Aprendizaje esperado: Acceder al lenguaje en un sentido pleno, comunicacional y creador.

Énfasis: Explorar las diferentes maneras de comunicación no verbal de los bebés y la conexión que tienen con sus cuidadores primarios.

¿Qué vamos a aprender?

Hola, papás, mamás, cuidadores y cuidadoras. En esta sección se ha preparado información relevante para Ustedes que les auxilie en la crianza de sus hijas o hijos.

La Educación Inicial es el servicio educativo que se brinda a niñas y niños menores de tres años de edad, con el propósito de potencializar su desarrollo integral y armónico en un ambiente rico en experiencias formativas, educativas y afectivas, lo que les permitirá adquirir habilidades, hábitos, valores, así como desarrollar su autonomía, creatividad y actitudes necesarias en su desempeño personal y social.

Recuerden que todas las orientaciones están sustentadas en el Programa de Educación Inicial. Un buen comienzo Sino la tienen, no se preocupen, la pueden encontrar en la página de Plan y programas de estudio de la Secretaría de Educación Pública, en el apartado de materiales de Educación Inicial:

https://www.planyprogramasdestudio.sep.gob.mx/inicial-ae-programa.html

Estas guías fueron pensadas por la SEP para brindarte acompañamiento en la crianza de tu hijo.

Les sugerimos tener a la mano un cuaderno o algunas hojas y lápices para escribir lo que te parezca más interesante.

En esta sesión se les presentarán diferentes maneras de comunicación no verbal de los bebés y la conexión que tienen con sus cuidadores primarios, ¿a qué me refiero con cuidadores primarios?

Los cuidadores primarios: son las personas que están directamente a cargo de los bebés, niñas y niños, por ejemplo: mamá, papá, abuelas, abuelos, o demás cuidadores.

Se explicará cómo la comunicación no verbal es tan importante como la comunicación verbal, más aún cuando se trata de bebés o niñas y niños muy pequeños que todavía no saben hablar.

Las personas que están cerca de un bebé se transforman, pueden ser personas muy serias y en ocasiones, al tratar de comunicarse con un bebé hacen caras, empiezan a usar sus manos, inventan palabras etc.

Sus palabras pueden sonar distintas, lo importante es que intentan comunicarse con los recursos que hasta ahora tienen. ¿Puede ser que no comprendan las palabras?

Lo importante es adaptarse a su lenguaje, escucharlos atentamente y devolverles la mirada o la sonrisa.

No importa que las personas que están a su alrededor los vean como locos porque es magnífico comunicarse así. Siempre hay que hablarle a su bebé, hijo, hija o sobrino, porque para ellos es muy importante escuchar el lenguaje, aun cuando no pueden hablar.

Y pueden hablarles con palabras que conocen, pero también pueden jugar e inventar su propio lenguaje.

También es importante prestar atención a sus gestos y acciones, a su manera de comunicarse no verbalmente.

Cuando hablan con los bebes y niños pequeños deben mirarlos a los ojos, y observar sus reacciones.

El desarrollo del lenguaje es un largo viaje que empieza desde el vientre materno y continúa a través de la infancia, la adolescencia e incluso después.

Por eso muchos padres atesoran muchos detalles de mi primera infancia, en especial mis gestos, balbuceos, así se les llama a los primeros sonidos que emite un bebé, y por supuesto sus primeras palabras, es un tema que puede resurgir en cada cumpleaños.

En este sentido, el lenguaje durante el embarazo tiene un importante valor, porque estimula al bebé, quien, al nacer, la primera voz que identificará será la de su madre.

Y eso es resultado de las interminables pláticas que tuvo la mamá con el bebé antes del parto.

Y otra manera del lenguaje es el contacto físico, porque por instinto las madres se tocan el vientre para hablarle a la niña o el niño. Y los bebés reaccionan al estímulo y al calor corporal, ahí se despiertan también sus emociones.

Esto sin duda influye en la construcción de lazos afectivos como el apego, el cual es primordial en esta etapa de la vida.

¿Qué tipo de comunicación debo tener con mi hijo? ¿Cuándo debo empezar a practicar el lenguaje con mi bebé?

Las preguntas que nos envían son más comunes de lo que parecen y hablan de la importancia de la confianza para comunicarnos en los primeros años de vida.

¡Es increíble que los bebés alrededor de las 25 semanas de gestación, es decir desde el vientre, se van apropiando del lenguaje!

Cuando escucha el corazón o la voz de su mamá, de su papá y de las personas cercanas, esa escucha le permite comenzar a procesar los sonidos y reconocer la lengua materna.

¿Y cómo pueden las madres embarazadas saber que su hija o hijo las escucha?

Es muy fácil, Estudios demuestran que el bebé en el vientre reacciona ante la voz de mamá o de ruidos fuertes: hacen muecas, se les acelera el ritmo cardiaco y realizan movimientos repentinos.

¡Mamás y papás, hablen con sus hijas e hijos en el vientre, de manera amorosa y cálida!

