficiente para promover la equidad de género en sus espacios de estudio.

Por ejemplo, si una alumna quiere ser parte del equipo de fútbol o si un alumno quiere estudiar costura, se suelen hacer comentarios sexistas, o incluso se les rechaza. Para que esto no siga sucediendo, una opción es evitar ser influidos por los estereotipos, así como dejar de creer que las actividades escolares son exclusivas para un sexo u otro.

¿Consideras que hay conductas o comportamientos sexistas en tu escuela? ¿Qué propones para evitarlos?

Para seguir hablando de la equidad de género en tus espacios escolares, escucha los testimonios de Yolanda, Mónica y José, estudiantes de una escuela secundaria del Estado de México.

  • Audio 2. Yolanda.
  • Audio 3. Mónica.
  • Audio 4. José.

¿Qué piensas de las situaciones que compartieron Yolanda, Mónica y José? ¿Consideras que tienen que ver con la falta de equidad de género?

Estas y otras conductas son frecuentes entre las y los estudiantes, pero inclusive pueden suceder entre los demás integrantes de la comunidad escolar.

Un caso podría ser que se le negara la asignación de grupos a una profesora por el hecho de estar embarazada o a un profesor porque se piensa que tal asignatura o taller no es adecuado para él por ser hombre.

Ante las diversas situaciones que desfavorecen la equidad de género, debes emprender acciones para contrarrestar el trato desigual y que tiende a ser injusto entre las mujeres y los hombres.

¿Cuáles podrían ser algunas acciones que propiciarían la equidad de género en la escuela?

Para ello, te invito a ver la siguiente infografía.

  1. Eliminar prejuicios e ideas preconcebidas mediante el uso de la razón. Todas y todos podemos cambiar estas ideas, desde nuestras relaciones con la familia y en la escuela.
  1. Todas y todos debemos recibir un trato justo y digno. Mujeres y hombres debemos tener las mismas oportunidades y condiciones que propicien nuestro desarrollo personal.
  1. Afrontar las diferencias de género: a nivel fisiológico y mental somos diferentes, pero hay que eliminar la imposición de roles. Todas y todos somos iguales ante la ley.
  1. Tener hábitos de conductas ejemplares: establecer en casa un clima de equidad, el cual será reforzado en la escuela.
  1. Evitar el acceso a los estímulos sexistas; desarrollar un pensamiento crítico para que puedan tomar mejores decisiones.
  1. Participar en actividades escolares inclusivas. Fomentar la participación de compañeras y compañeros en las diversas actividades escolares.   

Ahora, a partir de lo que se acaba de explicar, te sugiero realizar la siguiente actividad en tu cuaderno.

Redacta alguna situación que recuerdes en la que hayas actuado con base en un trato justo, esto es, sin distinción de género entre sus compañeras y compañeros.

A continuación, te invito a ver y escuchar el siguiente fragmento audiovisual, donde se plantea una situación escolar para elegir a un representante de grupo, puede que les sea de utilidad para recordar alguna acción o situación similar en su escuela.

  • Construir relaciones para la equidad de género

¿Qué te pareció?

Si tuvieras que elegir a una jefa o jefe de grupo, ¿tomarías en cuenta lo que comentaron Fernanda y Diego?

Como pudiste darte cuenta, Diego quiere ser jefe de grupo, al igual que su compañera Regina, y él está consciente de que ambos tienen esa oportunidad de tener el cargo y llevar esa responsabilidad con su grupo.

A pesar de las diferencias físicas relacionadas con el sexo, tanto mujeres y hombres pueden participar y tienen el derecho a involucrarse en las actividades que les agraden y en las que consideren que pueden desarrollar sus potencialidades. Esta idea debe prevalecer en sus espacios de estudio para promover la equidad de género.

Tomando como ejemplo la conversación entre Fernanda y Diego, puedes reflexionar y dialogar sobre tus acciones cotidianas en la escuela para tomar decisiones sin la influencia de estereotipos o ideas preconcebidas acerca de lo que deben ser y hacer mujeres y hombres.

