Portada » Volver a unir las piezas – Civismo Sexto de Primaria

Volver a unir las piezas – Civismo Sexto de Primaria

Aprendizaje esperado: Aplica sus habilidades sociales, como manejo de emociones, empatía y asertividad, para dialogar, negociar e impulsar acuerdos que contribuyan a la transformación de conflictos en favor de la cultura de paz.

Énfasis: Utiliza estrategias que priorizan el diálogo, la negociación y la construcción de acuerdos en conflictos cotidianos.

¿Qué vamos a aprender?

Aprenderas a aplicar tus habilidades sociales, como manejo de emociones, empatia y asertividad para dialogar, negociar para llegar a acuerdos en conflictos cotidianos.

En la sesión anterior aprendiste que los conflictos son desacuerdos entre dos o más personas y que se generan porque nuestros deseos, acciones o ideas, a veces, son contrarias a las de otras personas.

También, que para resolver un conflicto es importante aprender a comunicarnos y expresar nuestro punto de vista, cuando hay un desacuerdo, podemos dialogar, comunicarnos y escuchar otros puntos de vista.

En esta sesión revisarás los conflictos y cómo puedes resolverlos, construyendo acuerdos.

¿Qué hacemos?

Como bien sabes, en la literatura, muchas veces pueden encontrarse grandes consejos para la vida, ya que nos muestran situaciones que nos hacen reflexionar.

¿Quizá algo parecido te ha pasado? Escucha esta adaptación de un muy bello cuento popular de la India, y su autor es desconocido.

Las seis personas sabias y el elefante.

Basado en un cuento popular de la India.

Eran una vez seis personas sabias que vivían en una pequeña aldea. Las seis eran ciegas. Un día, alguien llevó un elefante a la aldea. Ante tamaña situación, las seis personas sabias buscaron la manera de saber cómo era un elefante, ya que no lo podían ver.

Ya lo sé dijo una de ellas. ¡Palpémoslo!

Buena idea dijeron las demás. Así sabremos cómo es un elefante.

Dicho y hecho. La primera palpó una de las grandes orejas del elefante. La tocaba lentamente hacia delante y hacia atrás.

El elefante es como un gran abanico -dijo la primera sabia.

El segundo, tanteando las patas del elefante, exclamó: “¡es como un árbol!”.

Ambos estáis equivocados dijo el tercer sabio y, tras examinar la cola del elefante exclamó ¡El elefante es como una soga!

Justamente entonces, la cuarta persona sabia que estaba palpando los colmillos bramó: ¡el elefante es como una lanza!

¡No!, ¡no! gritó el quinto. Es como un alto muro (el quinto sabio había estado palpando el costado del elefante).

La sexta sabia esperó hasta el final y, teniendo cogida con la mano la trompa del elefante dijo: se equivocan, el elefante es como una serpiente.

No, no. Como una soga.

Serpiente.

Un muro.

Se equivocan.

Estoy en lo cierto.

¡Que no!

Las seis personas sabias se enzarzaron en una interminable discusión durante horas, sin ponerse de acuerdo sobre cómo era el elefante.

¡Cada quien opinaba diferente! Así es, cada quien tocaba una parte diferente del cuerpo del elefante y no llegaban a un acuerdo.

Cuando estamos en un conflicto, generalmente, sólo atendemos nuestro punto de vista, y por ello perdemos la perspectiva de las cosas, es decir, no podemos verlas con claridad y orden, y eso nos provoca desesperación.

Es necesario entonces que, además de guardar la calma, analicemos la situación para pensar correctamente y encontrar las mejores formas de llegar a una solución.

Recuerda tener a la mano hojas de papel, un cuaderno o una libreta, lápices o crayolas de colores, y un lápiz o pluma para escribir lo que te parezca relevante o interesante de la clase del día de hoy. También toma en cuenta que en esta sesión puedes emplear el libro de texto de Formación Cívica y Ética, Sexto Grado, en las páginas 86 y 87.

https://libros.conaliteg.gob.mx/20/P6FCA.htm#page/86

La mejor opción es llegar a un acuerdo, sin ofenderse, gritar o pelear, asi todos se responsabilizan, unos y otros toman la responsabilidad de mantener el orden y buscan la forma de dividir tareas.

Antes de enojarte, debes pensar en algo que les beneficie a ambas partes, si te enojas, busca la forma de que el enojo pase, y hablar después de eso, piensa que llegar a una solución, les va a facilitar la vida mucho más, eso les motivará.

¿Has tenido algún problema con alguno de tus hermanos o hermanas?

Si es así considera en primer lugar, que debes tomar en cuenta que la situación pone en riesgo la integridad de todas y todos quienes ahí viven.

