Aprendizaje esperado: Producir y editar los textos para difundir las experiencias y los nuevos conocimientos. Elabora versiones bilingües con ayuda del maestro.

Énfasis: Practicar sus habilidades de lectura y escritura en lengua indígena y en español.

¿Qué vamos a aprender?

Practicarás tus habilidades de lectura y escritura en lengua indígena y en español.

¿Qué hacemos?

Lioj enchim ania uusim, ala’eaka into uttisi ne enchim tebotua, inepo yee majtame Laura Hernández Urzúa, emo benasi ne jiaki into ne jiak noka, Torimpo ne joome, jiak bwíapo intok ne junama jo’ak kechia, majtikari José María Leyva Kaje’emepo ne yee majta, Bomba Tetabiakte, Bajko Sonorapo katek.

Buenos días, niñas y niños, soy la profesora Laura Hernández Urzúa soy yaqui y hablo la lengua yaqui, soy originaria del pueblo de Tórim y ahí vivo también, doy clases en la escuela José María Leyva Cajeme, ubicada en Bomba Tetabiate, Bácum, Sonora.

Para iniciar nuestra clase, te invito a leer lo que le pasó a un amigo que no pudo sembrar su arbolito.

Mis amigos y yo queríamos sembrar muchos árboles en un terreno que mi abuela le dejó a mi familia. Cuando mi abuela vivía, el terreno estaba lleno de árboles y flores. Era un gran jardín en el que podían jugar todos los niños. Pero cuando mi abuela murió, el terreno empezó a secarse. Mis tíos quieren vendérselo a unos señores que piensan construir tiendas y casas de descanso. Estoy muy triste. Este arbolito se quedó sin tierra para crecer.

Puedes hablar con tus tíos y explicarles lo importancia de conservar ese terreno. Puedes contarles la historia de los yaquis.

¿Cuál es esa historia?

Hace cinco siglos, cuando los españoles llegaron a nuestro país, los yaquis defendieron su territorio con bravura. Nuestros ancestros no permitieron que les arrebataran lo que les pertenecía, lo que habían resguardado durante tanto tiempo, los lugares sagrados que les daban identidad y sustento. Nuestra tierra debe ser preservada, porque en ella habitaron nuestros antepasados y en ella se fundaron nuestra lengua y nuestras costumbres.

Pero yo no quiero pelear con mis tíos.

No tienes que pelear. Puedes razonar con ellos. Puedes escribir un texto que hable sobre lo mucho que le gustaban los árboles a tu abuela y lo importante que es para tu pueblo que se conserven los espacios naturales en los que la comunidad pueda recrearse.

Inie taewait te itom yo’o lutu’uria betana etejone, itom bwia tosata betana into te a mammatteka aet emo temaeka te a ji’ojtene, aet chukula into ket te yoi nokpo ket a ji’ojtene.

El día de hoy hablaremos acerca del legado de nuestros ancestros, de nuestro territorio ancestral. Vamos a reflexionar sobre el mandato que se nos ha heredado, luego vamos a escribir sobre lo que aprendimos, primeramente, en lengua yaqui y luego en español.

Es decir que pondremos en práctica nuestras habilidades para leer y escribir en lengua yaqui y en español, tomando como base nuestro rico legado cultural.

Ujyoli itom bwia tosa, jalekika ama aayuk: yoawa, kawi, juya, bwia, batwe, bawe, into ini’i si’ime suabae, te a nakeka a bitchaiwa, junuen te tejwari, itom yoyowam a jijjariasuk, ae betchi’ibo kokok juni’i, ian into itou tawala, Em yo’owam, ¿ka eu etejola? ¿jitasa eu etejori? ¿empo a juneiyapea? Videota te bitchune, junama etejowa. Inimi’i, woi nokpo jiia, yoem nokpo into yoi nokpo, a mammatte.

Nuestro territorio es muy bello, cuenta con animales, montes y ríos, todo esto necesita cuidado. Es un mandato de nuestros abuelos que cuidemos de nuestra tierra. Así como ellos la cuidaron y dieron su vida por ella, nos toca a nosotros respetar ese legado. Tus mayores. ¿No te han platicado? ¿Qué te han dicho? ¿Te gustaría saber?

¡Se me ocurre algo! Para convencer a mis tíos de lo importante que es preservar el terreno heredado por mi abuela, puedo recordarles algunas de las historias que ella nos platicaba. Ella narraba bellos cuentos sobre la naturaleza, sobre los animales, sobre nuestra relación con el mundo.

