Portada » Mis grupos de interacción y mi identidad – Civismo Segundo de Secundaria

Mis grupos de interacción y mi identidad – Civismo Segundo de Secundaria

Aprendizaje esperado: Valora la influencia de personas, grupos sociales y culturales en la construcción de su identidad personal.

Énfasis: Valorar la influencia de los grupos con los que interactúa en la construcción de su identidad.

¿Qué vamos a aprender?

En esta sesión, identificarás cuáles son tus grupos de interacción más significativos y la influencia que estos tienen en el proceso de la construcción de tu identidad.

¿Qué hacemos?

Esta vez iniciarás la sesión, recordando una historia que probablemente conoces, Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll. En esta historia, Alicia, que era una jovencita aventurera y muy inquieta, atraviesa una serie de situaciones que le hacen cuestionarse todo a su alrededor, incluso quién es ella realmente.

En un fragmento de la historia, Alicia comienza a decir:

– ¡Dios mío! ¡Qué cosas tan extrañas pasan hoy! Y ayer todo pasaba como de costumbre. Me pregunto si habrá cambiado durante la noche. Veamos: ¿era yo la misma al levantarme esta mañana? Me parece que puedo recordar que me sentía un poco distinta. Pero, si no soy la misma, la siguiente pregunta es, ¿quién demonios soy? ¡Ah, este es el gran enigma!

Y se puso a pensar en todas las niñas que conocía y que tenían su misma edad para ver si podía haberse transformado en una de ellas.

– Estoy segura de no ser Ada -dijo-, porque su pelo cae en grandes rizos, y el mío no tiene ni medio rizo.

Y estoy segura de que no puedo ser Mabel, porque yo sé muchísimas cosas, y ella, ¡oh!, ¡ella sabe poquísimas! Además, ella es ella, y yo soy yo, y…

¡Dios mío, qué rompecabezas! Voy a ver si sé todas las cosas que antes sabía. Veamos: cuatro por cinco doce, y cuatro por seis trece, y cuatro por siete…

¡Dios mío! ¡Así no llegaré nunca a veinte! De todos modos, la tabla de multiplicar no significa nada. Probemos con la geografía. Londres es la capital de París, y París es la capital de Roma, y Roma… No, lo he dicho todo mal, estoy segura. ¡Me debo haber convertido en Mabel…!

Así como Alicia, ¿has sentido inquietud sobre quién eres ahora, debido a los cambios que estás experimentando en la adolescencia?

Puede ser que, en cierta ocasión, al verte al espejo, hayas tenido la sensación de que la imagen que refleja ya no corresponde a cómo te sientes ahora. Incluso, quizá hayas querido cambiar tu estilo de ropa o tu corte de cabello.

Esta situación es frecuente, pues durante la adolescencia se presentan cambios en tu aspecto físico, a nivel psicológico y social que convierten esta etapa en un momento clave para la construcción individual de tu identidad, a la vez que buscas, consciente o inconscientemente, tener un lugar en el mundo.

Pero ¿cómo se da la construcción de la identidad?

Para profundizar en ello, observa el siguiente video.

  • La identidad colectiva.

Como se menciona en el video, la identidad implica que, paulatinamente, cada persona tome conciencia sobre sus características y atributos personales. Esto permitirá diferenciarse de otros y reconocerse a sí mismo como alguien único y valioso.

La definición de la identidad es un proceso dinámico, eso quiere decir que su construcción es permanente.

En la conformación de la identidad se incorporan nuevos componentes o se redimensionan. Ésta se nutre de la percepción que se tiene de sí, pero también influye, en gran medida, la percepción que las y los demás tienen de nosotras o nosotros y cómo esto retroalimenta la idea que tenemos de nuestra persona. Es una combinación de los elementos de la historia de nuestra vida y la interacción que tenemos con la gente que ha intervenido en ella, por lo tanto, es una construcción social de quiénes somos.

Asimismo, la identidad permite que seamos capaces de diferenciarnos de las y los demás, pero que también podamos reconocer similitudes entre nosotras y nosotros.

