Portada » Viaje al centro de la Tierra, el Sol y las estrellas – Artes Primero de Secundaria

Viaje al centro de la Tierra, el Sol y las estrellas – Artes Primero de Secundaria

Aprendizaje esperado: Representa una situación vinculada a su contexto mediante distintas formas expresivas.

Énfasis: Plasmar ideas, emociones y sentimientos derivados de un encuentro contemplativo con la naturaleza y su reinterpretación con los elementos del arte.

¿Qué vamos a aprender?

La sesión se titula “Viaje al centro de la Tierra, el Sol y las estrellas”. Sería bueno que tomaras notas en un cuaderno, bitácora en ese lugar especial donde plasmas tus ideas. Usa dibujos, textos, descripciones que te ayuden a recordar todo lo que te parezca interesante.

Ocuparás también algunos elementos como hojas secas, ramas, frutas o verduras u otras cosas que identifiquen con la naturaleza.

Se retomarán algunas lecturas de Julio Verne como “De la Tierra a la Luna o 20,000 leguas de viaje submarino.”

¿Qué hacemos?

Lee el siguiente fragmento de “Viaje al centro de la Tierra” del gran Julio Verne.

“El domingo 24 de mayo de 1863, mi tío, el profesor Lidenbrock, regresó precipitadamente a su casa, situada en el número 19 de la König-strasse, una de las calles más antiguas del barrio viejo de Hamburgo.

Marta, su excelente criada, se esforzó de un modo extraordinario, creyendo que se había retrasado, pues apenas si empezaba a cocer la comida en la estufa.

Bueno, pensé́ para mí, si mi tío viene con hambre, se va a armar la de San Quintín; porque dudo que haya un hombre de menos paciencia.

—¡Tan temprano y ya está́ aquí́ el señor Lidenbrock! —exclamó la pobre Marta, llena de asombro, entreabriendo la puerta del comedor.

—Sí, María; pero tú no tienes la culpa de que la comida no esté lista todavía, porque aún no son las dos. Acaba de dar la media en San Miguel”.

¿Sabías que Julio Verne fue un escritor que primero observaba la naturaleza a su alrededor para inspirarse e imaginar cómo podrían ser las cosas en el futuro?

Que imaginación tan maravillosa tenía Julio Verne, que muchos de sus relatos hoy en día son realidad, después de más de un siglo de haberlos creado.

Él observaba la realidad, la reinterpretaba y la compartía con el mundo a través de sus novelas, es decir, reorganizaba la naturaleza exterior. de modo que podía crear estos mundos imaginarios.

¿Has observado la naturaleza a tu alrededor recientemente? ¿Qué cambios has observado a partir de tu estancia pronunciada dentro de tu espacio?

Toma tu cuaderno y tu lápiz y escribe 3 de estos cambios que hayas notado, describe tres cosas que imaginas que podrías reorganizar.

Observa el siguiente video:

  1. Contemplación de la naturaleza

¿Qué observaste? ¿Qué podrías reorganizar con ayuda de tu imaginación?

Escucha el siguiente fragmento, utiliza muy bien el sentido del oído y sumérgete 20, 000 leguas de viaje submarino

  1. Audio submarino

Ahora escucha el siguiente fragmento y viaja a un lugar completamente diferente.

  1. Audio espacial

Así como Julio Verne en la literatura se inspiraba en la contemplación, el cineasta Georges Mélies, con no menos imaginación, se inspiró también en la exploración de su entorno, y retomando los textos de este escritor, reorganiza la naturaleza para dar inició a su producción artística.

Él fue uno de los primeros cineastas en el mundo y se le considera el padre de los efectos especiales en el cine; además disfrutaba de jugar mezclando elementos fantásticos y naturales en todas sus películas, ¡qué por cierto eran mudas!

Méliès dio vida a la novela de Verne, creando para la pantalla grande el primer cohete lunar en forma de bala, así como lo narra el escritor en su libro De la Tierra la Luna.

Observa la siguiente imagen.

¿Qué es lo que observas?

Su ropa está hecha con varitas de trigo, como si acabaran de cosechar el grano y estuvieran compartiendo en una gran fiesta.

El cohete de la imaginación te ha llevado hasta el siglo XV, en el renacimiento, con el artista Archimboldo, quien retrataba a las personas de una forma poco común, como la imagen que observamos ahora en pantalla. El también reorganiza la naturaleza a partir de su sentir personal.