¿Y qué sucede después del nacimiento? ¿Cómo se continúa con estas conversaciones entre los padres o cuidadores y las niñas y niños?

Después de nacer, los bebés nos hablan a través de gestos, señales, movimientos del cuerpo y la cara. También intentan producir sonidos con su boca, garganta y laringe, balbuceos que irán aumentando.

Por ello es tan necesario que las madres, padres y cuidadores los miren, les canten, les platiquen mucho, les lean, les cuenten de su día y les pregunten algunas cosas. Lo importante es conversar con ellos prestándoles atención y mirándolos a la cara.

¡Verán que los bebés estarán muy atentos a sus conversaciones!

¿Después de los balbuceos qué sigue al ir creciendo las niñas y los niños? Empiezan a intentar decir palabras, y por lo general no les entienden. ¿Es la etapa del balbuceo?

¡Exacto! Pero, aunque no les entiendan es importante atender esas charlas como una plática muy importante, después dirán palabras un poco más completas, así hasta que sus palabras sean más claras.

Para ellos este logro es de una increíble importancia pues cuánto más les platiquen los papas y mamás a sus bebes, más rápido aprenderán a producir sonidos y hablar.

El lenguaje verbal del niño pequeño es proporcional al lenguaje que escucha de sus padres. La cantidad como la calidad de esas conversaciones.

Después de todo lo que han aprendido ¿No les parece que sería interesante hacer algo práctico?

Respondan las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo les hablan a sus hijas e hijos?,
  • ¿Qué les cantan?,
  • ¿Cómo les leen?,
  • ¿Se comunican con las miradas y los gestos?

Intenten comunicarse con los bebés haciendo gestos exagerados con “mímica” representando estados de ánimo y pueden acompañar estos momentos con música.

Para profundizar en el tema observen el siguiente video

  1. Mamá explicando cómo se apoya a la correcta pronunciación

Son increíbles todas las estrategias de las que hacen uso sin darse cuenta, cuando interactúan y juegan con su bebé o niño o niña.

La mamá explica que ella lee cuentos a su niño, juega con títeres de dedos, juegos de soplado, cantan canciones, repite el nombre los objetos que su niño manipula.

¡Todo eso ayuda al desarrollo del lenguaje! ¡Entonces las primeras palabras de los bebés estarán llenas de emoción!

Escuchar a su bebe pronunciar sus primeras palabras es una alegría inexplicable para el cuidador. Confirma que efectivamente su bebé o niño nos ha estado escuchado y que está interesado en comunicarse con ustedes.

Por otro lado, su reacción al escucharlo pronunciar sus primeras palabras desarrolla la confianza del bebé en sí mismo, demostrando que puede hacerlo y la importancia de expresarse con palabras.

¿Cuál fue su primera palabra? En general las primeras palabras son de dos sílabas.

Observen el siguiente video.

  1. Padres jugando con sus hijas e hijos donde los niños responden con risas o movimientos.

Como pueden observar las niñas y niños se comunican de múltiples maneras, por ejemplo, con la risa.

Como adultos cuidadores deben motivarlos a expresarse de todas las maneras posibles, leyendo estas formas de comunicación y respondiendo.

La confianza y la comunicación están estrechamente vinculadas, pero hay que intentar evitar forzarlo a repetir palabras una y otra vez.

Respeten los procesos individuales, sus intereses y ganas de expresarse, cada bebé es distinto y hay que atender a las diversas necesidades y ritmos de cada individuo.

Entonces, ¿deben identificar y respetar cuando su hija o hijo no desean establecer comunicación con otros?

Sí, los adultos pueden iniciar una conversación con el bebé niño o niña tan solo comentando lo que está mirando, lo que está haciendo en ese momento y mostrándose atenta a lo que hace.

Es importante también hacer preguntas abiertas más allá de un simple SI o NO, provocando que poco a poco fluyan sus palabras de acuerdo con su verdadero interés.

Es posible que se sorprenda con las respuestas de su hija o hijo, pues ahora tiene la libertad de hablar de una manera más amplia apropiándose de palabras nuevas, mientras relata sus experiencias.

Las preguntas son un componente fundamental de la comunicación.

Es esencial que los adultos aprendan a plantear preguntas a sus niños siempre en relación directa a lo que el bebé o el niño está haciendo.

De esa manera le trasmiten que les interesa conocer qué hace, qué está pensando, que piensa hacer, y que el lenguaje cumple una función.

Además de las preguntas por supuesto, pueden realizar comentarios, describir situaciones, emociones, objetos, acciones.

Ese instinto que a veces tienen madres, padres y cuidadores de hablarles y comunicarnos con sus bebés, es bueno para todas y todos.

Los cuentos también son muy importantes para comunicarse con niñas y niños.

Para finalizar observa la cápsula de El Señor Cara de papá.

  1. Señor cara de papá

Si tienen dudas o necesitan ayuda para realizar las actividades propuestas o alguna sugerencia y quieren compartirlas con nosotros pueden enviarlas al correo [email protected]

¿Tienes dudas de la clase?

Haz una pregunta dando clic aquí

Deja un comentario

Deja un comentario