Portada » No se vale quedarse con la duda – Lenguaje Primero de Secundaria

No se vale quedarse con la duda – Lenguaje Primero de Secundaria

Aprendizaje esperado: Presenta una exposición acerca de un tema de interés general

Énfasis: Solicitar información o respuestas en una exposición

¿Qué vamos a aprender?

En esta ocasión será importante mencionar que No se vale quedarse con la duda. Con esto se refiere a: solicitar información o respuestas en una exposición, cuando sea el momento de hacerlo, ya que debes tener en cuenta que exponer no solamente es ver y escuchar, sino entender el tema, y al final, resolver todas aquellas dudas que se tengan respecto al mismo.

En otros momentos de tu vida escolar has trabajado sobre cómo presentar la exposición de un tema. Sin embargo, durante esta sesión, te vas a colocar del otro lado: no como expositores, sino como público o audiencia, y trabajarás sobre cómo solicitar información o respuestas en una exposición.

Esto va a permitir entender cómo se realiza una escucha activa y atenta, y cómo puedes contribuir con la síntesis de lo escuchado al conocimiento propio y del resto de tus compañeros.

Se refiere a que trabajarás cómo estar atentos a lo que se dice en una exposición, así como tomar algunas notas e identificar todas aquellas dudas que vayas teniendo para hacer las preguntas pertinentes al finalizar la exposición,

Recuerda que todo lo que veas es para reforzar tu conocimiento, así que te recomiendo llevar un registro de las dudas, inquietudes o dificultades que surjan durante los planteamientos, pues muchas de éstas, las podrás resolver al momento de consultar tu libro y revisar tus apuntes.

¿Qué hacemos?

¿Alguna vez tuviste que participar en una exposición en la escuela?

¿Qué fue lo que complementó tu exposición?

Una de ellas son las preguntas que surgen en una exposición, ya que son de suma importancia para el tema expuesto. Esta vez te enfocarás en el papel que puedes asumir, como público, en la recta final de una exposición para hacer preguntas.

Después de la exposición del tema, viene la ronda de preguntas por parte de la audiencia, lo que permite extraer todo lo posible sobre ese tema.

“Quien hace una pregunta es ignorante cinco minutos; quien no la hace, será ignorante siempre. “

Partiendo de este proverbio, es importante hablar de las preguntas que se realizan, después de una exposición.

¿Cómo puedes hacer una pregunta al término de una exposición?

¿Qué elementos debes considerar para preguntar?

¿Puedes preguntar todo lo que tu quieras?

¿Qué pasa si al momento de hacer una pregunta, no te es resuelta por el expositor?

Para empezar reflexiona a partir de las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué es importante preguntar?
  • ¿Qué debes considerar para formular una pregunta?
  • ¿Cómo saber si tu pregunta ha sido totalmente contestada?
  • ¿Qué puedes tomar en cuenta para evitar formular preguntas equívocas o desacertadas?

Es muy importante que, como audiencia, sepas qué preguntar y cuándo.

¿Por qué es importante preguntar?

Cuando alguien cuestiona al ponente, lo hace por dos razones:

1. Para resolver una duda o aclarar algún aspecto.

2. Para profundizar más sobre el tema, porque le ha interesado.

Para comprender mejor lo anterior, observa el siguiente esquema:

Como puedes apreciar, se pregunta para aclarar dudas. Por lo tanto, si es que llegan a existir dudas de manera general sobre un dato que se mencionó en la exposición, es importante preguntar, para así obtener del ponente una explicación desde otra perspectiva y con nuevos ejemplos. Por otro lado, se puede preguntar también para para profundizar sobre el tema, por si hubo algo que se mencionó que llamó tu atención y sobre lo cual querríamos saber más: dónde encontrar más información, qué otros aspectos existen de ello, etcétera.

Entonces puedes preguntar tanto si no entendiste algo como si lo entendiste y llamó tu atención y quieres saber más.

¿Qué debes considerar para formular una pregunta?