Así la mejor opción es respetarse entre sí, y llegar a un acuerdo para que todo sea justo y equitativo, donde todos y todas se beneficien.

Hay dos aspectos importantes que se ponen en juego aquí: la justicia y la equidad.

En otros casos las alumnas y alumnos no se respetan y se lastiman. Hablando, dialogando y con un acuerdo común se puede lograr que todo el grupo tenga la misma oportunidad de sentarse en la fila de adelante, por ejemplo.

Una palabra muy importante es “Negociación”.

Suena a “negociar” para “negociar”, se necesita la disposición para hacerlo. La negociación es un proceso donde las partes involucradas intercambian información y compromisos a fin de llegar a una meta común y donde cada uno de los acuerdos que se tomen, deben ser aceptables y en beneficio de todas las partes.

Por ejemplo, si tú quieres grabar videos y tu papá quiere que hagas la tarea, él puede decir: Vamos a negociar y entonces acordamos algo que cumpla con lo que ambos queremos.

En esta situación un acuerdo puede ser que cuando termines tu tarea, ya puedes hacer lo que más te guste, que es: ¡grabar videos! y así ¡tanto él como tú ganan! este es un buen ejemplo pues hay que aprender a negociar, a veces no obtendremos absolutamente todo lo que queremos, pero sí podemos lograr una parte.

Sobre todo, en estos tiempos, es necesario aprender a negociar con nuestros familiares, para así, poder pasarla mejor en casa que es donde pasamos la mayor parte del tiempo, para aprender a negociar, primero, analizar bien cuál es realmente el conflicto.

Es necesario determinar primero, qué es lo que sucede, quién está de un lado y quién del otro, qué sentimientos, pensamientos y conductas están contrapuestos. De esta forma se puede empezar a dialogar, mediar y negociar para alcanzar acuerdos.

Puedes ejemplificar para que sea más fácil entenderlo. ¿Te gusta actuar? Imaginarnos a tres amigas que estan planeando sus próximas vacaciones y cada una quiere ir a un sitio distinto. En esta situación ellas tendrán que ponerse de acuerdo.

Intenta recrear esta situación con alguno de tus familiares, para caracterizarse pueden usar alguna bufanda, un sombrero o unos lentes.

Sobre lo que van a decir, no es necesario un guión, pueden improvisar, la representación puede ser como la siguiente:

  • Actor 1. Ah, me muero de ganas de que ya nos vayamos de vacaciones las tres, tengo todo listo, nos iremos a la playa más hermosa, muero por tumbarme en la arena a tomar el sol.
  • Actor 2. Tengo listo mi traje de exploradora, juntas vamos a recorrer las ruinas arqueológicas más impresionantes, y a descubrir sus más preciados tesoros. Las tres pasaremos las más maravillosas vacaciones arqueológicas.
  • Actor 3. Sé del mejor sitio para pasar unas estupendas vacaciones, en una cabaña en medio del bosque, donde podremos estudiar a los árboles y tomar fotografías de insectos. ¡Nos la pasaremos estupendo las tres!
  • Actor 1. Pero yo dije que quería ir a la playa, a broncearme con el sol.
  • Actor 2. Yo quiero ir a explorar zonas arqueológicas.
  • Actor 3. Pero yo quiero ir a tomar fotos al bosque.
  • Actor 1. ¿Una cabaña en el bosque? parece película de terror, lo mejor es la playa.
  • Actor 2. ¡Yo quiero explorar! no tirarme en la arena sin hacer nada.
  • Actor 1. Pues si se ponen en ese plan, yo no voy.
  • Actor 2. Y yo menos.
  • Actor 3. ¡Alto! A ver negociemos.
  • Actor 1. Está bien, pero ya me compré mi traje de baño.
  • Actor 2. Y yo mi cámara fotográfica.
  • Actor 3. Debe haber una forma en que tú puedas gozar del mar, tú del bosque y yo de ¡ya sé! Qué les parece si vamos a Veracruz. En Veracruz, podemos ir a explorar las zonas arqueológicas unos días, luego hospedarnos en una cabaña en el bosque y terminamos en la playa para descansar frente al mar.
  • Actor 1. ¡Padrísimo!
  • Actor 3. Así todas disfrutamos de lo nuestro y aprendemos de lo que le gusta a las demás.
  • Actor 1. Tú, nos puedes enseñar fotografía.
  •  
  • Actor 3. Y tú de arqueología.
  •  
  • Actor 1. Y yo les voy a enseñar a descansar frente al mar.
  •  
  • Las tres. ¡Bravo!

Con esta dramatización te preguntarás, ¿Cuál es la fórmula para poder encontrar las mejores soluciones ante los conflictos? Esa es una muy buena pregunta, pero debes tomar en cuenta que no hay una fórmula, ya que los conflictos no son únicos y lo importante es que cada parte involucrada escuche las opiniones, puntos de vista y sentimientos de las demás personas.