En este proceso se incorporan actitudes, valores, conductas, ideologías, creencias y algunos otros rasgos sociales de los que nos apropiamos, a partir de la convivencia con personas o grupos que se vuelven importantes para nosotras y nosotros, y que tomamos como referencia.

En ciertos casos, como en la familia y en la escuela, este proceso de moldeamiento es explícito, es decir, se tiene la intención de que nos apropiemos de estas características, pues se consideran fundamentales para nuestro desarrollo personal y social. Como cuando nuestros padres nos enseñan modales, hábitos, valores y comparten con nosotros sus creencias religiosas.

En otras ocasiones, por ejemplo, cuando estamos con nuestras amigas, amigos o compañeras y compañeros, este proceso es implícito, pues comenzamos a adoptar características que nos agradan o con las cuales simpatizamos, sin que, necesariamente, seamos conscientes de ello.

Ahora, reflexiona en lo siguiente:

¿Te ha pasado que, de repente, notas que empiezas a comportarte o a hablar como algunas o algunos de tus amigas o amigos?

Esto se debe a que, con la convivencia constante, comienzas a ceder ante la influencia que ellas y ellos tienen en ti y, a su vez, ellas y ellos también se apropian de algunas características tuyas.

Por tal razón, la adolescencia se convierte en una fase de transición, definida y significativa para cada individuo. Se podría decir que esta “naciente identidad” adquiere contenido: experiencias, perspectivas, metas, por mencionar algunos aspectos; y se relaciona con modelos de roles y valores culturales.

Aunque, por otra parte, este modelamiento de la identidad no sólo agrega características a la descripción de la persona, puede ser que, en ocasiones, se abandonen algunas de ellas porque parecen ser obsoletas para definir quién ser o que se incorporen otras como parte de la personalidad.

¿Alguna vez te has preguntado qué tipo de características has adoptado de la gente a tu alrededor, o qué ha influido de ellas y ellos en ti debido a la convivencia?

Primero, piensa en quiénes son las personas o grupos con los que te relacionas cotidianamente y por qué son importantes para ti.

Muy probablemente, en quienes pensaste primero fue tu familia, pues al vivir juntas y juntos, es con quienes más convives y compartes cosas. Pero ¿puedes identificar otros grupos?

A continuación, escucha a cuatro adolescentes que compartieron sus respuestas en la sección “La voz de la juventud”.

  • Audio. Lesly.
  • Audio. Lupita.
  • Audio. Loreto.
  • Audio. Evelin.

¿Las respuestas de estas estudiantes te ayudaron a pensar en otros grupos con quienes convives?

Como escuchaste, ellas mencionan a sus grupos de amigas o amigos y al equipo deportivo con el que entrenan, pues los consideran importantes debido a que comparten momentos agradables, festejos, actividades en común, pero también valores y actitudes que les sirven para enfrentar las situaciones cotidianas que viven.

Analiza lo siguiente:

¿De qué otra forma puedes identificar los grupos con los que interactúas de manera constante y que pueden ser importantes para la construcción de tu identidad?

Eulalia Torras, una psiquiatra psicoanalista de la Sociedad Española de Psicoanálisis explica en uno de sus artículos que, al inicio de la vida, los grupos de interacción social se dividen en:

  • Aquellos que las y los adultos determinan o deciden, como la escuela, los grupos recreativos y educativos, deportivos, de música, de idiomas, etc.
  • Y en los grupos espontáneos, es decir, en los que se elige estar, como los que se conforman entre compañeras y compañeros de salón o con ciertos integrantes de la familia; este grupo también incluye a las amigas y los amigos del barrio o pueblo, o las amistades que se forman durante algún viaje vacacional.

Durante la adolescencia, los grupos espontáneos se acentúan más, de acuerdo con los intereses y objetivos.

La familia sigue siendo un grupo importante, pero la importancia e influencia de las amistades toma más fuerza. Esto ayuda a que las y los adolescentes evolucionen favorablemente hacia una identidad propia.

