Portada » ¿Dónde sucedió? – Lenguaje Preescolar

¿Dónde sucedió? – Lenguaje Preescolar

Aprendizaje esperado: Describe personajes y lugares que imagina, al escuchar cuentos, fábulas, leyendas y otros relatos.

Énfasis: Describe lugares donde se desarrollan historias de cuentos, fábulas o leyendas.

¿Qué vamos a aprender?

Conocerás acerca de los lugares donde se desarrollan algunas historias.

Pide a un adulto que te acompañe, él o ella podrán ayudarte a desarrollar las actividades y a escribir las ideas que te surjan.

¿Qué hacemos?

Pide a mamá, papá o adulto que te acompañe que te lea el cuento “En el bosque” de Anthony Browne, mientras escuchas la historia pon mucha atención a las imágenes.

https://aprendeencasa.sep.gob.mx/multimedia/RSC/Documento/202011/202011-RSC-o673Uwo2pZ-En_el_bosque.pdf

¿Observaste los lugares por donde paso el niño?, ¿Cuáles eran?, ¿Cómo era la casa del niño? Observa las siguientes imágenes y describe al adulto que te acompañe lo que hay.

Observa algunas imágenes del bosque, ¿Cómo es?, ¿Qué observas?

Ahora observa la casa de la abuela, ¿De qué tamaño es?, ¿Cuántas ventanas tiene?, ¿De qué color es el techo?

¡Muy bien has hecho un buen trabajo! Describiendo los lugares en los que se desarrolló el cuento.

Llegó el momento de cantar una canción que se llama “Jugaremos en el bosque” y mientras la cantas imagina como es el bosque que se menciona en la canción. ¡Estás lista!, ¡Estás listo! Jugaremos en el bosque mientras que el lobo no está, porque si el lobo aparece a todos nos comerá…. ¿Lobo estas ahí?

¿Pudiste imaginar cómo era el bosque?, observa la siguiente lámina se llama “Había una vez” ¿Se parece al bosque que imaginaste?, ¿En qué se parece y en qué es diferente?

Ahora conocerás una fábula que se llama “El ratón de campo y el ratón de cuidad” de Esopo. Escúchala con atención.

Érase una vez un humilde ratoncito que vivía feliz en el hueco de un árbol seco. Su casita era muy cómoda y amplia; tenía sillones fabricados con cáscaras de nuez, una suave cama con pétalos de flor y bonitas cortinas en las ventanas que había tejido con hilos de araña.

A la hora de la comida, el ratoncito salía al campo y buscaba frutas frescas y agua del río. Después se dedicaba a corretear por el verde campo o a descansar bajo la luz de las estrellas. El pequeño ratón tenía la vida que siempre había soñado. Una tarde, llegó de visita su primo de la ciudad. El ratoncito le invitó a comer y preparó una deliciosa sopa de coles. Sin embargo, su primo, acostumbrado a los manjares de la ciudad, nada más al probar la sopa la escupió. ¡Qué sopa tan mala! Exclamo.

Con el paso de los días, el ratoncito de la ciudad se cansó de estar en la casa de su primo y decidió invitarlo a la suya para mostrarle la opulencia de la gran ciudad. El ratoncito del campo aceptó a regañadientes para no hacer sentir mal a su primo y rápidamente salieron camino a la ciudad.

Al llegar a la urbe, el ratoncito de campo se sintió muy perturbado. El tumulto de personas, el ruido de los coches y la suciedad de las calles no hicieron otra cosa que asustar al ratoncito, quien solo pudo respirar tranquilamente cuando estuvo dentro de la casa de su primo.

La casa era grande y estaba llena de lujos y comodidades. Su primo de la ciudad poseía una gran colección de queso y una cama hecha con calcetines de seda. Por la noche, el ratoncito de la ciudad preparó un banquete muy sabroso con jamones y dulces exquisitos; pero, cuando se disponían a comer, aparecieron los bigotes de un enorme gato a las puertas de la casa.

Los ratones echaron a correr asustados por la puerta del fondo, pero sin querer fueron a parar a los pies de una mujer que les propinó un fuerte golpe con la escoba. Tan fuerte fue la sacudida que quedaron atontados en medio de la calle. El ratoncito del campo decidió entonces que ya era hora de marcharse a su tranquila casita de campo, pues comprendió que no vale la pena cambiar la paz y la armonía de un hogar por cosas lujosas.

¿Te gustó la fábula? ¿Pudiste darte cuenta que los lugares que se mencionan son completamente distintos? ¿Cómo imaginaste la casa del ratón de campo? ¿Cómo imaginas que es la casa del ratón de la ciudad?

Escucha con atención y disfruta y si te es posible baila la siguiente canción, se llama “Ratón de campo, ratón de ciudad”.

De acuerdo a la canción dile a mamá, papá o adulto que te acompañe ¿Dónde hizo su casa el ratón de campo?, ¿Cómo te imaginas que era su casa por dentro?, ¿De qué tamaño era?

Para terminar, recuerda que deberás registrar los cuentos, fábulas o leyendas que te estén leyendo. Primero registra la ficha del cuento “En el bosque” de Anthony Browne, después “El ratón de campo y el ratón de ciudad” de Esopo, estas fichas te serán de utilidad por si algún día quieres volver a leer algún cuento, leyenda o fábula.

El Reto de Hoy:

Pregunta a mamá o papá si ellos saben alguna historia, pídeles que te la cuenten y pon mucha atención en las características de los lugares que aparecen en ellas. Seguramente te divertirás.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

Deja un comentario