Portada » Promuevo la equidad de género en mis grupos de pertenencia – Civismo Segundo de Secundaria

Promuevo la equidad de género en mis grupos de pertenencia – Civismo Segundo de Secundaria

Aprendizaje esperado: Analiza implicaciones de la equidad de género en situaciones cercanas a la adolescencia: amistad, noviazgo, estudio.

Énfasis: Aplicar acciones que promueven la equidad de género en las relaciones cotidianas con sus grupos de pertenencia.

¿Qué vamos a aprender?

Reforzarás que es la equidad de género y hablaras sobre las acciones y actitudes que la desfavorecen y favorecen. Identificarás acciones que puedes aplicar en los diferentes círculos sociales donde te desenvuelves para promoverla.

¿Qué hacemos?

Durante el desarrollo de la sesión realizaras una matriz de análisis que te permita reflexionar sobre las condiciones de equidad de género existentes en tus diferentes grupos de pertenencia.

Reflexiona sobre la siguiente frase:

“Si alguien considera estar limitado por su género, raza u origen, se volverá aún más limitado”.

¿Qué opinas sobre la frase de Carly Fiorina? ¿Consideras que sentir que no puedes hacer algo debido al género, es un obstáculo?

Esta es una frase de una mujer que, como tantas otras personas, han sobresalido a pesar de los obstáculos y condiciones adversas, muchas relacionadas con el género y la falta de equidad.

La confianza que tenemos en nosotras y nosotros mismos es fundamental para nuestro desarrollo, y ésta se alimenta de los comentarios positivos o negativos que recibimos de la gente que nos rodea.

Cuando los grupos que existen en nuestro entorno dicen que algo no debe hacerse o decirse porque lo consideran inadecuado, normalmente se les hace caso, pues se tiene plena seguridad de que es por nuestro bien.

Pero ¿qué pasa si eso que te sugieren evitar se contrapone con la forma en que te gusta expresarte, las creencias que tienes o los sueños y metas que quieres cumplir?

¿Será válido limitar tus opciones debido a la opinión, basada en el género?

Escucha a Imelda, Jorge y Alix, quienes compartieron su testimonio en la sección la Voz de la Juventud. Presta atención y analiza si has vivido situaciones similares.

  • Audio, Imelda. Adjunto en la carpeta compartida.

Imelda:

Yo quiero dedicarme a la arquitectura, ero integrantes de mi familia me han dicho que mejor elija otra carrera, ya que, según ellos, eso no es de mujeres y se me va a dificultar mucho.

  • Audio, Jorge. Adjunto en la carpeta compartida.

Jorge:

A mí me hacen burla, porque yo lavo mi propia ropa y algunas personas dicen que esto es solo para las mujeres.

  • Audio, Alix. Adjunto en la carpeta compartida.

Alix

A mí me gustaría usar el cabello corto, pero no lo hago porque dicen que el cabello corto es para hombres.

¿Te ha sucedido algo similar? ¿Consideras que las labores del hogar, las profesiones o los gustos deben tener género?

El género se refiere a las creencias, costumbres o patrones sobre lo que significa ser y vivir como mujer o como hombre, atribuido socialmente debido a las diferencias biológicas. Como consecuencia, se ha generado distinción y desigualdad en el trato entre las personas de cada sexo, pero esto se ha acentuado en el caso de las mujeres.

En la cotidianidad, constantemente nos enfrentamos a situaciones que tienen que ver con el género. Los testimonios de Imelda, Jorge y Alix son ejemplos de cómo influyen las ideas preconcebidas en las actitudes de las personas que les rodean, como el hecho de tratar de intervenir en la decisión de qué carrera estudiar o cual no, por el hecho de ser mujer, señalar o burlarse de los hombres que realizan los quehaceres de la casa o cuestionar los gustos personales como el corte de cabello, las actividades recreativas que se prefieren, entre otras cuestiones.

