Portada » Ortografía y puntuación en la autobiografía – Lenguaje Tercero de Secundaria

Ortografía y puntuación en la autobiografía – Lenguaje Tercero de Secundaria

Aprendizaje esperado: Jerarquiza las acciones de la autobiografía en un orden cronológico y coherente.

Énfasis: Revisar ortografía y puntuación.

¿Qué vamos a aprender?

Se te recomienda tomar nota y escribir tus dudas.

Los materiales que necesitarás son tu cuaderno, y lápiz o bolígrafo para escribir lo que consideres necesario para tener tus apuntes de la sesión. También es conveniente tener a la mano tu libro de texto.

Ten presente que todo lo que aprendas es para conocer más, por lo que, las dudas, inquietudes o dificultades que surjan, muchas de éstas las podrás resolver al consultar tu libro de texto y revisar tus apuntes.

¿Qué hacemos?

Lee el siguiente fragmento de una autobiografía que es muy vívida y te invita a continuar leyéndola.

Es difícil saber cuál es el primer recuerdo que una conserva. Me acuerdo con claridad del día en que cumplí los tres años. Nació en mí la sensación de ser importante. Estábamos tomando el té en el jardín, en el lugar donde más adelante se mecería una hamaca entre dos árboles.

Había una mesa de té cubierta de pasteles, con mi tarta de cumpleaños toda bañada en azúcar y con velitas en el medio. Tres velitas. Y luego un hecho significativo: una minúscula araña roja, tan pequeña que apenas podía verla, recorrió el mantel; mi madre exclamó:

—Es la araña de la suerte, Agatha, la araña de la suerte para tu cumpleaños…

Luego la memoria se desvanece, salvo el vago recuerdo de una porfía interminable de mi hermano sobre la cantidad de pastelillos que podía comer.

¡Estupendo y emocionante mundo de la niñez!

Quizá lo que más me interesaba era el jardín. Año tras año fue cobrando mayor importancia para mí.

Llegué a conocer y dar a cada uno de los árboles un significado especial.

Desde muy temprano mi mente lo dividió en tres partes distintas.

Había un huerto rodeado por un muro alto que daba a la calzada.

Sólo me interesaba porque me proveía de frambuesas y manzanas verdes.

No era más que el huerto. No tenía ningún encanto.

La autora es Agatha Christie. Considerada como una de las más grandes autoras de crimen y misterio de la literatura universal.

Utilízala para conocer detalles importantes sobre la ortografía y puntuación en las autobiografías.

Recuerda que la ortografía es compañera inseparable de la escritura, pues es imprescindible para lograr una correcta comunicación escrita entre los hablantes de una misma lengua, y garantizar una adecuada interpretación de los textos escritos.

Realiza una revisión de la ortografía y puntuación en textos autobiográficos, y aprovecha para repasar algunas de sus reglas.

Lee el primer ejercicio:

me intereso por mis padres no sólo porque lo fueran sino porque consiguieron algo rarísimo un matrimonio feliz hasta la fecha sólo he conocido cuatro matrimonios totalmente acertados existe alguna fórmula para el acierto me parece difícil

Cómo pudiste darte cuenta, no tiene ningún signo de puntuación y hay algunos errores ortográficos.

Revisa lo correcto.

Se inicia con mayúscula:

La primera palabra de un escrito y después de punto seguido o aparte.

Después de dos puntos, cuando se citan palabras textuales.

La primera palabra que sigue al signo de cierre de interrogación o exclamación; a no ser que lleve coma.

Los nombres, apellidos, sobrenombres y apodos de personas.

Los nombres propios de animales y cosas.

Los artículos y adjetivos que forman parte del nombre propio.

Los títulos, cargos, jerarquías y dignidades importantes si se refieren a una persona determinada, siempre que no vayan acompañados del nombre de la persona a quien se refieren.

Los nombres de una institución, sociedad, corporación o establecimiento.

Los títulos de obras, de películas, de obras de arte, de leyes.

Los nombres de días de la semana, meses y estaciones del año se escriben con minúscula.

Para iniciar, puedes decir que debe aparecer una mayúscula en la primera palabra. Puesto que no se ve alguna señal de que sea continuación de párrafo, supón que se trata del inicio del texto, por lo que la “eme” (M)debe ser mayúscula.

Después observa que hay una idea completa, Me intereso por mis padres no sólo porque lo fueran,

Aquí hay una idea complementaria: sino porque consiguieron algo rarísimo.

Entre ambas ideas colocarás una coma.

Puedes observar que lo siguiente es una explicación, ya que menciona qué es lo que consiguieron, así que colocarás dos puntos y la frase: un matrimonio feliz.

Ahora, aunque se nota que sigues sobre la misma idea general, hay un cambio marcado, por lo que después de “un matrimonio feliz”, colocarás un punto y seguido.

Recuerda que una correcta puntuación permite que un texto sea comprensible para quienes lo leen. Por eso es importante utilizar adecuadamente el punto y seguido para separar ideas diferentes dentro de un mismo párrafo, y el punto y aparte para separar contenidos diversos en párrafos distintos.