En esta búsqueda de la identidad propia, es normal que los adolescentes participen en grupos muy distintos entre sí, incluso contradictorios; por ejemplo, algunos podrán ser parte de grupos muy afines a los deportes, pero también ser parte de aquellos que se inclinan por las artes, o que están enfocados en el estudio u otros que tienen que ver con el ocio y la recreación. Algunos se desarrollarán en entornos cercanos a la familia y otros estarán muy alejados. Esto se debe a que cada uno de estos grupos representa una faceta de la personalidad.

Cualquiera que sea el motivo por el cual se busque esta interacción, lo cierto es que, en cada uno se espera fidelidad e incondicionalidad, empatía, poder compartir inquietudes, inseguridades, ansiedades y apoyo mutuo.

A cambio, se ofrece explorar en conjunto nuevas formas de hablar, vestir, comportarse, escuchar nueva música, practicar actividades diferentes, e incluso dejar de hacer algunas cosas del pasado y crear una nueva faceta juntas y juntos.

Ahora que has podido identificar cuáles son tus grupos de interacción, realiza la siguiente actividad:

Elabora un esquema gráfico que te permita analizar la influencia que estos tienen en la construcción de tu identidad. Para ello, vas a necesitar algunas fotografías, recortes o dibujos con los que te representes; un pliego de papel como una cartulina o algunas hojas unidas por los lados; tus lápices de colores, tijeras y pegamento.

Lo primero que vas a hacer es pegar, en el centro, tu fotografía o la imagen que decidiste usar para representarte. El siguiente paso es nombrar a cada grupo e identificar qué cualidades has adoptado o desarrollado junto con ellos, escribiéndolo a un lado de cada imagen.

Para darte una idea, observa el siguiente ejemplo.

El ejemplo anterior corresponde a la alumna de secundaria, Mariana. Alrededor de su foto, ella pegó algunas fotografías de sus grupos y los ha unido con flechas. En tu caso, deberás hacer lo mismo con tus recortes.

Después, Mariana puso a su familia y escribió que, los aspectos que ha incorporado a su identidad son las tradiciones familiares y los valores culturales, pues ella y las mujeres de su familia, participan en un grupo que practica y preserva las danzas tradicionales de su región.

El segundo grupo que señaló, fueron sus amigas y amigos; la mayor parte del tiempo juegan boliche. Además de ser una actividad divertida, ella cree que aprender a jugar juntos y apoyarse como equipo, ha propiciado que ella adopte una actitud positiva sobre sí misma y sus capacidades.

Otro grupo con el que interactúa, de forma constante, y con el que se siente muy unida es el que conforman sus compañeras y compañeros de clase. Al respecto, Mariana escribió que ha experimentado escuchar nuevos y diferentes géneros musicales, de los cuales ha tomado gusto y también aprendió a trabajar en equipo y a sentirse apoyada por ellas y ellos.

Después de clases, asiste a un grupo de informática que se formó en el centro comunitario de su localidad. Ahí encontró un grupo con el cual comparte su pasión por la informática, los artículos o aplicaciones tecnológicas. Aunque ella ya tenía el gusto por la informática, poder llegar a un espacio donde todas y todos aportan novedades y comparten sus experiencias, le ha dado la confianza para investigar más cosas al respecto e, incluso, considerarlo para la elección de una carrera profesional en un futuro.

Un grupo con el que se siente muy identificada es el de unas jóvenes activistas que luchan por concientizar a la población sobre la equidad de género en sus espacios próximos. Mariana ha aprendido sobre sororidad y perspectiva de género y ha adoptado estos principios como parte de la forma en que establece relaciones tanto con mujeres y hombres.

Por último, colocó una fotografía de una faena de servicio comunitario que realizó junto con su grupo de escultismo. En este ha desarrollado la disciplina, la solidaridad y el ingenio. Aunque sólo se reúne con sus integrantes los fines de semana, considera que ha transformado la manera en que participa en los diferentes ámbitos, la forma en que toma decisiones y las actividades colectivas en las que interviene en la casa, la escuela o cualquier otro lugar.

Después de la información anterior, contesta las siguientes preguntas:

¿Qué te pareció el esquema que construyó Mariana?

¿Te sentiste identificada o identificado con alguno de sus grupos?

¿Qué grupos tuyos son distintos a los de Mariana?