Situaciones como las anteriores y otras muchas, han generado desventajas que aquejan primordialmente a las mujeres, afectando el ejercicio de sus derechos. Esto ha derivado en la falta de equidad de género que, históricamente, las ha puesto en desventaja en los ámbitos social, económico, cultural y político.

También los hombres han enfrentado situaciones relacionadas con la inequidad, debido a la concepción que se tiene de los roles de género, de modo que han sido señalados y juzgados por hacer actividades que se pensaban exclusivas para las mujeres, como apoyar en las labores del hogar; participar en la crianza, dedicarse a las artes, rechazar las conductas violentas o usar prendas de vestir de ciertos colores.

Ahora, reflexiona: ¿es conveniente seguir con ese trato diferenciado y desigual entre mujeres y hombres? ¿Consideras que la falta de equidad afecta tus relaciones con las y los integrantes de los grupos a los que perteneces?

Observa y escucha el siguiente fragmento audiovisual. Relaciona las situaciones que se exponen con las preguntas que se mencionaron previamente.

  • Ser mujeres ser hombres

Las situaciones que se mostraron y describieron en el vídeo, además de lo que se mencionó previamente, no sólo te puede afectar a ti, sino también a tus familiares, amigas y amigos o con quienes te relacionas.

Es así que, por circunstancias como las anteriores, surgió y se ha promovido la equidad de género, la cual busca contrarrestar el trato diferenciado y desigual entre mujeres y hombres.

Para esto, un primer paso es que tú te des cuenta y reflexiones en torno a las ideas, patrones, conductas, así como roles que van en contra de la equidad de género y que muchas veces replicas sin darte cuenta en tus vivencias y relaciones.

Para comprender un poco más acerca de qué es la equidad de género, observa la siguiente definición y lee la explicación.

La equidad de género

Se define como “la imparcialidad en el trato que reciben mujeres y hombres de acuerdo con sus necesidades respectivas, ya sea con un trato igualitario o con uno diferenciado, pero que se considera equivalente en lo que se refiere a los derechos, los beneficios, las obligaciones y las posibilidades”.

Como apreciaste, la equidad de género implica imparcialidad en el trato hacia mujeres y hombres, el cual debe ser igualitario y, en caso de ser diferente, esto sólo dependerá de las necesidades específicas de cada sexo.

Por ejemplo, las mujeres requieren tratamientos específicos para enfermedades como el cáncer de mama o el cáncer de matriz; en tanto, los hombres para el cáncer de próstata; pero ambos tienen derecho a recibir un trato igualitario en cuanto al acceso a los servicios de salud para atender esos padecimientos.

En las relaciones con las personas de los grupos a los que perteneces, el trato justo e imparcial es de vital importancia, comenzado por los integrantes de tu familia, tus amigas y amigos, tu pareja, así como de los demás grupos con los que interactúas.

El sexismo y los roles de género implican un trato desigual, injusto e incluso discriminatorio, que afectan negativamente las relaciones cotidianas, comenzando por tus seres queridos, como puede ser tu mamá, tu papá, tus hermanas y/o hermanos.

Así, si consideras que tu mamá, tu hermana o la persona que será tu pareja, alguna o algún otro integrante de tu familia, es quien siempre debe de hacer los quehaceres del hogar; que hay actividades exclusivas para mujeres y otras para hombres o bien, si crees que alguna o alguno de tus familiares, amiga o amigo no debe estudiar cierta profesión o dedicarse a determinado oficio porque no corresponde con su sexo, entonces es necesario que reconsideres esas ideas y pienses en cómo evitar repetir determinados patrones y roles.

Éstos normalmente son aprendidos desde el hogar y, en ocasiones, se fortalecen en el ambiente educativo y en las relaciones sociales que estableces; sin embargo, es necesario erradicarlos para promover un trato justo entre las personas y mejorar las relaciones cotidianas.

Por tal razón, debes estar consciente de lo que sucede en tu entorno, así como con tus grupos de pertenencia para identificar ideas, actitudes y comportamientos que desfavorecen la equidad de género, de modo que esto te permita promover relaciones más justas y equitativas.