Conforme a lo que se mencionó anteriormente, la “hache” (h) se convertirá en mayúscula, y antes de la conjunción “sino“ colocarás una coma.

Viene una idea que se corta por lo que parece ser una pregunta, observa.

Colocarás un punto y seguido después de: sólo he conocido cuatro matrimonios totalmente acertados.

Y ahora abres signos de interrogación y colocas la letra “E” mayúscula.

La pregunta dirá:

¿Existe alguna fórmula para el acierto?

Cierras interrogación y escribes con mayúscula la letra “eme”(M) y punto final después de la palabra “difícil”.

Lee cómo queda el párrafo de forma correcta:

Me intereso por mis padres no sólo porque lo fueran, coma, sino porque consiguieron algo rarísimo, dos puntos, un matrimonio feliz, punto y seguido.

Hasta la fecha, coma, sólo he conocido cuatro matrimonios totalmente acertados, punto y seguido.

Entre signos de interrogación:

¿Existe alguna fórmula para el acierto?

Me parece difícil, punto final.

La puntuación, y en este caso, el uso de mayúsculas es definitivamente necesarios para la comprensión del texto.

Revisa un ejemplo más:

Cuando en la cama ya seguía sollozando espasmódicamente mientras apretaba la mano de mi madre se oyó un débil pero alegre gorjeo desde lo alto de la barra de las cortinas descendió doradín revoloteo una vez por la estancia y entro en seguida en la jaula qué maravilla se había pasado todo aquel día interminable y aciago allá arriba en la barra de las cortinas.

Aquí sí está la letra mayúscula al inicio.

Si observas con detenimiento, encuentras una oración que dice “Cuando seguía sollozando espasmódicamente mientras apretaba la mano de mi madre”, pero se observa también una subordinada que da más información sobre el hecho.

Y dice: “en la cama ya” así que la colocarás entre comas.

Regresando a la idea anterior, hay una frase más que se agrega para dar continuidad sin romper con el sentido, así que pondrás una coma, previo a la frase “se oyó un débil pero alegre gorjeo”.

Aquí lo recomendable es un punto y seguido, pues, aunque seguimos explorando la misma idea, la oración marca un hecho totalmente diferente.

Así que, tras el punto, iniciando con mayúscula, colocarás la frase “Desde lo alto de la barra de las cortinas descendió Doradín”.

Aquí “Doradín” es el nombre de un ave, pero finalmente es un nombre propio, por lo que la letra inicial “D” debe escribirse en mayúscula.

Posterior al nombre de Doradín hace falta un signo para separar la idea, bien puede ser una coma o un punto y coma, en el caso de la autora, optó por el punto y coma.

Viene ahora una idea que bien puede ir de corrido, pero algo no suena bien.

“revoloteo una vez por la estancia y entro en seguida en la jaula”…

Cómo puedes darte cuenta, existen dos verbos que de acuerdo con el contexto están en pretérito, lo que indica que deben llevar tilde, y por lo tanto no dice revoloteo sino revoloteó.

Y tampoco es entro; lo correcto es entró.

Los verbos conjugados en pasado simple, como “vivió”, “estudió” y “realizó”, siempre llevan tilde, es decir siempre llevan acento ortográfico, al igual que los conjugados en futuro simple, como “estarán”, “verás”, “llamaré”, “tendrá”.

¡Qué maravilla!

Ésa es la frase que sigue y sin lugar a duda es exclamativa, lo que quiere decir que le colocarás signos de admiración.

En seguida inicias con mayúscula, y vienen de nuevo oraciones subordinadas.

“Se había pasado todo aquel día allá arriba en la barra de las cortinas”, como oración principal

Y como subordinada y entre comas “interminable y aciago”.

Acompáñenme a dar lectura al párrafo como debe quedar:

Cuando, coma, en la cama ya, coma, seguía sollozando espasmódicamente mientras apretaba la mano de mi madre, coma, se oyó un débil pero alegre gorjeo. Punto y seguido.

Desde lo alto de la barra de las cortinas descendió Doradín; punto y coma, revoloteó una vez por la estancia y entró en seguida en la jaula. Punto y seguido.

Entre signos de exclamación, ¡Qué maravilla!

Se había pasado todo aquel día, coma, interminable y aciago, coma, allá arriba en la barra de las cortinas. Punto final.

Para reforzar lo que has aprendido observa a dos docentes, Britani Álvarez y Oswaldo Milán, que realizarán una actividad lúdica para seguir aprendiendo.

  • LME3_PG3_F1_SEM37_220421_ANEXO 2

Ahora revisa algunas frases que podrías utilizar en tu autobiografía, y cómo debes escribirlas.

  • Nací en el estado de Querétaro. Aquí utilizas un verbo en pasado que de acuerdo con lo que aprendiste debe llevar tilde, y el nombre del estado inicia con mayúscula.
  • A los 4 años ingresé a la escuela Benito Juárez. Nuevamente estas utilizando un verbo en pasado, “ingresé”, que como todos los verbos en pasado lleva acento ortográfico, y de nuevo hay un nombre propio en el nombre de la escuela. Cabe mencionar que, si la escuela se llamara “Revolución”, también lo escribirías con inicial mayúscula, porque, aunque no sea el nombre de una persona, es el nombre de la institución.