Hay que tomar algo en cuenta: no hay preguntas malas, quizá existan unas más claras que otras. Y se retoma un dicho: “hacer las preguntas correctas requiere de tanta habilidad como dar las respuestas correctas”. Esto que estas analizando está enfocado a que tú, como audiencia, formulas la pregunta más adecuada para conseguir la respuesta más pertinente.

¿Qué debes considerar?

Apuntar algún concepto, palabra, o definición que no escuchaste, atendiste, o que no quedó claro durante la exposición. Es normal que, en una presentación, como audiencia, se vayan ciertas cosas: ya sea por distracción, porque estas enfocado en algo específico, o simplemente porque no entendiste la forma de exponer del ponente.

¿Cómo saber si tu pregunta ha sido totalmente contestada?

Hay que tomar en cuenta que hay factores para llegar a ese punto: en ocasiones, puedes preguntar y, el expositor puede dar una repuesta muy extensa que no toque la duda que necesitas disipar, y, en su lugar, te deja con una respuesta inacabada, y después, te da vergüenza volver a preguntar; o, a veces, dan una respuesta que te genera más dudas o cuestionamientos; desde cierta perspectiva, eso está bien: quiere decir que el tema es interesante y complejo; pero una buena respuesta te debe dejar más certezas que dudas, y eso depende de qué y cómo preguntar.

Y esto lleva a la siguiente pregunta; y ya sabes, recordando que no existen las malas preguntas, pero si aquéllas que te puedan beneficiar más: ¿qué hay que tomar en cuenta para evitar formular preguntas equívocas o desacertadas?

Para responder esto, necesitas ir a la raíz, es decir, como público, tomar en cuenta ciertas acciones y actitudes desde la presentación.

  • Respetar y no interrumpir la exposición.
  • Escuchar con atención y con respeto a quien expone.
  • Preguntar, ya sea para aclarar dudas o ampliar el tema.
  • Si sabes algún dato que pueda complementar lo que se expone, compartirlo con los demás.
  • Tomar notas para reconstruir las ideas principales y las ideas secundarias, y registrar la información compartida por el expositor. También para saber qué preguntar al final de la exposición y no interrumpir a quien expone.

Este punto hay que considerarlo siempre. Como parte de la audiencia, al momento de escuchar la exposición, es aconsejable realizar una serie de anotaciones, en donde retomes o consideres lo puntos más relevantes del tema, pues eso te ayudará no sólo a fijar el conocimiento que vayas adquiriendo, sino a construir dudas y preguntas que puedas plantear al final de la exposición.

Ahora observa las dos últimas recomendaciones:

  • Elaborar algunas preguntas que quieras hacer, ya sea sobre ideas o aspectos que no quedaron suficientemente claros, acerca de otros aspectos que pueden relacionarse con el tema o que no se mencionaron; incluso, puedes preguntar al expositor su punto de vista sobre el tema.
  • Proponer ideas propias o construirlas con las del expositor.

Recuerda también que cómo preguntar es casi tan importante como qué preguntar. Siempre es aconsejable levantar la mano para solicitar la palabra y decir, por ejemplo: “Me quedé con esta duda, ¿puede ayudarme a resolverla?” Una pregunta realizada con claridad y amabilidad contribuirá a mejorar la calidad de la exposición y el ambiente del grupo.

Ahora, te invito a que veas el siguiente video de la exposición de unos alumnos. Pon atención para analizarlo después.

  • Exposición de los alumnos

¿Notaste algunos aspectos, sobre la manera de cuestionar o responder, de los que se mencionaron al inicio de esta sesión?

Primero analiza la parte en donde la compañera hace la siguiente pregunta: cuando hablaste de las alteraciones, ¿te refieres a que las personas se ponen todas locas?

Como pudiste notar, esta alumna hizo una pregunta que no está formulada de acuerdo con el tema y, además, la realiza con un tono sarcástico y riéndose.

¿Consideras que es la actitud y la manera en que se tienen que hacer las preguntas, de acuerdo con lo que has estado viendo en esta sesión?

Es evidente que no, el público debe hacer sus anotaciones durante la exposición para que cuando llegue el momento de las preguntas, éstas puedan formularse con un sentido y una intención de aprendizaje y no como juego, como en este caso.