Para ello, presta atención al siguiente fragmento audiovisual y, en conjunto, con las y los adolescentes, realiza la prueba que proponen para identificar comportamientos que tienen que ver con los roles de género. Ten a la mano papel y lápiz para que puedas ir anotando tus respuestas, o bien, ve contestando a la par

El género en nuestras vidas

¿Qué tal tus resultados? ¿Tuviste mayoría de a)? ¿Mayoría de b)? ¿Mayoría de c)? ¡No te preocupes! En realidad, no hay respuestas correctas. Encasillar profesiones, pasatiempos o cualquier otra actividad a un género es contrario a la equidad.

La forma en que construyes tu identidad, así como las ideas que tienes y la forma en que actúas, obedece a varios factores, pero, sobre todo, a la influencia que recibes de las personas con las que interactúas.

Sin embargo, lo que sí puedes hacer es procurar que tus acciones y elecciones no den pie a un trato diferenciado, sobre todo, en cómo se relacionan con las y los integrantes de tu familia, la escuela, tus grupos de amigas y amigos, grupos deportivos, culturales, artísticos, entre otros.

Para poder analizar las conductas y actitudes que ves en tus entornos y con tus grupos de pertenencia, te invito a que tomes tu cuaderno o una hoja blanca, bolígrafo y lápices de colores, para realizar una breve actividad.

Primero, reflexionarás en relación con aquellas ideas, conductas o roles marcadas por un trato basado en el género; y luego, antes de terminar la sesión, propondrás comportamientos y acciones que favorezcan la equidad de género.

Dibuja un esquema similar al que se muestra, el cual consta de seis celdas. Usa un color distinto para cada una. A los costados, dibuja algunos renglones.

En cada celda, escribe tus grupos de pertenencia. En el ejemplo, se incluyó a la familia, grupo de amigas y amigos, la escuela, grupo artístico, equipo deportivo y comunidad. Tú puedes añadir grupos según se ajuste a tus opciones.

En el espacio que corresponde a cada grupo anota ideas, conductas, roles o costumbres relacionadas con la falta de equidad de género, como se muestra.

Por ejemplo, entre algunas familias aún prevalecen creencias sobre el rol de la mujer y el hombre; entre grupos de amigas y amigos hay quienes hacen comentarios sexistas; en la escuela, no se permite que las mujeres vistan pantalón; hay grupos artísticos donde los hombres no quieren involucrarse porque son criticados; hay equipos deportivos donde se da preferencia a los hombres; aún hay comunidades donde casi no asisten mujeres a las asambleas.

La intención es que tú reconozcas y seas consciente de los estereotipos de género, actitudes sexistas o comportamientos que prevalecen.

Seguramente anotaste o identificaste actitudes y comportamientos que no favorecen la equidad de género en alguno de tus grupos de pertenencia, por lo que es momento de que revises qué puedes hacer para fomentar la equidad de género en estos espacios.

Pon atención a las siguientes recomendaciones y toma nota.