Los espacios escolares representan una oportunidad para emprender conductas y acciones en favor de la equidad de género, y hay muchas formas de ponerlas en práctica.

A continuación, escucha el testimonio que nos compartió Ricardo, un estudiante de secundaria del estado de Oaxaca.

  • Audio 5. Ricardo.

¿Qué piensas al respecto? ¿Se propicia la equidad de género en ese espacio escolar?

Como escuchaste, también las conductas y acciones que favorecen la equidad de género en los espacios escolares tienen relación con lo que sucede en nuestra familia. Si en ella se evitan las ideas sexistas y se dialoga acerca de la importancia de colaborar sin distinción, esto fomenta que mujeres y hombres eviten replicar estereotipos y roles de género.

Efectivamente, en muchas localidades del país las escuelas quedan retiradas, por lo tanto, durante las semanas, para evitar el traslado que les implica a las y los estudiantes caminar incluso horas, deben interactuar y convivir en un mismo espacio y, a pesar de que prevalecen ciertas creencias, ideas o costumbres en sus comunidades, dichos espacios escolares propician acciones que contrastan con los roles de género establecidos por la sociedad.

El testimonio compartido por Ricardo da cuenta de las posibilidades de acceso a la educación que tienen las y los jóvenes de su comunidad.

Recuerda que el acceso a la educación es un derecho que aplica por igual para mujeres y hombres.

Este derecho está garantizado en las leyes de nuestro país, tales como la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Ley General de Educación y, en el caso particular de la población infantil y adolescente, en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Por lo tanto, en tu familia y en tu comunidad es sumamente importante promover ideas, actitudes y acciones que favorezcan que tanto mujeres y hombres accedan a la educación.

En este sentido, se debe evitar que, por ideas, estereotipos y roles de género, las mujeres que integran su familia y las de su localidad no puedan asistir a la escuela o dejen de estudiar por el hecho de haber formado una familia, o bien porque decidieron estudiar una profesión, o dedicarse a un oficio que es considerado exclusivo de los hombres.

Algunas otras acciones que puedes llevar a cabo para promover la equidad de género en sus espacios de estudio y el acceso a la educación son las siguientes:

  • Reconocer ideas, patrones y roles que van en contra de la equidad de género. Identifiquen si tienen conductas y comportamientos que fomentan la inequidad de género.
  • Distinguir la diferencia entre las palabras “sexo” y “genero”. El sexo está determinado biológicamente, mientras que el género es una construcción social, determinada por estereotipos y creencias.
  • Evitar las conductas, patrones, estereotipos y roles de género.
  • Actuar con base en el respeto a los derechos humanos y la dignidad de las personas.
  • Promover la equidad de género en sus relaciones cotidianas.

Recuerda que los espacios escolares les permiten interactuar con otras personas y también contribuyen en tu desarrollo personal, por lo tanto, es muy importante que en esos espacios se fortalezca una cultura basada en el respeto a los derechos de las demás personas y a la dignidad humana; a partir de estos principios puedes fomentar conductas y acciones basadas en la equidad de género.

Haz una breve recapitulación.

Se explicó qué son el género y la equidad de género, con la finalidad de distinguir cada concepto y precisar cuál es su relación.

Se ejemplificaron situaciones o casos relacionados con el género en lo que concierne al ámbito escolar y el acceso al estudio. Por lo tanto, se destacó la trascendencia de promover la equidad de género mediante acciones que pueden aplicar en su vida cotidiana para propiciar un trato justo entre hombres y mujeres, basado en el respeto a los derechos y la dignidad humana.

El Reto de Hoy:

Dialoga con tus familiares acerca de qué creencias, actitudes, costumbres y roles de género prevalecen. Entre todos pueden proponer acciones que contribuyan a la equidad de género.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

Deja un comentario

Deja un comentario