Portada » Y tú, ¿cómo lo contarías? – Lenguaje Quinto de Primaria

Y tú, ¿cómo lo contarías? – Lenguaje Quinto de Primaria

Aprendizaje esperado: Escucha y disfruta las narraciones. Comenta sus interpretaciones sobre el contenido y sobre el arte del narrador: Sus ademanes, gestos, proyecciones de la voz, como capta su intención y sus efectos.

Énfasis: Valorar el rol social y cultural de los narradores tradicionales para el fortalecimiento de las lenguas originarias.

¿Qué vamos a aprender?

Aprenderás a valorar el rol social y cultural de los narradores tradicionales para el fortalecimiento de las lenguas originarias.

¿Sabías que la lengua Hñahñú se habla en varios estados de la República Mexicana? Hidalgo, Querétaro, Guanajuato, Michoacán, Puebla, Tlaxcala, Estado de México, la Ciudad de México y Veracruz.

Hablaremos sobre la importancia de las narraciones orales y de la forma en que estas apoyan la transmisión de las lenguas originarias.

¿Qué hacemos?

Te voy a contar la historia de cómo empecé a dar clases, pero antes de entrar en materia, que te parece si aprendemos a saludar en Hñahñú.

¡Ki hax äjuä! o ¡Ki hatzi! ¡Buenos días!

¡Ki de äjuä! o ¡Ki de! ¡Buenos tardes!

¿Te gi xatho? ¿Cómo estás?

¿Te gi pefi ? ¿Qué haces?

¡Jamadi! ¡Gracias!

Ahora, realicemos una divertida dinámica que nos ayudará a aprender otras palabras.

Cabeza. ñaxu

Estomago. mui

Te invito a que tengas a la mano tu lápiz y cuaderno para ir anotando algunas preguntas que haremos durante la clase, también usaremos el libro de español de quinto grado.

Aunque algunas culturas originarias comparten rasgos culturales, el pueblo Hñahñu cuenta con una identidad propia y con variantes dialectales que no se relacionan con otras lenguas.

Como te mencioné hace un momento, el día de hoy conoceremos la importancia que tienen las narraciones orales en el fortalecimiento de las lenguas originarias. Hablaremos de la identidad y la cultura tradicional del pueblo Hñahñú y veremos algunos ejemplos de este tipo de narraciones.

Los narradores transmiten conocimientos y valores de nuestras culturas.

La tradición oral permite comunicar prácticas culturales mediante las narraciones, que nos ofrecen una visión del mundo y de los pueblos que las generan.

Por medio del lenguaje oral y escrito los contadores de las comunidades mantienen viva la lengua materna indígena, transmiten conocimientos, normas, valores sociales y culturales a las nuevas generaciones.

Ahora anota las siguientes preguntas en tu cuaderno:

  • ¿Sabes que es una narración?
  • ¿Conoces qué tipos de narraciones existen?
  • ¿Qué características tiene?
  • ¿Quiénes las cuentan?
  • ¿Cómo las cuentan?

Recuerda que para buscar el significado de las palabras puedes apoyarte de tus libros, diccionarios o en la internet, algunas preguntas las irás contestando de acuerdo a lo que aprendas en la clase del día de hoy.

A continuación, analizaremos el concepto de narración.

Una narración es el desarrollo verbal de una serie de sucesos, relatados de manera ordenada y específica, ya sean reales o no. Una narración puede ser un relato, un cuento, una anécdota y muchos otros términos más específicos, entre los que puede y suele haber distinciones técnicas.

Como pudimos ver, la anécdota es una clase de narración que cuenta con sus propias características.

Compartiré contigo, una anécdota de cuando empecé a trabajar como docente, tuve que recorrer varios kilómetros antes de llegar a la escuela a la que fui adscrito.

Anécdota: “Mi Iniciación a la Docencia”

Fue hace aproximadamente 16 años, un día antes me preparé una mochila, llevaba todo lo necesario y, sobre todo, muchas ganas de empezar a trabajar en el sistema de educación indígena, estaba muy contento, ansioso por conocer mi nueva escuela, a la cual me habían asignado. Días antes, acordé con el maestro a quien iba a sustituir que me esperara en la central de autobuses de Ixmiquilpan, Hidalgo.

Aquí empieza mi gran aventura, recuerdo que era una mañana muy lluviosa en el Valle del Mezquital, tomamos el autobús a las 6:30 de la mañana con destino a Zimapán, al llegar al municipio, tuvimos que tomar otro medio de transporte que nos llevaría a la desviación, en el municipio de Pacula, mi destino era una comunidad llamada el Mezquite, al llegar a la desviación de Pacula tuvimos que esperar hasta que pasara algún vehículo que nos pudiera llevar.

Estuvimos esperando aproximadamente 40 minutos, hasta que por fin tuvimos suerte, el vehículo nos trasladó hasta una comunidad llamada Rojo Gómez, cuando llegamos a esta comunidad, tuvimos que caminar, ya que a la escuela donde me habían asignado, no llegaba la carretera.

Entonces tuvimos que caminar y caminar cargando la mochila, en el trayecto del camino me encontré con una víbora de aproximadamente 2.5 metros de largo, y, a decir verdad, me asusté y me dio mucho miedo, jamás había visto algo similar y traté de esquivarla para continuar con mi trayecto.