  • Evita el lenguaje sexista, los comentarios peyorativos o que refuercen estereotipos de género. Haz notar su descontento cuando alguien emplee frases que denigren las cualidades de una persona, hagan menos sus sentimientos o le asignen calificativos ofensivos sólo por el hecho ser hombre o ser mujer.
  • Hazte responsables de la limpieza y orden de los espacios que utilizas. Platica con tu familia y reparte las labores de limpieza, cuidado y mantenimiento del hogar de manera que todos participen. Esto también aplica en los espacios donde interactúan con sus grupos de pertenencia.
  • Comparte responsabilidades por igual con tus familiares, amigas, amigos e integrantes de los diversos grupos con los que interactúas. Recuerda, las actividades no tienen género, por lo tanto, no son exclusivas para las mujeres o los hombres.
  • Haz valer tu voz y no permitas que te menosprecie la opinión de alguna o alguno de los integrantes de tus grupos de pertenencia. En las familias donde está arraigado el machismo, e incluso en muchas comunidades, la opinión de las mujeres no es tomada en cuenta e incluso no se les permite expresar sus ideas. Esto no sólo tiene que ver con la falta de equidad de género, sino que afecta el ejercicio de la libertad de expresión, de pensamiento y de conciencia.
  • Evita las etiquetas o estereotipos de género. Decir que sólo una mujer puede vestir de rosa o que un hombre es homosexual si usa ese color, refuerza pensamientos sexistas y homofóbicos. Lo mismo aplica para el caso de las actividades recreativas, de entretenimiento, deportivas, oficios y profesiones.
  • Comparte la idea de que ningún campo de estudio o de trabajo es exclusivo para hombres o para mujeres. Toma en cuenta tus intereses y aptitudes, así como tus expectativas sobre tu futuro y lo que quieres lograr, en lugar de considerar las ideas preconcebidas en relación con los oficios y profesiones.
  • Emite juicios morales igualitarios. Esto implica que no se deben aplaudir conductas en un género y condenarlas en otro. Por ejemplo, aceptar que un hombre tiene derecho a tener muchas parejas y la mujer no.
  • Confía en tus habilidades y capacidades. Se conscientes de que el hecho haber nacido mujeres u hombres no debe ser una condicionante para lograr lo que te propongas en la vida. Cada persona es responsable de buscar el punto más alto de su desarrollo personal y no debe permitirse que los roles o estereotipos de género se conviertan en un obstáculo.

Tú ¿qué otras acciones propones para promover la equidad de género en tus grupos de pertenencia?

Rechazar los prejuicios, ser incluyentes y objetivos en tus relaciones con las personas que forman parte de tus grupos de pertenencia, ayudará a transformar tus entornos hacia un trato más equitativo para que te desenvuelvas plenamente en todos los aspectos de tu vida, sin la presión propiciada por la inequidad de género.

Ahora, retoma el esquema que realizaste hace un momento y compleméntalo.

En los renglones escribirás las actitudes y acciones que propones para promover la equidad de género en tus grupos de pertenencia.

Observa, en el ejemplo, algunas de estas actitudes y acciones. En el caso de la familia, aparece que se debe dialogar acerca de las creencias sobre los roles de género y compartir responsabilidades; en los ámbitos de amigas y amigos, aparece que se deben evitar los comentarios sexistas.

La equidad de género es fundamental para establecer mejores relaciones con tus pares y las demás personas.

En esta etapa de la adolescencia, algo muy frecuente son las relaciones de noviazgo, así como la búsqueda e integración a los grupos de pertenencia. En dichas relaciones juegan un papel fundamental las conductas y los comportamientos que expresen ustedes y sus pares. La idea es estar atentas y atentos para reconocer y actuar ante actitudes que no concuerden con la equidad de género.

Tristemente, en las relaciones de noviazgo se suelen repetir ideas, estereotipos y actitudes basadas en un trato inequitativo y desigual, tales como limitar a la pareja en cuanto a sus amistades, tiempos y actividades o, por el contrario, aceptar que las cosas deben de ser de un modo por el hecho de ser mujeres u hombres.

En esta sesión, revisaste los conceptos de género y equidad de género. Reflexionaste sobre cómo se construyen socialmente los roles y estereotipos, así como el impacto negativo que estos pueden tener en el desarrollo pleno de las personas.

Asimismo, analizaste las situaciones que vives en tus grupos de pertenencia, relacionadas con la falta de equidad de género y, mediante los planteamientos, las preguntas y la actividad que realizaste, reflexionaste en torno a situaciones que tienen que ver con el género, lo que te permitió proponer actitudes y acciones para contrarrestarlas y promover la equidad de género en tus grupos de pertenencia.

El Reto de Hoy:

Dialoga con tus familiares o amigas y amigos y completa la información para integrar tu esquema. Propón actitudes y acciones para contrarrestar y promover la equidad de género en tus espacios.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

Deja un comentario