Las historias son muy importantes. A través de ellas, preservamos nuestras costumbres y entendemos todo lo que ocurrió en nuestros territorios. La lengua es también una marca de identidad. ¿Quieres conocer una historia yaqui?

Te invito a que veas el siguiente video:

  1. Cuento Yaqui. El Chaplin brujo

Itom yo’ora bwía tosata itou tosika, itom a jijjariasaekai, te a nakeka im najkuaktine tea kai, junuen bea itepo te am jikkajine ¿Jaisa eme a a bicha? ¿Eme a mammatte?

Nuestros abuelos nos heredaron el territorio, para que lo protejamos, lo amemos y respetemos mientras vivamos, así que tenemos que escuchar y considerar sus deseos. ¿Qué opinan sobre eso? ¿Comprenden lo que nos indicaron?

¿Eme a mammattek? Jiak nokpo jiawaik into yoi nokiu kuakti ama ji’ojtei.

Como pudiste observar, el audio del video está en lengua yaqui y está traducido al español. Está en los dos idiomas.

Ian into te ji’ojteita ji’ojnokne, te a tu’u mammattene into te yoi nokiu a kuaktane.

Ahora vamos a leer un texto y lo escribiremos también en español-

Eme a jikkajak into eme a ji’ojnokak jaisa maisi jume itom yo’owam juka bwia tosata jinne’uk, bem jiapsi chikti ama ta’aruk, itou a toosaka’abaekai, junulen a juneiyaka itepo ket a suane into a nakne, bweituk itepo jiakim a atte’ak

Ustedes lo escucharon y leyeron. Nuestros abuelos defendieron el territorio que nos legaron, dando su vida por él, para que nosotros pudiéramos vivir aquí, es nuestra obligación conservarlo y cuidarlo

Ya escribí una carta para mis tíos. Les recordaré las historias de mi abuela y les platicaré sobre los yaquis. Todo lo que aprendí hoy ha sido maravilloso ¡Hay que conservar nuestro territorio!

¡Qué bueno que pudiste escribir un texto basado en tus experiencias, perspectivas y aprendizajes! Esa carta se quedará como testimonio de lo que has vivido. Tus descendientes podrán conservarla y, de ese modo, ellos recordarán a tu abuela.

Escribir sobre nuestras experiencias y acerca de los conocimientos que vamos adquiriendo permite ampliar la memoria de las comunidades y mantener vivas las tradiciones.

Itom mamlo betana te a jikkajak into te a ta’ak, jaisa jume itom yoyowam a jinne’uk into jaisa itepo ket junuen a jinne’une into chea chukula kateme kechia, bwe’ituk junuen katek ju itom yo’o lutu’uria.

Aprendimos acerca de nuestro legado, de cómo nuestros abuelos defendieron y conservaron el territorio yaqui, también entendimos que es responsabilidad de las nuevas generaciones continuar con esa labor.

El Reto de Hoy:

Para concluir quiero proponerte un reto. ¿Te animas?

Empo a mammattek into empo a ta’ak jitasa itom bwia tosapo aayuk, jaisa auka te ketun im jo’ak jume jiakim, jume yoo’owem betchi’ibo, into ket jaisa te si’imek im aukamta suua saiwa. ¿Jaisa empo a bicha juka eu to’osaka’ik?

¿jitasa ama aayuk itom bwia tosapo? ¿Jaisa te a suuane uka itom bwia tosata? Em ji’ojji’osiampo a ji’ojtene, em jaboitau nattemaine. Nawit nokpo a ji’ojtene. Jiak nokpo into yoi nokpo. Emak wewerimeu a etejo.

Chukula into enchi majtamtau a etejone kechia.

Has comprendido y aprendido lo que hay en el territorio y cómo es que aún lo conservamos.

¿Qué piensan sobre esto?

¿Qué es lo más valioso que hay en el territorio?

¿Cómo podemos cuidarlo?

Escríbelo en tu cuaderno, pregúntales a tus abuelos por su opinión y luego redacta un texto en lengua yaqui y en español. Compártelo con tu familia.

Bwe tua lioj enchim jiokoe uttesia uusim, alae’aka te aet yeu yuumak tekilechi, tua ne enchim baisaeka taawak. Achai o’ola emomak taawa, aman ne tebote.

Muchas gracias niñas y niños, por hoy hemos concluido nuestro trabajo, les agradecemos su atención y les deseamos un pronto y seguro regreso a clases.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

Deja un comentario

Deja un comentario