Revisa ahora frases que puedes colocar en copretérito, que también es conocido como pretérito imperfecto, y que hace énfasis en la acción habitual que se repite de forma continua.

  • Recuerdo que tenía el cabello negro, negro. Las terminaciones del copretérito son “aba” e “ía”, y cuando se utiliza esta última, la “i”, de “ía”, lleva tilde. Revisa otro ejemplo.
  • Corría el año 2010 cuando descubrí mi gusto por la música. Aquí hay dos verbos, “corría” en copretérito y “descubrí” en pretérito, ambos llevan tilde.

Resalta un detalle que ya se mencionó pero que comúnmente se olvida: los nombres de los días de la semana, de los meses, o las estaciones no inician con mayúscula, a menos que sean inicio de párrafo.

Si bien los hablantes del español de México no utilizan con mucha frecuencia el tiempo verbal futuro, puedes utilizarlo en esta sesión, puesto que revisar tu pasado es una buena forma de replantear tus planes y objetivos. Al utilizar el tiempo futuro, debes revisar nuevamente el uso de tildes en los verbos, observa:

  • Estudiaré la carrera de leyes para seguir los pasos de mi padre. O
  • Presentaré la solicitud de beca para estudiar en el extranjero.

Existen palabras cuya ortografía suele causar confusión, y cuya escritura debes cuidar para transmitir exactamente aquello que quieres decir. Por ejemplo: A ver y haber

La primera se refiere a mirar, se escribe separada y con “ve” labiodental; la utilizas para redactar frases como “ese día iba a ver a alguien que se convertiría en mi inspiración en el arte”.

Y la segunda es un verbo; se escribe junta, con “hache” (h) y “be” (b) labial, como en “ese día iba a haber una sesión que sería definitiva en mi decisión de ser músico”.

En el mismo sentido, también es común que se confunda la ortografía de ves y vez.

La primera, con “ese” (s), se refiere a ver, como en “si ves ahora la colonia, puedes darte cuenta de que todo ha cambiado”

La segunda, se escribe con “zeta” (z) y se utiliza para una ocasión, por ejemplo: “la última vez que fui al pueblo todo me resultó extrañó”.

Observa un caso más: Hecho y echo

Hecho con “hache” (H) se refiere al verbo hacer y lo puedes utilizar de la siguiente manera: “la más importante que había hecho hasta ese momento”

Y echo sin “hache” (h), se refiere a hacer que una cosa vaya a parar a determinado lugar dándole impulso o poniéndola en él, y lo puedes usar por ejemplo en: “tomo la carta y la echo al buzón”.

Refuerza y ejemplifica el uso de las mayúsculas, ahora con otros ejemplos.

Lee: En 1999, me cambié de escuela y fui a estudiar segundo grado en la escuela Guillermo Cano Balladares, también en este año me integré a Fundación de Apoyo Arte Creador Infantil (FUNARTE) que es donde nosotros, los chavalos y chavalas, tenemos la oportunidad de expresarnos a través de los murales y de la pintura en general, nos enseñan a dibujar, a pintar, a combinar los colores, etcétera.

http://conaliteg.esfinge.mx/Espanol_3_Tercer_grado_Terra/, Mi autobiografía p. 227

Con este ejemplo podrás revisar el uso de mayúsculas; aquí nuevamente viene un nombre propio, Guillermo Cano Balladares, que además es el nombre que recibe la escuela.

También se menciona la Fundación de Apoyo Arte Creador Infantil (FUNARTE) que es nombre de una institución, sociedad, corporación o establecimiento, seguido de su acrónimo, entre paréntesis.

Cómo pudiste darte cuenta a lo largo de la sesión, revisar la ortografía y la puntuación le irá dando forma y coherencia a tu trabajo final, a tu autobiografía.

El Reto de Hoy:

Lee una autobiografía, identifica el uso de los acentos acorde con los tiempos verbales, y analizar cómo los signos de puntuación jerarquizan las ideas.

Recuerda que el propósito de esta sesión fue: Revisar ortografía y puntuación, y el aprendizaje esperado: Jerarquiza las acciones de la autobiografía en un orden cronológico y coherente. Si utilizas la ortografía de manera correcta y reflexiva, tu obra logrará tomar forma y cumplir con las expectativas de atrapar al lector.

Se te sugiere que, para reafirmar lo que aprendiste en esta sesión, localiza en tus libros de texto, el Aprendizaje Esperado.

Ten presente que la autobiografía es un relato que haces de tu propia vida, en el que muestras elementos importantes de ella como tu nacimiento, tus experiencias personales significativas, tus logros o las metas que se han propuesto a lo largo de tu historia.

En este tipo de textos tu eres el protagonista y la coherencia es fundamental.

¡Buen trabajo!

Gracias por tu esfuerzo.

¿Tienes dudas de la clase?

Haz una pregunta dando clic aquí

Deja un comentario