En un conflicto debes dialogar, plantear lo que necesitamos y también escuchar a la otra parte para comprender y empatizar con ella, o sea nos ponemos en su lugar. De esta forma cada quien puede entrenar su mente y emociones.

Y aunque no hay fórmula para los conflictos, si hay algunos consejos que podemos tomar en cuenta para el momento en el que nos encontremos en una situación así. ¿Quieres conocerlos?

Son cuatro consejos:

  • Detente.
  • Cuida tus palabras.
  • Escucha.
  • Llega en conjunto a una solución.

Es un buen inicio, pero lo más importante es ponerlos en práctica. Conocernos a nosotros mismos y buscar soluciones en beneficio de todas las partes, es algo que debe priorizarse, recuerda que siempre debemos respetar los derechos humanos y la dignidad de todas y de todos.

Y tú, ¿Cómo lo haces? Sabemos que no existe una fórmula para resolver conflictos, cada quien lo hará dependiendo de la situación. Lo cierto es que, si contamos con más información, nos será más fácil enfrentar estas situaciones.

Puedes escribir en tu cuaderno otros consejos y compartirlos con tu familia. A propósito de consejos, en la página 86 y 87 de su libro de texto de Formación Cívica y Ética, se encuentran algunos tipos de solución y también acciones que puedes realizar cuando tengas algún desacuerdo con otras personas.

https://libros.conaliteg.gob.mx/20/P6FCA.htm#page/86

Revisa cada propuesta de tipos de solución y después piensa en algún ejemplo donde puedas aplicarla.

¿En el tipo de solución “Temporal”, observando la imagen, qué ejemplo se te ocurre?

Por ejemplo, como cuando las personas que se manifiestan y por ese momento sus peticiones son respondidas, pero que habrá que seguir un proceso más largo.

¿En el tipo de solución “Por autoridad” observando la imagen, qué ejemplo se te ocurre?

Cuando alguien del salón de clases tenía un desacuerdo con alguien más, la maestra o maestro, que es la autoridad en el salón, ayudaban a solucionarlo de la mejor manera. Seguramente este tipo de solución también la has vivido en tu casa.

Cuando se les pregunta a varias personas sobre alguna situación, y se toma en cuenta la opinión de todas para llegar a una solución, como en una junta de vecinos. ¿De qué tipo de solución se trata? Es la solución por concenso.

¿Y en el tipo de solución “por sorteo”, cómo se procede? Pues como en la lotería, por sorteo deciden quién gana.

¿Y en el tipo de solución “por acuerdo”, cómo se aplica? Pues cuando las partes involucradas acuerdan, como cuando entre todas las amigas, deciden a qué van a jugar, eso es lo que debes poner en práctica.

En el tipo de solución “por repartición”, ¿Qué ocurre? Se practica cuando se reparte el trabajo de forma equitativa entre todas y todos. Esa es una muy buena práctica para las relaciones laborales.

El último tipo de solución es “por mediación”. Se presenta cuando una persona sirve como réferi, es imparcial entre dos equipos, para llegar a una solución.

Como pudiste observar, frente a un conflicto, la verdadera solución considera las necesidades de ambas partes y buscan que cada parte quede satisfecha con el resultado, así se evita que se repita un conflicto similar y transformamos el conflicto a favor de todas las partes involucradas.

La resolución final debe conciliar los diferentes sentimientos, posturas, acuerdos, compromisos y acciones para alcanzar la convivencia pacífica y el goce de la libertad de las personas.

Esto es “Volver a unir las piezas” que se habían separado. “Volver a unir las piezas” eso apunta a que no hay que romper las relaciones por conflictos y mantenernos unidos en su solución.

Algo que también aprendíste hoy es que cada quien, de manera individual y colectiva, debe encontrar las mejores soluciones ante un conflicto. Por eso es importante conocer a las partes involucradas, así como las emociones, sentimientos y opiniones que están en juego ante un conflicto porque podemos negociar, dialogar y mediar. De esta forma todas y todos ganamos, convivimos de manera pacífica, nos respetamos, gozamos de nuestros derechos y podemos ¡volver a unir las piezas!

Recuerda que enfrentar conflictos día a día, es algo común, pero ahora, cuentas con más y mejores herramientas para encontrar soluciones en beneficio de todas las partes involucradas.

El Reto de Hoy:

Recuerda un conflicto que hayas tenido tú o alguien de tu familia, identifica la forma como se resolvió y relaciónala con el tipo de solución que le dieron y que hoy revisaste.

Si te es posible, consulta otros libros o materiales para saber más.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

¿Tienes dudas de la clase?

Haz una pregunta dando clic aquí

Deja un comentario