Portada » Mis derechos a la vivienda y la educación – Civismo Segundo de Primaria

Mis derechos a la vivienda y la educación – Civismo Segundo de Primaria

Aprendizaje esperado: Reconoce la satisfacción de necesidades básicas de salud, educación, alimentación y vivienda como parte de sus derechos.

Énfasis: Reconoce sus derechos y los asocia con sus necesidades básicas de vivienda y salud.

¿Qué vamos a aprender?

Reconocerás la satisfacción de necesidades básicas de salud, educación, alimentación y vivienda como parte de tus derechos.

Identificarás tus derechos y los asocia con tus necesidades básicas de vivienda y educación.

¿Qué hacemos?

Después de la sesión anterior, ¿Platicaste con tu familia sobre el derecho que tienes a la alimentación, de la importancia que tiene el comer correctamente para crecer sano y fuerte?

También recuerdas la importancia que tiene el derecho a la salud para tu cuidado y protección, y de la responsabilidad que tienen las y los adultos que conviven con contigo en tu familia, en la escuela y la comunidad para que puedas ejercer este derecho.

Estos derechos contribuyen a tu bienestar físico, emocional y social, es decir, para tu sano crecimiento, la sana convivencia y una vida mejor.

Para comenzar con esta sesión lee un pequeño cuento que te permite imaginar cuál es la importancia que tiene contar con una vivienda para todos.

“La casita del caracol”

En un terreno abandonado vivían muchos animales, entre ellos vivía un gusanito que no tenía casa. Un día el gusanito decidió ir a la casa de otros animales para pedirles que lo dejaran vivir con ellos.

Primero fue a un hormiguero y dijo: Hormiguita, yo no tengo casa, ¿Me dejarías vivir contigo? bueno, dijo la hormiguita, si quieres te puedes quedar, pero te prevengo que a las hormigas nos gusta comer gusanitos.

El gusanito, espantado, se fue al estanque de los peces y dijo: Pececito, yo no tengo casa, ¿Me dejarías vivir contigo? bueno, dijo el pececito, si quieres te puedes quedar, pero te prevengo que a los peces nos gusta comer gusanitos.

El gusanito, espantado, se subió a un árbol y vio un agujero de ardillas entonces se acercó y dijo: Ardillita, yo no tengo casa, ¿Me dejarías vivir contigo? bueno, dijo la ardillita, si quieres te puedes quedar, pero te prevengo que a las ardillitas nos gusta comer gusanitos.

El gusanito, espantado siguió subiendo al árbol, llegó a un nido de pájaros y dijo: Pajarito, yo no tengo casa, ¿Me dejarías vivir contigo? bueno, dijo el pajarito, si quieres te puedes quedar, pero te prevengo que a los pájaros nos gusta comer gusanitos.

El gusanito, espantado, se cayó del árbol, se encontró a un duendecillo y dijo. Amiguito yo no tengo casa, ¿Me dejarías vivir contigo? Ven, dijo el duendecillo, aquí hay muchas casas vacías, pero son redondas.

Mete primero la cola y deja tu cabeza afuera, así te puedes llevar tu casa a donde quieras, así, desde aquel día el gusanito se transformó en caracol.

Libro de texto: Español. Primer grado. Lecturas

  • ¿Qué opinas de lo que acabas de leer en el cuento?
  • ¿Qué estaba buscando el gusanito?
  • ¿Qué situaciones difíciles encontró en el camino?
  • Al final del cuento, ¿Cómo crees que se sintió el gusanito convertido en caracol?

Desde el inicio de la historia, el gusanito quería encontrar una casita porque estaba desprotegido, estaba solo, no tenía familia y quería vivir en compañía, podría haber sufrido un accidente o perderse, pero afortunadamente sí logró encontrar su casita y estuvo agradecido, ¿En su paso por el lugar donde iba buscando una familia y una vivienda corría riesgo de ser alimento de otros animalitos?

En la historia el gusanito estaba buscando una casita y una familia ya que estaba solo, desprotegido y en riesgo de sufrir un accidente o de ser comida de alguno de los animales que se encontró en el camino, porque no tenía una casita para resguardarse del frío, de la lluvia, del calor y de los animales que se lo querían comer.

Cuando, finalmente, el gusanito encontró su casita a la medida de sus necesidades estuvo protegido y feliz.

Todas las personas tenemos derecho a la vivienda, imagínate, si no tuvieras donde vivir, ¿Cómo te protegerías del frío, el viento, el calor y la lluvia? sin vivienda no podríamos cuidarnos para crecer, estar sanos y felices. En la vivienda, además, tu familia es responsable de brindarte cariño, tratarte con respeto, y protegerte de riesgos que existen en tu propia casa, tu casa o vivienda debe ser un lugar donde puedas compartir muchas historias de vida en la convivencia diaria.