Los maestros que me acompañaban se adelantaron, yo iba siguiéndolos puesto que ellos ya estaban acostumbrados a caminar, en lo personal nunca me imaginé que tenía que caminar tanto, ¡Ya habían pasado como 5 horas de camino y no llegábamos! me empezó a dar sed, y no llevaba agua, con el largo trayecto, ya me había cansado y más tarde empecé a tener hambre, no llevaba nada de comer, ya no soportaba el cansancio de tanto caminar, y no me quedó de otra más que rodar mi mochila, y al llegar al barranco, lo primero que encontré fue un charco de agua donde bebían los animales y la tomé, a pesar de lo sucia que estaba (tenía un color amarillento).

Más adelante me encontré con una mata de limón y no dude en cortar el fruto, ¡me lo comí con desesperación! ya habían pasado 7 horas de camino.

Caminé sin rumbo, sin imaginar a dónde iba a llegar, de pronto me encontré con un señor, ¡Fue un alivio para mí! ya que me imaginé que había llegado a mi destino y ¿Cuál fue la sorpresa? que el señor me comentó que al paso que iba me faltaba por caminar como 2 horas, seguí caminando y por fin vi una escuela, pero no era la escuela a la que me dirigía, sino que ahí laboraba uno de los maestros que nos acompañaba. Él me comentó que siguiera un camino, ya que aún me faltaba por llegar y el compañero que iba a sustituir ya se había adelantado.

Con las ganas de conocer mi escuela me di ánimo para continuar caminando, pero por fin, ya para esas horas del día, el sol era muy fuerte y empecé a deshidratarme, ya no pude continuar con mi trayecto, por lo que descansé a la sombra de un mezquite, hasta que más tarde el maestro que se había adelantado, envió a 2 alumnos para que me alcanzaran, recuerdo perfectamente que traían un poco de agua en una botellita de refresco de 600 ml y con desesperación tomé lo necesario, lo demás me lo vacié en la cabeza por el calor insoportable, pero no se me olvida la mirada angelical de los niños.

Seguí caminando ¡Hasta que por fin llegué a la escuela! pero, al platicar con los alumnos, me comentaron que a donde me iba a quedar tenía que caminar como 40 minutos más, y tuve que caminar ese trayecto, cansado pero muy contento por conocer mi nueva escuela.

La escuela se encuentra en una barranca, a un lado corre agua cristalina, esto me llenó de satisfacción, y así empecé a trabajar toda la semana, pero, al llegar el fin de semana me dijeron los padres de familia que había otro camino para salir de la comunidad y ya tenían listos los caballos para empezar el largo viaje, entonces ellos me dijeron que me subiera al caballo, pero en realidad no eran caballos, sino ¡burros! me quedé pensando porque yo jamás había montado un burro, ellos me dijeron, ¿O se sube o tiene que caminar el largo camino? no me quedó otra opción más que subir al burro, y al bajar las laderas, había espacios donde no podían pasar muy bien los animales.

Las piernas me dolían, ya que no estaba acostumbrado a montar tanto tiempo, caminaba con las piernas abiertas.

Mejor decidí abandonar al burro y caminar un trayecto que me llevó 8 horas recorrerlo, y ahí pedí un “raid” y así poder llegar al municipio.

Ahora que te he narrado esta experiencia puedes ir contestando con tus propias palabras las preguntas que escribimos al principio

  • ¿Sabes que es una narración?
  • ¿Conoces que tipos de narraciones existen?
  • ¿Qué características tiene?
  • ¿Quiénes las cuentan?
  • ¿Cómo las cuentan?

Para finalizar te invito a que escuchemos y veamos una narración escrita en lengua Hñahñu por una de mis alumnas.

  1. Carolina Gallardo (Lengua Hñähñu, Hidalgo Valle de Mezquital).

¡Hasta luego! ¡ga nuhu!

¡Cuídense! ¡nsuhu!

Recuerda lavar las manos y usar cubrebocas.

gi mbeni gi xuki ri y´e ne gi huxä ri njotä ne

El Reto de Hoy:

Ahora que has visto y escuchado algunas narraciones, intenta escribir alguna, o una anécdota, o pregunta a un adulto sobre alguna narración que te pueda compartir.

Escríbela en tu cuaderno para que empieces a organizar un compendio de narraciones que pueden ser anécdotas, cuentos, leyendas o costumbres de tu comunidad, de tu familia o de ti.

Recuerda que las personas también son una fuente de información, estas personas pueden ser tus abuelitos, tu padre o madre, tus vecinos y maestros, tus amigos y amigas cada una de estas personas nos pueden compartir historias, anécdotas, noticias y eso lo podemos escribir.

También cabe mencionar que una de las características que utilizan los narradores son sus movimientos, gestos o entonación de la voz, que les sirven para captar la atención de las personas que escuchan y sobre todo para hacer una mejor interpretación.

Asimismo, te sugiero que leas las narraciones del libro español, páginas, 52, 53 y 55 en las que encontrarás algunas leyendas y relatos en los que identificarás distintos tipos de narraciones.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

Deja un comentario