Así como ella destacó las características más importantes que ha aprendido o las actitudes y valores que ha internalizado, gracias a su convivencia, tú también podrás escribir los rasgos que consideres sobre cada uno de tus grupos.

Para complementar lo que has visto, escucha otros testimonios de algunas y algunos adolescentes. Presta mucha atención.

  • Audio. Leonardo.

Leonardo: “Yo convivo mucho con algunos chicos que juegan videojuegos y les gusta ver anime, creo que de ahí saqué mi pasión por este tipo de cosas. También creo que han influido en mi forma de ser serio, comprensivo y sincero y en mi perspectiva, pues con ellos platico de situaciones que no son tan comunes y en las que casi nadie me entiende. Gracias a ellos también he adoptado sueños que espero poder cumplir”.

  • Audio. Marlen.

Marlen: “Mis amigos son un grupo con el que interactúo todo el tiempo, es por ello que algunas cosas de las que me gustan o uso a diario las aprendí con ellos, por ejemplo, diferentes canciones, mi forma de vestir y de hablar, incluso tenemos palabras que usamos para decirles a las cosas que casi nadie más usa.

Convivir con ellos y ser su amiga me ha dado confianza y seguridad, pues también me enseñaron a vivir sin prejuicios”.

  • Audio. Dirayarit.

Dirayarit: “Gracias a la situación que estamos viviendo actualmente, la interacción que tengo en redes sociales con un grupo de rescate de cachorritos al que pertenezco, ha ido aumentando. Me identifico mucho con ellos por la estima que tenemos hacia estos animalitos, en este espacio he aprendido a ser responsable y compasiva, a interesarme por aquellos que no se pueden defender, como los cachorritos que rescatan y rehabilitan, y a trabajar en equipo”.

  • Audio. Lupita.

Lupita: “Mi familia es el grupo que ha influido más en mí, me parezco mucho a ellos, tanto en lo físico, como en nuestra forma de ser. Ellos me han enseñado muchas cosas, sobre todo valores. Pero también cosas divertidas, como el deporte, con ellos suelo jugar baloncesto y eso me ha dado la oportunidad de hacer varios amigos en la escuela y en el parque al que salía a jugar”.

  • Audio. Ángel Arturo.

Ángel Arturo: “Mi grupo de amigos es variado, platicamos mucho sobre los juegos que nos gustan, escuchamos la misma música y algo que también tenemos en común y hemos aprendido juntos es a arreglar aparatos electrónicos, nos parece muy interesante y creo que podría dedicarme a eso en un futuro”.

Como pudiste darte cuenta, con el ejemplo de Mariana y en estos testimonios, hay diversos grupos con los que compartes intereses y gustos. Entre mayor interacción social tengas y entre más diversos sean estos grupos, la construcción de tu identidad se irá nutriendo de diferentes factores y esto facilitará explorar y conocer tu “nuevo Yo”.

Ya lo decía Gabriel García Márquez, “los seres humanos no nacen para siempre el día que sus madres los alumbran: la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez, a modelarse, a transformarse, a interrogarse (a veces sin respuesta), a preguntarse para qué han llegado a la tierra y qué deben hacer en ella”.

Antes de finalizar la sesión, recapitula lo aprendido.

La construcción de la identidad es un proceso dinámico que se acentúa durante la adolescencia. En esta etapa de la vida se adoptan nuevos valores, creencias, opiniones y formas de expresar quiénes somos. Se dejan atrás aquellas que ya no nos representan y se evoluciona hacia la concepción de quiénes seremos en un futuro.

Durante este proceso, los grupos con los que interactúan las y los adolescentes (ya sean grupos sociales o culturales), ejercen una gran influencia; al compartir intereses y objetivos, sus opiniones y la retroalimentación que les brindan, respecto a lo que proyectan sobre sí, se vuelven trascendentes, ayudándoles a moldear y reforzar cada aspecto de su identidad.

El Reto de Hoy:

Consulta tu libro de texto y reflexiona sobre qué otros factores contribuyen en la construcción de tu identidad y en la forma en que te integras en los diferentes grupos sociales.

Finalmente, concluye tu esquema gráfico y compártelo con quien tú desees.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

Deja un comentario