Para continuar, observa el siguiente video se titula “Desde mi casa”, ahí conoce la historia de dos niñas que ante la situación que se está viviendo por la emergencia sanitaria se encuentran resguardadas en casa, como tú, y realizan junto a su familia varias actividades que comparten, y que seguramente tú has realizado, al menos alguna de ellas.

Observa ¿Qué hacen? ¿Cuáles juegos han inventado? reflexiona acerca de la importancia de tener una vivienda.

  1. “Desde mi casa”

¿Cuáles son las actividades que más les ha gustado realizar a María José y Debanhi ahora que están en casa?

Anota en tu cuaderno las actividades que has realizado en este tiempo, por ejemplo:

  1. Pasar más tiempo en familia.
  2. Ver fotografías.
  3. Hacer ejercicio.
  4. Inventar juegos.
  5. Leer.
  6. Pintar.
  7. Hacer obras de teatro con títeres.
  8. Estudiar a partir de “Aprende en casa 2”.

Seguramente te has dado cuenta de que todas las niñas y los niños tienen derecho a la educación.

Observa el siguiente video acerca del derecho a la educación.

CNDH: “Derecho a la educación”

El Derecho a la Educación es muy importante porque lo ejerces cuando vas a la escuela y aprendes a leer, escribir, a dibujar, a expresar tus pensamientos y sentimientos y mucho más. Aunque ahora no puedes asistir a la escuela, sigues aprendiendo a través de Aprende en casa 2 y te comunicas con tus maestras y maestros.

Es un derecho fundamental de todas las personas, ya que te permite adquirir conocimientos, desarrollar habilidades y capacidades para convivir mejor y alcanzar una vida plena.

Al ejercer tu derecho a la educación puedes desarrollar tus capacidades para convivir mejor y aprender sobre muchas cosas del mundo que te rodea.

Analiza el siguiente texto de lo que sucede:

“José Luis es un niño al que le gusta ir a la escuela para aprender matemáticas y ciencias, practicar deportes y trabajar en equipo”.

Sus compañeras y compañeros lo aprecian en el grupo porque siempre los apoya en sus actividades y tareas.

Pero su familia tiene problemas, su mamá habló con él y le dijo que posiblemente lo va a sacar de la escuela para que cuide a sus hermanitos; le dijo que ella debe trabajar y no tiene quien la apoye.

¿Qué crees que suceda con José Luis? ¿Qué se puede hacer para que José Luis no deje de ir a la escuela?

Una opción es que la maestra hable con su mamá para buscar otra solución si no José Luis no va a pasar de año porque ya no va a poder ir a la escuela y tiene derecho a la educación, eso significa continuar estudiando.

José Luis necesita conocer que tiene derecho a la educación y que tiene que ejercer ese derecho.

Es necesario conocer, comprender y compartir con las personas a las que les tenemos confianza lo que nos sucede diariamente para poder ayudarnos a encontrar soluciones.

Vuelve a leer detenidamente el caso de José Luis, él habló con su maestra y ella platicó con la mamá para apoyar a José Luis, invitó a la señora a platicar con sus parientes y vecinos, y ella –la mamá de José Luis- logró que su prima le ayude a cuidar a sus niños pequeños para que José Luis no deje de estudiar y siga ejerciendo su derecho a la educación.

En el siguiente video observa a niñas y niños comentando si conocen sus derechos y cuáles son, esta información es muy importante. Observa a partir del minuto 5:40 al 6:37

“Momentos para recordar los derechos de los niños”

Para ir concluyendo esta sesión, recuerda que todas las niñas y todos los niños tienen derechos que les permite satisfacer sus necesidades y desarrollarse para vivir felices.

También reconociste tus derechos a la vivienda y a la educación, que te ayudan a satisfacer necesidades básicas y tener una vida digna, es importante que realices diferentes acciones para cuidarte en casa, protegerte y aprender mucho en la escuela, así, puedes compartir grandes historias con tus seres queridos sobre tu escuela.

El Reto de Hoy:

Este es un reto sorpresa y consiste en que debes escribir en tiras de papel, un mensaje para los integrantes de tu familia con palabras cortas como: “sonríe”, “hoy es un día especial”, “te invito a tomar un vasito de agua fresca”, por nombrar algunos.

Colócalos en diferentes lugares para que tus familiares los busquen y una vez que los encuentren te ayuden leyéndolos en voz alta. Observa su rostro cuando lo lean y dibuja en tu cuaderno una imagen que lo represente.

Comparte con tu familia, maestra o maestro y amigos grandes experiencias.

Si te es posible consulta otros libros y comenta el tema de hoy con tu familia.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

¿Tienes dudas de la clase?

Haz una pregunta dando clic aquí

Deja un comentario