La respuesta del expositor fue muy acertada, porque a pesar de que le preguntaron algo ilógico sobre el tema, le respondió acertadamente.

Otro compañero hizo la pregunta: “Si alguien llega a tener algún tipo de estos trastornos, ¿qué se debe hacer?

En este caso, como puedes notar, el compañero cuestionó al expositor con una actitud de respeto y congruencia, ¿te dieron cuenta de eso?

Por eso es que también el expositor le respondió correctamente, ya que la pregunta estaba sustentada y fue adecuada y tenía relación directa con el tema.

En este caso, sí se está cumpliendo con el propósito de la sección de preguntas y respuestas en una exposición.

Observa un ejemplo más.

¿Te percataste de que mientras este alumno estaba haciendo su pregunta y el expositor le respondía, la compañera se encontraba echando relajo?

El expositor después de haber respondido, les comentó a los demás que cuando algún compañero realice una pregunta y se le responda, pongan atención, ya que es una falta de respeto que no se atienda porque no te gustaría que les pasara lo mismo; por lo que les pidió que ayudaran a reforzar la respuesta que acababa de dar a su compañero.

Además, hubo un momento de tensión y el expositor decidió darle la palabra a otro compañero, que quería hacer una pregunta.

El expositor tenía toda la razón de haber dicho lo que dijo, porque es muy importante que exista respeto hacia el trabajo de los demás y, por supuesto, hacia la propia audiencia; en este caso, hacia sus compañeros.

Ahora observa el ejemplo en donde un compañero presiona al expositor con una serie de cuestionamientos para que éste le responda una pregunta compleja. ¿Cómo lo hizo?

Un compañero comenzó a hacerle una serie de preguntas al expositor, de tal manera que, al presionarlo con estos cuestionamientos, éste no supo responder y lo único que dijo fue que tenía muchas inquietudes y que lo invitaba a que no se quedara solamente con la información que él había compartido, y aprovechara la oportunidad para investigar más sobre el mismo.

Especialmente en este caso, se puede enfatizar que en ocasiones cuando una persona escucha con atención y tiene algunos conocimientos sobre el tema, es muy probable que quiera profundizar más y, por lo tanto, presiona al expositor para que responda todas sus inquietudes. Sin embargo, si el expositor se ve rebasado por las preguntas, si siente que no cuenta con los conocimientos necesarios para responder, puede, como en este caso, sentirse abrumado y responder como viste.

Aquí lo único que hizo fue evadir las preguntas que le hicieron sobre el tema,

Por último, observa este ejemplo:

La compañera realizó una pregunta: ¿cómo podemos prevenir la alteración de nuestra imagen corporal?, y cómo pudiste apreciar, el expositor no respondió de manera asertiva y clara.

El expositor, en lugar de responder de manera directa y concreta, empezó hablar de muchas cosas de lo que ya había explicado anteriormente y evadió la esencia de la pregunta.

No se trata de evidenciar al ponente, siempre hay que tener respeto hacia los demás, sin embargo, esto demuestra que la pregunta del receptor fue correcta, y abrió una duda razonable que habrá que atender.

Es importante que, al momento de participar en una exposición como audiencia, pongas atención y tomes notas con la finalidad de que, al momento de llegar a la sección de preguntas, tengas una buena participación sobre la temática y se pueden resolver las dudas e inquietudes que lleguen a surgir, así como también aportar sobre el tema para hacerlo más enriquecedor.

Por lo que te recomiendo que reflexiones que una exposición es una práctica que te permitirá fortalecer los conocimientos sobre un tema de interés y, por lo mismo, independientemente del papel que llegues a tomar, debes hacerlo con respeto y atención.

Las preguntas deben ser, congruentes, precisas, con un propósito o finalidad, con veracidad y siempre aportando algo sobre el tema.

El Reto de Hoy:

Te invito a que ubiques en tu libro de texto de Lengua Materna el aprendizaje esperado “Presenta una exposición acerca de un tema de interés general”, en específico la sección dedicada a “Solicitar información o respuestas en una exposición” y realizar las actividades que se propongan.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

¿Tienes dudas de la clase?

Haz una pregunta dando clic aquí

Deja un comentario