Él veía y pintaba a las personas como si fueran parte de la naturaleza.

En sus cuadros, nada es solo lo que parece, pues cuando los miramos con atención ubicamos a todos los elementos naturales que les dan vida.

En la obra de Archimboldo, se mezclan vegetales comestibles y animales con los colores y las texturas de las estaciones del año: primavera, verano, otoño e invierno.

Esto no sería posible sin una gran observación artística y única del entorno.

Es importante recuperar estas ideas, pues muchas veces se cree que lo que los artistas hacen son ocurrencias, cosas raras o el mero resultado de la inspiración divina. Y la verdad, es que detrás del trabajo de todos los artistas hay una gran labor de observación, reflexión y pensamiento, llamado proceso creativo.

Los artistas trabajan dando respuesta a sus propias preguntas. Estas preguntas pueden venir de muchos lugares, algunos de lo inmediato, de los factores sociales y otros muy recónditos y personales.

¿Qué cambios podrías inducir desde tu naturaleza interior para reorganizar la naturaleza exterior?

Se interpreta la naturaleza interior como todo eso que sientes, las emociones, las acciones, los pensamientos y hasta las decisiones que tomas, lo que llama tu atención, esas cosas instintivas que sientes.

Es la forma en que todos ven y entienden el mundo; tu cosmovisión que es única, individual e irrepetible.

Lo que los sentidos de cada uno perciben es personal, y se expresa a través del arte; ¡eso es magia!, el gran regalo que cada persona aporta al mundo.

Es tu propia forma de ver y entender el mundo. Lo que tus sentidos perciben es único y a través del arte lo puedes expresar.

O sea que, cuando reorganizas tus elementos puedes reinterpretarlos, es decir darles otro significado, desde tu naturaleza interior.

Ahora, si retratas tu entorno, visto desde tu naturaleza interior; ¿quizá llegarías hasta la luna como Méliès? ¿O al centro de tierra como Julio Verne?

Así es como de la observación del artista, nacen seres un tanto fantásticos

Ten a la mano algunos elementos de la naturaleza como ramas, hojas secas, frutas o vegetales.

Prepara también el espacio en donde trabajarás, puedes usar algún plástico y colocarlo en el piso o en una mesa.

Recuerda que, si no cuentas con todos los materiales, puedes utilizar los objetos que tengas a la mano, así como los elementos naturales de los que dispongas, para crear un paisaje, recuerda usar mucho tu imaginación.

Acompáñate de elementos sonoros que describen el ambiente del interior de una casa. Para dar la sensación de estar observando a través de una ventana.

Por ejemplo:

Las hojas secas podrían simbolizar el mar y la tierra de donde sale el cohete.

La piña es un submarino, objeto viajero, y cuando gira es también un cohete.

Las zanahorias u otras verduras son los peces; una zanahoria se convierte en el cohete que llega a la luna.

La luna es un círculo de cemento como el que hay en muchos patios.

Los sonidos de la lavadora representan al submarino, los cantos de los pájaros y los ruidos de la calle simbolizan los sonidos del fondo del mar y posteriormente se convierten en los sonidos que encontramos en nuestro trayecto a la Luna.

Observa el siguiente video.

  1. Contemplación de la naturaleza

El viaje por la ventana inicia en el fondo del mar, las piñas son los submarinos, las hojas el mar, las verduras son los peces, se observan y escuchan los elementos. Después sale disparado el cohete a la luna, en el trayecto se escuchan diversos sonidos y aterrizan estrepitosamente…

El Reto de Hoy

Retoma la pregunta, ¿Qué cambios podrías inducir desde tu naturaleza interior para reorganizar la naturaleza exterior y reinterpretarla?

¿Qué escena recreaste a partir de tu naturaleza interior y la naturaleza que los rodea?

¿Cuántas veces transformaste o reinterpretaste cada uno de los elementos que utilizaste?

Lo que sientes y piensas, es decir, tu naturaleza interior, transformó la realidad de tu entorno.

En esta sesión trabajaste con la imaginación desde los libros y hasta las imágenes en movimiento de los precursores del cine, e incluso encontraste a la naturaleza en retratos.

Hiciste tu propia reinterpretación de los elementos de la naturaleza que te rodean y algunos no tan naturales pero que te ayudaron a representar tus ideas.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

Deja un comentario